martes 11 agosto 2020

Canadá recibe la entrada en vigor del T-MEC con alivio pero sin entusiasmo

Toronto (Canadá)(EFE).- Canadá recibió este miércoles la entrada en vigor del nuevo tratado de libre comercio de Norteamérica con alivio tras meses de duras negociaciones pero sin entusiasmo ante las incertidumbres que provoca el carácter impredecible y caprichoso del presidente estadounidense, Donald Trump.

La entrada en vigor del nuevo tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) coincidió hoy con la celebración del día nacional de Canadá. Pero a pesar del significado de la fecha, las autoridades canadienses han decidido no marcar la llegada de T-MEC con algún evento.

Sólo la viceprimera ministra, Chrystia Freeland, que durante su etapa como ministra de Asuntos Exteriores estuvo a cargo de la ardua negociación del acuerdo que sustituye al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), decidió emitir un comunicado con motivo de la entrada en vigor del T-MEC.

DISCRETA ACOGIDA

“En nombre del Gobierno de Canadá, doy la bienvenida a la entrada en vigor del nuevo TLCAN el 1 de julio. Este acuerdo, el resultado de extensas negociaciones durante los pasados tres años y medio, es un pilar esencial para preservar el comercio libre y justo en Norteamérica”, declaró Freeland.

La discreta respuesta de Ottawa al T-MEC contrasta con el despliegue realizado por los representantes de Estados Unidos. Hoy, tanto el secretario de Estado, Michael Pompeo, como el representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer, emitieron comunicados celebrando la entrada en vigor del acuerdo.

Pero en una clara señal de que las relaciones entre los dos socios están en uno de sus puntos más bajos en la historia, el encargado de negocios de Estados Unidos en Canadá, el responsable diplomático de Washington en el país hasta que la Casa Blanca designe un nuevo embajador en Ottawa, Richard Mills, no pudo ni recurrir a Trump para celebrar el día.

“Como el antiguo presidente Ronald Reagan dijo: ‘Somos más que amigos y vecinos y aliados; somos familia, que juntos han construido una relación que es más productiva que la de cualquier otros dos países del mundo'”, declaró Mills en un comunicado dado a conocer hoy.

La falta de entusiasmo de Canadá ante la llegada de T-MEC es comprensible ya que la sustitución del TLCAN fue impuesta por Estados Unidos y el nuevo acuerdo parece que no eliminará las fricciones comerciales que se han multiplicado con Donald Trump en la Presidencia del país.

NUEVAS TENSIONES

Horas antes de que el T-MEC entrara en vigor, Canadá ya se estaba preparando para un nuevo enfrentamiento con la Administración Trump ante los indicios de que Washington va a imponer de nuevo aranceles a las importaciones de aluminio canadiense.

Las autoridades estadounidenses acusan a Canadá de estar inundando Estados Unidos con aluminio, algo que recuerda a lo sucedido a mediados de 2018 cuando Washington impuso de forma inesperada aranceles al acero y aluminio canadienses.

La respuesta de Canadá fue tomar represalias comerciales contra Estados Unidos por valor de casi 16.000 millones de dólares. La paz no llegó hasta un año después, cuando Wahsington eliminó los aranceles y Ottawa anunció que estaba lista para empezar el trabajo para ratificar el T-MEC.

De momento, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, ha adoptado una posición similar a la de hace dos años: intentar explicar a Estados Unidos que la imposición de aranceles al aluminio canadiense dañará los intereses económicos de los dos países.

DESACUERDO HASTA EN EL NOMBRE

“Lo que simplemente estamos subrayando es que Estados Unidos necesita el aluminio canadiense”, declaró Trudeau el lunes.

Pero como Trudeau añadió, la importancia del acuerdo de libre comercio entre los tres países es más importante que disputas puntuales.

“Con un comercio entre los tres países valorado en casi 1,5 billones de dólares en 2018, no se puede sobrestimar lo vital que es mantener el comercio libre y justo entre nuestros tres países”, dijo Trudeau.

Eso sí, ni la magnitud de la relación comercial entre los tres países ha permitido que Estados Unidos y Canadá se pongan de acuerdo en el nombre del acuerdo que sustituye TLCAN.

Las autoridades estadounidenses, con Trump a la cabeza, llaman al nuevo acuerdo USMCA (United States-Mexico-Canada Agreement) y nunca se refieren a él como el nuevo NAFTA (la traducción en inglés de TLCAN).

Para Canadá, el T-MEC es “el nuevo NAFTA” o CUSMA (Canada-United States-Mexico Agreement).


About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Contact us
Scroll Up