Jueves 17 octubre 2019

New mom, better job

Las mamás de hoy tienen mejores oportunidades laborales, pero la brecha sigue existiendo, por eso no es de extrañarse que a las nuevas les preocupe tanto cumplir con sus aspiraciones profesionales. Encuentra la satisfacción en esto sin perder la cordura.

 

¿QUÉ ES LA BRECHA SALARIAL DE GÉNERO?

Para entender mejor el asunto central de este artículo, comencemos por aclarar tan importante concepto. Brecha salarial de género es la diferencia entre lo que le pagan a hombres y mujeres.

Más comúnmente, se refiere a la paga mediana de las mujeres que trabajan a tiempo completo y durante todo el año, en comparación con la que recibe un grupo similar de hombres. Otras estimaciones de la brecha salarial de género se basan en los ingresos semanales o por hora, o son específicas de un grupo particular del género femenino.

 

¿ES PRODUCTO DE LAS DECISIONES DE LAS MUJERES?

¡El gran mito! Decir que la disparidad entre los ingresos masculinos y femeninos se debe principalmente a las elecciones de las mujeres para estructurar sus carreras en torno a tener hijos. O que elegimos profesiones que tienen menor ganancia en comparación a las que seleccionan ellos.

Pero si ajustamos la brecha salarial de género a las elecciones de las mujeres (tener hijos, por ejemplo) y descartamos la necesidad de un cambio social y sistémico, nunca lo cerraremos. Piensa, ¿por qué a los padres de familia no se les penaliza de la misma forma?

 

¿Es aceptable que las madres paguen un precio por querer tener una carrera y formar una familia?

 

La respuesta, por supuesto, es no. De hecho, un estudio realizado por la Universidad de Columbia Británica, afirma que los hombres blancos ganan más cuando se convierten en padres en Canadá. ¿Por qué no sucede lo mismo con las mujeres?

La idea que se tiene es que nosotras decidimos estar en trabajos menos estresantes o exigentes para poder tomar nuestras responsabilidades familiares, esto se debe a las fuerzas estructurales que moldean las elecciones de las mujeres, como la falta de guarderías accesibles y de calidad, y comentarios por parte de los jefes sobre sus puestos de trabajo.

En la Ciudad de México hubo un caso de una mujer que sufrió discriminación por parte de su empleador: cuando se enteraron de que estaba embarazada, ofertaron su puesto de trabajo y comenzaron a encontrarle problemas a cada decisión que ella tomaba, hasta que un día la dejaron ir sin mayor explicación. Inclusive su jefe alegó que eran las hormonas las que la hacían tener momentos torpes durante la jornada laboral. Por supuesto, no es un caso aislado, el despido por embarazo es la causa que más expedientes genera en el COPRED CDMX, con un 25.76 por ciento de los casos iniciados por discriminación. ¿Qué tal?

 

EL TRABAJO NO REMUNERADO

En una encuesta de 2,000 madres estadounidenses de niños de 5 a 12 años les preguntaron sobre su horario. Los resultados confirmaron que el promedio para las mujeres encuestadas era levantarse a las 6:20 AM, mucho antes que sus esposos.

Terminaban sus tareas de la mañana, salían al trabajo, pasaban por sus hijos a casa de sus abuelos o parientes por la noche y terminaban sus actividades en promedio a las 10:30 PM.

No todos los trabajos requieren una jornada de más de 15 horas y la mayoría de las mamás tienen que hacer esto todos los días de la semana sin ganar un peso por esa labor “extra”.

En total, esto hace una semana laboral de una madre de más de 98 horas. Por esta razón algunos expertos en el tema hablan de que una madre tiene 2.5 trabajos en comparación a un padre.

 

¿CUÁL SERÍA LA SOLUCIÓN?

Las familias deben abordar estos des- equilibrios compartiendo por igual la carga del trabajo doméstico no remunerado y subvalorado. Los gobiernos y los lugares de trabajo también pueden proporcionar un entorno más propicio para que los padres tomen licencia parental: mientras que el 46.8% de las mujeres de 25 a 54 años tomaron al menos una licencia de maternidad, el 3.8% de los hombres tomaron la licencia parental.

Cerrar la brecha salarial tiene que ver con elecciones sociales y sistémicas, no con elecciones de mujeres. Depende de la sociedad priorizar el cuidado de los niños, el equilibrio del trabajo doméstico no pagado y la igualdad salarial. Mientras esto sucede, hay algunas acciones que puedes tomar para mejorar las condiciones.

 

REFORMULA

Ya te comentamos la realidad con hechos. Esto no significa que tú no puedas transformar tu propia realidad para construir un mejor futuro para ti y tu familia. ¡Sí puedes alcanzar el éxito laboral!

 

+ Elimina ideas del pasado

No existe el trabajo ni la mamá perfecta. Muchas personas recomiendan encontrar un balance, pero no siempre se puede. Lo que puedes hacer desde ahora es encontrar tus propios ideales. Pensar que vas a poder cumplir con tu trabajo 24/7 y estar disponible para tu esposo e hijos todo el día es irreal.

Llegar al lugar común en el que caen las nuevas mamás, pensando que deben de tener todo en orden y trabajan compulsivamente porque piensan que entre más rápido acaben, más pronto podrán estar con su familia se convierte en un ciclo nocivo para tu salud, que genera culpa, estrés y te limita para llegar a tu máximo potencial.

 

+ Encuentra lo que disfrutas

Trabaja para capitalizar esas habilidades y para contarles a otros sobre tus pasiones y aspiraciones. No tomes un trabajo solo por el dinero o por las prestaciones, necesitas algo que te motive. Las oportunidades se presentarán cuando enfoques tu camino, determínalo con estas tres áreas:

Autonomía: ¿Hasta qué punto deseas dirigir tu propia vida?
Dominio: ¿Cuál es el puesto que quieres realmente conseguir?
Propósito: Encuentra lo que anhelas, lo que consideras que es más grande que cualquier trabajo.

 

+ Analiza si estás en el lugar correcto

Cuando tienes a tu primer hijo todo entra en perspectiva, te comienzan a preocupar otras cosas que antes no tenías presente. Ahora que ya encontraste lo que disfrutas, pregúntate si el trabajo en el que estás encaja con eso. Si es así, entonces avanza al punto A.

Pero si no, pierde el miedo de buscar nuevos horizontes. Lo que menos necesitas ahorita es quedarte en una empresa que no entienda que estás viviendo otra etapa y que a pesar de eso tienes hambre de crecimiento; ve al punto B.

A) Comunícate abiertamente con tu mánager
Desarrolla una relación con tu jefe para que puedan discutir con comodidad tu carrera y cómo afecta a tu familia. Identifica y reflexiona sobre tus prioridades semanales. Tómate un tiempo al principio de la semana para identificar las prioridades principales de la compañía y háblalas con tu superior para que lleguen a un acuerdo. También platiquen sobre un aumento de sueldo, por tu productividad. Que sepan que no te estás rindiendo.

B) No dejes que tu título te detenga
Si por alguna situación no pudiste acabar la carrera, o estás en una nueva etapa laboral en la que deseas cambiar tu rumbo, y tienes miedo de aplicar para un trabajo que no se relaciona con lo que estudiaste, no lo tengas. Hay muchas formas de incursionar en otra industria. Puedes tomar un curso en línea, revisa Crehana, Domestika y Coursera, entre otras. Modifica tu CV resaltando las habilidades que hacen clic con el puesto que estás buscando.

Solicita posiciones en la compañía aprovechando tus habilidades para que mejores su experiencia; recuerda que debes venderte de la mejor forma. Un gran ejemplo de esto es Aliza Li- cht, en su libro Deja tu Huella.

 

+ Trabaja a distancia

Empresas como American Express han permitido que las mujeres trabajen a distancia, porque entienden las necesidades de sus empleadas. Dependiendo del rubro en el que estés y de la empresa con la que colabores, será la oportunidad que tengas para trabajar desde tu casa. Pero no está de más preguntar para confirmarlo.

 

+ Inclusión

Gestionar la integración de tu vida laboral como madre siempre es más fácil cuando tu empresa ofrece soluciones de trabajo flexibles y grandes beneficios. Si aplicas para una nueva empresa, investiga, haz preguntas en la entrevista y asegúrate de que cualquier compañía con la que consideres trabajar tenga una cultura inclusiva. Algunas de ellas cuentan con ludoteca o guardería, tienen un horario flexible, cuentan con seguro para tus hijos y sus prestaciones son mayores a las básicas que se ofrecen por ley.

 

¡Es hora de emprender!

¿Quieres tener algo tuyo? ¡Hazlo! Suena fácil decirlo, pero aunque lo hagas con baby steps, es importante que tomes la decisión ya. Tori Gerbig, la cocreadora de Pink Lily, comentó en una entrevista que no necesitaba limitarse, ella podía dominar todas las áreas de su vida con determinación y enfoque. Si ella pudo, tú también puedes hacerlo. Y quién sabe, quizá podrías ser una empresa que apoye a todas las mamás trabajadoras como es tu caso.

 

ESPACIOS PRO MAMÁ

BOLSA ROSA
Creada por la mexicana Ana Lucía Cepeda, es una bolsa de trabajo que impacta en la productividad de las empresas re- integrando e integrando a la mujer. Especialmente a las mamás profesionistas, en empleos con esquemas de trabajo flexibles, por medio de servicios de vinculación, headhunter e innovación laboral.

CO-MADRE
Un coworking enfocado en las mamás. Pertenecer a su comunidad te brindará grandes oportunidades y cursos exclusivos. Te ayudará a crecer de forma profesional y personal, además encontrarás más mamás emprendedoras como tú. (C).


About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Newsletter

Scroll Up