Martes 20 agosto 2019

¿Otra vez cistitis? Quizá deberías cuidar mejor tu zona íntima

Mantener una buena higiene íntima es vital en nuestro aseo diario. No solo para combatir malos olores, también evita infecciones. De hecho, problemas como la cistitis podrían deberse a malos hábitos, que repetimos sin ser conscientes de que estamos alterando su barrera protectora.

¿Cómo limpiar la vagina?

La limpieza correcta de la zona genital femenina debe realizarse con sumo cuidado y mimo debido a la zona tan delicada que representa en el cuerpo femenino. Algunas prácticas usuales en algunas mujeres como el uso de jabones con fragancia, desodorantes íntimos, duchas vaginales, esponjas sintéticas o uso de prendas interiores de tejidos sintéticos que impiden la transpiración pueden dañar seriamente su fisiología y fomentar la aparición de microorganismos agresivos o la multiplicación de los que ya habitan en el aparato genital.

En la vagina viven numerosos microrganismos (bacterias y hongos) que forman la flora vaginal normal o microbiota. Estos gérmenes ‘amigos’ nos ayudan a enfrentarnos contra otros microorganismos extraños. En su origen no son nocivos, sin embargo, podrían agredir al organismo y producir una infección.

Entre estos ‘aliados’ destacan unas bacterias que forman la flora láctica (representan el 90% de las colonias y son fundamentalmente lactobacilos). Mantienen un pH vaginal entre 4 y 5, que es el correcto, debido a la producción de ácido láctico. Este hecho constituye una protección natural de la vagina frente a la colonización de otros microorganismos patógenos.

Cuando se rompe el equilibrio, bien por la reducción de lactobacilos o por el sobrecrecimiento de otras especies, pueden aparecer las infecciones vaginales (vaginitis o vaginosis).

 

Qué puede romper el equilibrio de la flora vaginal

Hay diferentes factores que pueden favorecer las alteraciones de la flora vaginal y por ello la aparición de infecciones, cuyos síntomas pueden ser: sequedad, prurito, mal olor, secreciones, escozor, dolor, etc.

  • Toma de determinados medicamentos (antibióticos, antifúngicos, anticonceptivos orales…)
  • La falta de estrógenos y otros cambios hormonales (pubertad, embarazo, posparto y menopausia)
  • Bajada de defensas.
  • Las infecciones por hongos.
  • La práctica del coito.
  • Uso de determinados productos de higiene irritantes.
  • Uso de ropa íntima sintética.

 

Consejos para cuidar correctamente la zona genital

Ahora que sabemos qué puede alterar el equilibrio, vamos a ver cómo podemos mantener la buena salud del área genital para evitar infecciones como la cistitis:

Mantén una correcta higiene. Siempre que nos sea posible, deberíamos limpiar la zona genital dos veces al día. Preferiblemente, en la ducha, ya que el bidé obliga a asearnos de atrás hacia delante, con lo que podemos propiciar el arrastre de bacterias hacia el área vaginal.

Respeta la flora vaginal. No se recomienda el uso de productos químicos o lavados vaginales ya que pueden barrer la flora vaginal o cambiar el pH natural. Esto podría facilitar la agresión de otros microorganismos que puedan provocar una infección.

Cuando vayas a la playa. La arena puede producir pequeñas heridas en el área genital. Para evitarlo, no te sientes directamente sobre ella. Y si lo haces, lávate al llegar a casa con el agua de la ducha teniendo cuidado de no frotar.

Cuidado con el bañador mojado. La humedad de bañadores y bikinis puede promover el desarrollo de infecciones vulvovaginales, de las vías urinarias o, incluso, la aparición de hongos. Lo más recomendable es secar siempre la zona y, si es posible, cambiar la prenda tras el baño.

Correcta hidratación. La falta de hidratación en la zona íntima puede también puede contribuir a la aparición de afecciones como inflamación, irritación, falta de elasticidad y lubricación o dolor durante las relaciones sexuales. Para evitarlo, utiliza geles hidratantes vaginales y reparadores.

Utiliza ropa apropiada. El uso de una ropa adecuada, cómoda, transpirable y de algodón es fundamental para una higiene adecuada. No es recomendable el uso de ropa sintética,  puesto que dificultan la ventilación de la zona vaginal y aumentan el sudor con lo que se proporciona un medio adecuado para los microorganismos agresores.

Cuidado con los medicamentos. El uso de algunos medicamentos como los antibióticos o los anticonceptivos orales pueden facilitar una infección. Por ejemplo, el uso prolongado de los antibióticos destruye la flora bacteriana protectora de nuestro organismo. Ante una bajada de las defensas, nuestro cuerpo se encuentra más vulnerable y puede infectarse ante la presencia de un microorganismo extraño. Si vas a tomarlos, siempre con control médico.

Relaciones sexuales seguras. El único método barrera es el anticonceptivo. Asimismo, para evitar sufrir una infección como la cistitis tras el coito, conviene orinar para arrastrar los agentes patógenos. (H).


About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Newsletter

Scroll Up