Lunes 21 enero 2019

Raúl de Tomás ahonda en la depresión del Celta

Lo mejor para Raúl de Tomás es que de las cinco ocasiones claras de gol que tuvo (le anularon uno y falló un mano a mano de manera grosera) convirtió tres, más de la mitad. Un Celta en depresión constante concedió al nueve del Rayo un surtido de oportunidades que este no dejó escapar, lo que derivó en una nueva derrota gallega justificada a partir de que su defensa sigue siendo una de las líneas más blandas de toda LaLiga. No es que los vallecanos no entregasen las llaves de su casa, que lo hicieron en dos ocasiones, pero sí lograron defender mejor el local cuando tocaba y aprovechar tanta candidez.

La prestancia defensiva de ambos equipos resultó invisible al ojo futbolístico. Toda jugada suponía un riesgo en ambas partes. Una circunstancia tan atractiva para el espectador, como desquiciante para todo técnico con ansias de organización. Tan peligrosas resultaron, ya desde el inicio, las carreras de Advíncula para el Rayo por la banda derecha, como cualquier balón medianamente domesticado que llegaba hasta Maxi Gómez. Sin embargo, el primer envite a la victoria llegó con la pelota parada, expectante al suave golpeo de falta de Raúl de Tomás que la envió al fondo de la portería de Rubén en el primer suspiro del partido. Pero los mimbres sobre el césped impedían que el guion del partido se limitase a un solo acto de pasión, y mucho menos en el Estadio de Vallecas, uno de los teatros con mayor margen para la sorpresa.

Molesto por el sopapo y recuperado del susto tras no alcanzar de nuevo De Tomás un centro de Moreno de esos que no necesitan precinto, el Celta reaccionó tras el mal trago y devolvió el golpe por medio de Araujo, que empalmó a la red un despeje mal resuelto en el área del Rayo. Sin tiempo para autocompadecerse los gallegos agrietaron aún más la autoestima vallecana con el tanto de penalti de Maxi Gómez tras una mano de Ba. El uruguayo no engañó a Dimitrievski, pero su golpeo superó la estirada del macedonio.

Cuando no existen fronteras el fútbol destapa su efervescencia. Todo puede pasar sin que nada sea lo que parece. El Celta intentó demostrarse a sí mismo que es capaz de mantener la calma si tiene la pelota, pero no es capaz de sobrevivir sin ella. Raúl de Tomás cazó el enésimo centro al área de Advíncula primero que el VAR validó por no estar, esta vez, en posición adelantada, y empalmó con la pierna izquierda después un balón perdido dentro del área para voltear el marcador. El tanto de Bebé en el tiempo añadido completó un nuevo horror del Celta, que suma su tercera derrota consecutiva, que no sabe lo que es ganar en Vallecas 1996, mientras que los vallecanos suman su tercera victoria consecutiva. (Efe).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Newsletter

Scroll Up