miércoles 15 julio 2020
Phoenix Mediosmiércoles 8 julio, 2020
16679045w.jpg

Buenos Aires(EFE).- El CAF–Banco de Desarrollo de América Latina aprobó un crédito de 300 millones de dólares para fortalecer en Argentina la entrega, entre los sectores más vulnerables, de tarjetas para compra de alimentos, informaron este miércoles fuentes oficiales.

La aprobación de esta línea de financiamiento se produjo durante una videoconferencia de la que participaron autoridades argentinas y el directorio de CAF.

A su llegada a la Presidencia argentina, en diciembre pasado, Alberto Fernández anunció la puesta en marcha del Plan Nacional Argentina Contra el Hambre, con el fin de atender la emergencia social y económica del país, que inició una recesión en 2018 que aún continúa y que se ha agravado por la pandemia del coronavirus.

Dentro de ese plan, la llamada Tarjeta Alimentar está destinada a las madres y padres con hijos de hasta 6 años que ya estén recibiendo la Asignación Universal por Hijo -ayuda mensual a padres desocupados o con trabajos informales por hasta 5 hijos menores de 18 años-.

También a embarazadas a partir de los 3 meses que también reciben subsidios y personas con discapacidad en la misma situación vulnerable.

Según informaron las fuentes, hasta junio de este año, la Tarjeta Alimentar tenía 1,5 millones de titulares y beneficia a un total de 2,8 millones de personas.

Estas tarjetas, que se recargan de manera automática todos los meses con montos que van entre los 4.000 y los 6.000 pesos (de 56 a 84 dólares), dependiendo de la situación de sus beneficiarios, solo se pueden usar para la compra de alimentos.

El crédito de 300 millones de dólares otorgado por CAF–Banco de Desarrollo de América Latina servirá para reforzar este proyecto, estará a cargo del Ministerio de Desarrollo Social en un plazo de 18 meses y se amortizará a lo largo de 20 años.

Según los últimos datos divulgados por el Instituto Nacional de Estadísticas en abril pasado, en el segundo semestre de 2019 el 35,5 % de las personas estaban bajo la línea de pobreza en Argentina.

Pero la irrupción del coronavirus, que llevó al Gobierno a dictar una cuarentena el 20 de marzo que se mantiene férrea en diversas zonas del país, principalmente en Buenos Aires y su cinturón urbano, ya ha dejado un fuerte impacto en la economía y se espera que haga elevar los indicadores de pobreza.


Phoenix Mediosviernes 3 julio, 2020
16664797w.jpg

Buenos Aires (EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, mantuvo este viernes una charla telefónica con su homólogo de Corea del Sur, Moon Jae-in, en la que, entre otros asuntos de la agenda bilateral, abordaron el intercambio de experiencias en políticas para contener la pandemia de coronavirus.

Según informaron fuentes oficiales argentinas, ambos líderes acordaron seguir con la colaboración que ya había comenzado en marzo pasado, cuando los dos países “compartieron estrategias para luchar contra el virus” y analizaron el uso de tecnologías y el diseño de aplicaciones “para el autodiagnóstico e identificación y el control de personas que se encuentran en cuarentena”.

Fernández le expresó al presidente surcoreano el interés en profundizar esa cooperación para investigar de forma conjunta entre profesionales e instituciones de la salud.

ATENCIÓN A LOS MÁS VULNERABLES

El canciller argentino, Felipe Solá, que también participó de la conversación, manifestó su deseo de que haya “un acceso equitativo de los países a nuevos diagnósticos, vacunas, terapias y otras medidas de emergencia médica para combatir la pandemia”, según se explica en un comunicado difundido por la Presidencia Argentina.

“Necesitamos acciones y una agenda de trabajo internacional para atender las consecuencias de la crisis generada por la pandemia. Nos interesa continuar trabajando junto con Corea fortaleciendo la cooperación para aliviar los impactos de la COVID-19 sobre la salud, la economía, la sociedad y el comercio, en particular, prestando atención a los más vulnerables”, añadió el ministro de Relaciones Exteriores.

DESIGUALES PANORAMAS

Argentina, que impuso el 20 de marzo un aislamiento social obligatorio para frenar el virus que aún se mantiene de forma rígida en el área metropolitana de Buenos Aires y en zonas como la norteña provincia de Chaco, registró hasta ahora un total de 69.941 personas contagiadas, de las que 25.224 ya se han recuperado y 1.403 han fallecido.

El Gobierno insiste en mantener la cuarentena en la capital y su populoso cinturón urbano, donde en las últimas semanas se ha registrado un fuerte aumento de casos, para evitar un colapso del sistema sanitario, en un momento en que las camas de las unidades de cuidados intensivos están al 50,1 % de su capacidad en todo el país y al 55,7 % en el área de Buenos Aires.

Por su parte, Corea del Sur reportó hoy 63 nuevos casos de COVID-19, el máximo en dos semanas, principalmente por brotes detectados fuera de Seúl, lo que se está enfrentando como una segunda oleada de infecciones.

Corea del Sur, que ha reportado 12.967 casos de COVID-19 y 282 fallecidos por el virus, es considerado uno de los países que mejor ha gestionado la pandemia sin recurrir a confinamientos ni cerrar fronteras gracias a su sistema de rastreo.

Actualmente, solo 926 (el 7,1 % del total) son casos activos.


Phoenix Mediosmiércoles 1 julio, 2020
16654345w.jpg

Buenos Aires (EFE).- El infectólogo argentino Pedro Cahn, que asesora al Gobierno de Alberto Fernández en la lucha contra el coronavirus, cree que llega un punto en su evolución en cada país en que se empieza a terminar el número de personas susceptibles a la COVID-19, aunque no hayan contraído anticuerpos.

“En algún momento está empezando a caer el número de susceptibles (al virus), no me pregunte por qué, pero empieza a aparecer un tipo de cortafuegos. Empieza a agotarse el número de personas susceptibles y por eso deja de crecer, pero eso tenemos que demostrarlo (…). No sabemos cuál es el cortafuego”, recalca en una entrevista con Efe el director científico de la Fundación Huésped.

El especialista confía en que el coronavirus se esté comportando en su país y en el resto de Latinoamérica -que ahora es uno de los focos principales de la pandemia- como en Europa, pero confiesa que él y sus colegas todavía no entienden “por qué”.

“España hizo un buen estudio epidemiológico y encontró un 5 % de positividad. Eso nos está diciendo que si el número de nuevos casos ha bajado no ha sido porque la gente haya contraído anticuerpos sino porque hay otros mecanismos que nosotros desconocemos”, reflexiona.

Cahn considera como posibilidades que se esté dando “inmunidad cruzada con otros coronavirus” o “inmunidad celular” en los países que han pasado lo peor de la pandemia y donde se dan rebrotes pero en una escala menor a la oleada inicial, por ahora.

LA LUCHA CONTRA EL VIH PUEDE SERVIR PARA COMBATIR LA COVID

El infectólogo comienza este martes, con la Fundación Huésped, el simposio virtual Latina Forum en VIH 2020, que contará con 800 profesionales que debatirán sobre el estado de la epidemia que ha ocupado los últimos 39 años de la vida de Cahn, pero que en esta ocasión se abrirá a la investigación sobre la COVID-19.

Cahn considera que la epidemia del VIH y la COVID-19 tienen “similitud” en el aspecto de que en ambas hay “personajes descreídos” que afirman que el virus no existe y otros que discriminan a los portadores del virus o a la gente que está en contacto con enfermos.

Además, de ambas luchas destaca que “muchas de las herramientas que se utilizaron en el VIH se están utilizando en la búsqueda del coronavirus, como las técnicas de PCR”.

Con respecto a la atención mundial que acapara la COVID-19, Cahn insiste en que “no es envidiable” para los que han estudiado el VIH, a pesar de que para este aún no se haya encontrado vacuna después de 39 años.

“Del VIH se han infectado unos 60 o 70 millones de personas, 40 millones están vivas. En estos 6 meses llevamos 12 millones de personas que están infectados de coronavirus y creemos que son muchos más”, sentencia.

UN REFERENTE CIENTÍFICO PARA ALBERTO FERNÁNDEZ

En la Fundación Huésped, Cahn se dedica desde 1982 a la investigación del VIH, pero ha sido la COVID-19 la que lo ha llevado a ser una de las pocas personas que deciden el futuro de su país.

En cada rueda de prensa, el presidente nombra al doctor y cita unas palabras suyas que ya se han convertido en una de las advertencias que los argentinos tienen grabadas para prevenir el coronavirus: “no es el virus el que nos busca a nosotros, somos nosotros los que salimos a buscar al virus”.

Este infectólogo reconoce que sus palabras nunca tuvieron “un impacto tan grande como el de ahora”, y mientras parte de Argentina recrimina al Gobierno que el país austral lleve más de 100 días de cuarentena, el propio Cahn, uno de los artífices de la misma, dice que el confinamiento también le afecta “psicológicamente”.

“Como a todos los ciudadanos. No puedo ver a la familia, me altera completamente el ritmo de trabajo porque por edad no puedo ir al hospital…”, asegura.

CAHN DEFIENDE QUE ARGENTINA HA SALVADO MUCHAS VIDAS

Bajo su asesoramiento, Argentina figura como uno de los países de Latinoamérica en los que menor impacto negativo ha causado la COVID-19: lleva 62.268 positivos detectados y 1.280 muertes y ahora se encuentra en su peor momento desde el inicio de la pandemia con cerca de 2.000 contagios diarios.

“De aquí a cinco años miraremos cuántas personas han muerto en cada país. Haber mantenido un número relativamente bajo con respecto a otros países de la región es un mérito incontestable de la estrategia. 25 muertos por millón de habitantes. Brasil tiene diez veces más”, sostiene Cahn.

A pesar de que cree que no han tenido “errores fatales” hasta ahora, reconoce que “tal vez” deberían haber “empezado un poco antes el programa Detectar” con el que se rastrean los casos ocultos en el país.

Y recalca que el punto de partida de Argentina es diferente al de países europeos, puesto que “alrededor de dos millones de personas están viviendo en situación precaria”.

“El panorama para controlar la pandemia es muy distinto si la respuesta que se encuentra a la recomendación de lavarse las manos es ‘no tengo agua’, o decirles que hay que aislarse y viven ocho personas en dos ambientes”, apunta.

LA COVID AÚN SE PUEDE DESCONTROLAR EN ARGENTINA

El asesor gubernamental dice que “no es imposible” que la situación se descontrole en el país austral y por eso considera necesaria la marcha atrás en la apertura del país.

“Hacemos lo posible para que eso no ocurra, por eso hacemos este frenazo ahora, cortar la circulación del virus. Menos gente circulando es menos virus circulando”, afirma Cahn en declaraciones a Efe, antes de que este 1 de julio se intensifique la cuarentena obligatoria en las zonas de mayor riesgo como Buenos Aires y la provincia de Chaco (norte).

RESULTADOS DEL ENDURECIMIENTO DE LA CUARENTENA

Cahn considera que, en la actualidad, el país atraviesa por esa fase que él avisó en otra de sus frases recogidas por Fernández: “esto se iba a poner peor antes de que mejore”, como ha sucedido en los países golpeados que están ahora en fases de “nueva normalidad”.

Sea como sea, pide precaución y paciencia, porque los resultados del endurecimiento de la cuarentena en el Área Metropolitana de Buenos Aires -donde viven alrededor de 13 millones de personas-, se verán “al cabo de 10 a 14 días, no antes”.

“Esperamos ver una caída en el número de contagios. Si eso va a ser suficiente, no lo sé. Hay que comentar el partido el día lunes”, dice, al tiempo que espera que “a partir del 8 de julio” los números “empiecen a amesetarse”.


Phoenix Medioslunes 29 junio, 2020
16650128w.jpg

Buenos Aires (EFE).- Ingresar a la ciudad de Buenos Aires supuso este lunes enfrentarse a embotellamientos de varios kilómetros por los estrictos controles que realizaron las fuerzas de seguridad en los pasos habilitados desde las populosas localidades que la rodean, en el marco del endurecimiento de la cuarentena por el aumento de casos de coronavirus.

El presidente Alberto Fernández anunció restricciones más estrictas del 1 al 17 de julio en el área metropolitana de Buenos Aires (AMBA), el epicentro de la pandemia de la COVID-19 en la Argentina, y en otras regiones puntuales como la provincia del Chaco, pero los controles ya comenzaron hoy.

“Tenemos que volver a las restricciones para poder controlar la circulación del virus, no nos olvidemos que había más de cinco millones de permisos de circulación otorgados”, declaró el secretario de Seguridad de la ciudad de Buenos Aires, Marcelo D’Alessandro.

Todos los permisos de circulación, incluidos los de los trabajadores de áreas esenciales, serán anulados y deberán ser tramitados nuevamente para circular a partir del 1 de julio, confirmó el funcionario.

Los controles se realizaron en los 40 accesos a la capital desde el denominado conurbano, las populosas localidades de la provincia de Buenos Aires y que junto a la ciudad integran el AMBA, región en la que se registraron este domingo casi el 95 % de todos los nuevos contagios de coronavirus.

También hubo controles en el transporte público, ya sea a bordo de los ómnibus o en el nuevo sistema de ingreso a la red de trenes suburbanos de uso exclusivo para trabajadores esenciales y con asiento reservado con antelación.

Los ingresos a Buenos Aires desde el sur, por el denominado Puente La Noria, y desde el norte, por la autopista Panamericana lucieron hoy largas filas de automóviles y según las autoridades de la capital hubo una reducción del 19 % del número de vehículos en las autopistas de la ciudad respecto al lunes de la semana pasada.

CRECEN LOS CONTAGIOS DE LA COVID-19

Argentina registró hasta el momento 59.933 personas infectadas, de las cuales 1.245 fallecieron y otras 21.138 ya se recuperaron y recibieron el alta.

El 90,7 % de los casos corresponden a la capital (25.415) y a la provincia de Buenos Aires (28.986), mientras que Chaco es el tercer distrito con más casos, con 1.930.

Según informó el Ministerio de Salud, hay 523 personas en unidades de terapia intensiva, lo que representa un 49,8 % de ocupación en todo el país.

El endurecimiento del aislamiento social preventivo y obligatorio regirá a partir del miércoles en el AMBA, el Chaco y zonas puntuales de las provincias de Río Negro y Neuquén, al tiempo que cerca del 85 del país continuará con un sistema de distanciamiento social que permite la reanudación de cerca del 95 % de las actividades.

Las fronteras de Argentina continúan sin embargo cerradas y sigue suspendido el transporte de larga distancia tanto a nivel doméstico como internacional.


Phoenix Mediosjueves 18 junio, 2020
16619770w.jpg

Buenos Aires, (EFE).- Argentina y sus acreedores siguen sin llegar a un acuerdo para reestructurar la deuda externa en la víspera de que venza un nuevo plazo de las negociaciones, después de que el Gobierno rechazara ajustes propuestos por los bonistas y de que uno de los grupos de inversores amenazara con emprender acciones legales tras “el fracaso” de las conversaciones.

“Con la propuesta más reciente se le ha ofrecido a Argentina una oferta de reestructuración de deuda integral y sostenible por parte de los mismos inversores que apoyarían al país en las próximas décadas. El Gobierno ha decidido alejarse de esa solución”, expresó el Grupo Ad Hoc de tenedores de bonos soberanos argentinos, que se considera “por mucho el mayor grupo acreedor de Argentina”.

Este viernes vencerá la cuarta prórroga dispuesta para que los tenedores de bonos bajo legislación extranjera, por un valor total de 66.238 millones de dólares, acepten la propuesta de canje que el equipo económico de Alberto Fernández formalizó el 21 de abril pasado, que desde entonces ha sido mejorada en dos ocasiones.

Sin embargo, todo apunta a que el plazo volverá a alargarse por no haber llegado aún a buen puerto las conversaciones.

AJUSTES “NO RAZONABLES”

En la noche de ayer, luego de que vencieran los acuerdos de confidencialidad y no se renovaran, el Ministerio de Economía lanzó un comunicado en el que señalaba que entregó a los inversores una propuesta a la que respondieron “proponiendo ajustes” con los que Argentina “no puede comprometerse de manera razonable”.

“Algunos de los cuales son ampliamente inconsistentes con el marco de sostenibilidad de deuda que necesita la República para restaurar la estabilidad macroeconómica y para avanzar con un programa con el Fondo Monetario Internacional”, señaló la cartera económica de Argentina, país que cumple dos años en una grave recesión.

En las últimas semanas, tanto el propio presidente como el ministro Martín Guzmán habían destacado el acercamiento de posturas entre las partes y la voluntad para llegar a un acuerdo, que permitiría despejar el camino y no caer en un nuevo cese de pagos, como el que ya está el país desde que a finales de mayo no pagó 500 millones de dólares de intereses por tres títulos en discusión.

“Vamos a pagar en la medida de lo que podamos y vamos a comprometernos en la medida de lo que podamos. Ni un milímetro más y en eso soy inflexible, porque conozco también cómo están las finanzas del mundo y no le pueden exigir a la Argentina lo que al mundo no le exigen”, expresó el jueves Fernández en una entrevista en Telefe.

“Argentina está haciendo un enorme esfuerzo para lograr un acuerdo con los acreedores, y algunos acreedores han tomado una tesitura de mucha dureza que por momentos no se entiende”, remarcó.

LA POSICIÓN DE UNO DE LOS PRINCIPALES GRUPOS

El Grupo Ad Hoc, uno de los tres mayores conglomerados de acreedores, afirmó anoche que a pesar de que ha hecho “todo lo posible para llegar a un acuerdo viable”, las autoridades argentinas “han optado por profundizar innecesariamente el deterioro económico actual” al rechazar una propuesta que aseguran busca “una solución sensata y sostenible al problema de la deuda”.

“Esto es a pesar de que presentamos una nueva propuesta que incluye mejoras significativas que se centraron en aumentar el alivio del flujo de efectivo que el presidente Fernández ha dicho que es una prioridad para navegar los desafíos inmediatos que enfrenta su país, al mismo tiempo que garantiza la sostenibilidad de la deuda a largo plazo”, agrega el comunicado difundido.

La propuesta contiene una combinación de cupones “particularmente bajos” y extensiones de vencimiento que ofrecen un “alivio” al país equivalente al 90% de los pagos contractuales, con reducciones de cupones en promedio de 42%, tasas al 3,6 % promedio y una extensión de vencimientos en promedio de 12,7 años, sin pago de amortización hasta la segunda mitad de 2025.

“Dado el fracaso de las negociaciones, nuestro Grupo está considerando todos los derechos y recursos legales disponibles en nuestra capacidad como fiduciarios para los millones de ahorradores que servimos en todo el mundo”, concluye el comunicado, en el que se lamenta que las autoridades han elegido permanecer en “incumplimiento de pagos (default)”.

LA POSTURA ARGENTINA

La propuesta lanzada por Argentina a finales de abril indicaba que el país empezaría a pagar la deuda a reestructurar en 2023, tendría una quita de 5,4 % sobre el capital adeudado y una reducción de intereses del 62 %.

Hace dos semanas, tras no haber logrado el mínimo de adhesión necesario entre los acreedores, el ministerio informó que reducía a dos años el período de gracia, mantenía similares tasas de interés para los nuevos bonos y acortaba levemente la duración de los nuevos títulos canjeados.

La segunda mejora especificada este jueves, que ofrece canjear bonos emitidos entre 2005 y 2016 por otros en dólares y euros con vencimiento entre 2030 y 2046, rebaja un año más el período de gracia, sin apenas quita de capital (3 % en los bonos de menor duración).

“Estamos haciendo un enorme trabajo con Martín para tratar de acercar posiciones. Ojalá podamos acercarlas y si no quieren acercarlas ya no depende de mí”, señaló el presidente.

EL TIEMPO PARA NEGOCIAR

Fernández recordó que en 2005, cuando era jefe del Gabinete de Ministros de Néstor Kirchner (2003-2007), las conversaciones para sacar al país del cese de pagos en el que estaba desde 2001 duraron un año.

“Como yo no creo que el ‘default’ sea una buena forma de vivir, hago todos los esfuerzos para ponerme de acuerdo con los acreedores, pero ningún acreedor me va a convencer que voy a tener que hacer sufrir a un argentino más de lo que ya ha sufrido para pagar una deuda que no podemos pagar”, sentenció.

Asimismo, remarcó que él no es “el presidente del ‘default'”, sino que es el que le precedió, en alusión a Mauricio Macri (2015-2019), en cuyo Gobierno, en agosto pasado y en medio de severas tensiones financieras, se aplazó el pago de títulos de corto plazo y se anunció una negociación para extender vencimientos de deudas de medio y largo plazo con los acreedores privados y con el Fondo Monetario Internacional.


Phoenix Mediosmiércoles 10 junio, 2020
16595366w.jpg

Buenos Aires(EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, anunció este miércoles que el Gobierno intervendrá el sistema penitenciario federal debido a la presunta trama de espionaje orquestada durante la Administración del exmandatario Mauricio Macri (2015-2019), que habría incluido escuchas en las cárceles.

“Vamos a ocuparnos del servicio penitenciario federal, vamos a ocuparnos de intervenirlo, y vamos a ocuparnos de que estas cosas (presunto espionaje) nunca más ocurran”, señaló en diálogo con Radio 10, y agregó que hoy designará a la persona que estará “al frente de la Subsecretaría de Asuntos Penitenciarios y al mismo tiempo va a tener el rol de interventor del servicio penitenciario”.

Las supuestas escuchas en centros penitenciarios se enmarcan en una causa a cargo del juez federal Federico Villena, quien investiga el presunto funcionamiento de una red de espionaje ejecutada por agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) durante la gestión del exdirector de la AFI Gustavo Arribas y de su segunda, Silvia Majdalani, para supuestamente seguir físicamente a funcionarios políticos, periodistas e incluso jueces.

Fuentes oficiales indicaron a Efe que todas las pruebas sobre las escuchas en penales pasaron a disposición de la Justicia tras realizar allanamientos en dependencias del sistema penitenciario.

“Yo he ido a Ezeiza (centro penitenciario) muchas veces y seguramente yo estaré ahí escuchado”, señaló hoy el presidente.

Fernández aseguró que el tema le genera “enorme preocupación” y espera que “la Justicia actúe como debe actuar”.

Asimismo se comprometió a “garantizar como presidente que eso nunca más vuelva a ocurrir” y recordó que su agrupación política ya reportó las supuestas escuchas hace tiempo.

“Son hechos que nosotros comenzamos hablando de lo que presumíamos que ocurría, en los medios, y nadie se preocupó de levantar esas palabras nuestras para investigar. Ahora resulta que apareció una investigación”, subrayó.

Este lunes la vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, que fue jefa de Estado entre 2007 y 2015, acudió a los juzgados tras haber sido convocada para recibir información en una de las causas abiertas por presunto espionaje.

En un video subido a sus redes sociales, la exmandataria y compañera política de Alberto Fernández, relata, con su voz acompañando a imágenes del trayecto en auto hasta los tribunales federales de la localidad bonaerenses de Lomas de Zamora, que el caso para el que está convocada “es un verdadero y autentico escándalo”.

“La AFI (Agencia Federal de Inteligencia), que dependía en forma directa de Mauricio Macri, utilizó narcotraficantes para realizar atentados a funcionarios de su propio Gobierno y seguimiento y espionaje político tanto a opositores como sus propios dirigentes”, relata Fernández.

La Justicia argentina tiene abiertos otros dos expedientes por supuestas tramas de espionaje, que incluye investigaciones a más de 400 periodistas, entre ellos varios de la Agencia Efe.

La interventora de la AFI, Graciela Caamaño, realizó una denuncia por la supuesta “producción de inteligencia ilegal respecto a periodistas, académicos, organizaciones sociales y partidos políticos”, cuyas pruebas fueron entregadas ante la Justicia, según confirmaron fuentes oficiales.


Phoenix Mediosmartes 9 junio, 2020
16591690w.jpg

El presidente argentino, Alberto Fernández, aseguró este martes que el proyecto para expropiar la empresa Vicentín, una de las principales procesadoras y exportadoras de granos y derivados del país, es una decisión “absolutamente excepcional” y reafirmó su compromiso con la participación del sector privado en el desarrollo económico.

“Lo de Vicentín es una decisión excepcional que por su naturaleza estratégica el Estado intervino. El Estado no puede hacerse cargo de la economía privada, se puede hacer cargo de una situación como esta, de un grupo empresario por donde pasa el 13 % de las exportaciones de granos de la Argentina”, declaró Fernández en una entrevista con Radio Con Vos de Buenos Aires.

Vicentín había solicitado en febrero último la apertura del concurso preventivo de acreedores, tras incumplir pagos a proveedores a finales del año pasado: “Nos estamos haciendo cargo de una empresa en quiebra”, subrayó el presidente.

El mandatario anunció el lunes la intervención de la compañía y el envío al Congreso de un proyecto de ley para expropiarla en una “operación de rescate de una empresa de magnitud en el mercado agrícola”.

Fernández explicó que todos los activos del grupo Vicentín pasarán a formar parte de un fondo fiduciario que será administrado por YPF Agro, una subsidiaria de la petrolera YPF, bajo control del Estado argentino, y que maneja el 8 % de la comercialización de granos del país.

APOYO AL SECTOR PRIVADO

“Es una decisión absolutamente excepcional. Es una decisión absolutamente estratégica. No está en la cabeza de ninguno de nosotros andar expropiando empresas. Nadie seriamente puede pensar que nosotros tenemos como política quedarnos con las empresas privadas, esencialmente porque no creo que en eso”, remarcó el presidente.

En ese sentido, Fernández reafirmó su confianza en “la participación del sector privado en el desarrollo económico” del país y negó que la decisión de expropiar la compañía haya sido de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien durante su Gobierno (2007-2015) expropió Aerolíneas Argentinas y la petrolera YPF.

“Es algo que me preocupa a mí”, subrayó el presidente.

EMPRESA CON DEUDA MILLONARIA PERO CON PESO ESTRATÉGICO

Vicentín se presentó en febrero en concurso preventivo de acreedores con una deuda de 1.350 millones de dólares.

El presidente argentino confirmó que “el Estado tomará la decisión de realizar el aporte”, ya sea desde el Tesoro nacional o desde YPF, para reactivar la compañía.

“No nos estamos quedando con una empresa próspera sino con una empresa quebrada y la rescatamos por la incidencia que tiene en la economía nacional y en el mercado de granos”, subrayó.

El grupo empresarial fue fundado en 1929 en la provincia de Santa Fe, en el corazón del área productora y exportadora de granos de Argentina.

La compañía se dedica a la producción y exportación de aceites de soja y girasol y de harina de soja, procesamiento de algodón, producción de biodiesel, jugo concentrado de uva, vinos, acopio y exportación de miel y carnes.

Tiene activos, además de en Argentina, en Uruguay, Brasil y Paraguay, y además es socia de la suiza Glencore en la firma Renova, dedicada a la molienda de granos. (Efe).


Phoenix Mediosmiércoles 20 mayo, 2020
16536166w.jpg

Buenos Aires (EFE).- Argentina está enfrascada en una peliaguda negociación para reestructurar bonos por 66.239 millones de dólares en manos de inversores privados, pero estos no son los únicos ni los mayores acreedores del país y ese volumen de títulos ni siquiera llega a un cuarto de la deuda total de la segunda economía suramericana.

¿Cuánto y a quiénes les debe Argentina?

De acuerdo a datos oficiales, la deuda pública del país ascendía a finales de abril pasado a 323.192,6 millones de dólares, cerca de un 89,5 % del PIB.

El mayor acreedor, lejos de ser los organismos internacionales o los tenedores de bonos, es el propio Estado argentino ya que un 40 % de la deuda es con agencias del sector público, un endeudamiento más sencillo de refinanciar.

Le sigue, en peso relativo, la deuda con acreedores privados, que representa un 37,3 % del total, pero disgregada en miles de inversores particulares e institucionales de Argentina y del exterior.

De esta porción, la deuda bajo actual negociación es sólo la de los títulos emitidos bajo ley extranjera.

En tanto, el endeudamiento con organismos multilaterales y el de tipo bilateral, con diversos países, es un 22,7 % del total, pero aquí sí hay un actor que destaca por sobre el resto, ya que el Fondo Monetario Internacional (FMI) es el acreedor externo al que más le debe Argentina, por préstamos a devolver que ascendían a 43.604 millones de dólares sobre finales de abril.

Un 78 % del toda la deuda pública argentina está nominada en moneda extranjera, principalmente en dólares, lo cual representa un constante desafío para un país sin acceso a los mercados internacionales para financiarse.

LA DEUDA EN EL CRACK DE 2001

La radiografía de la deuda pública argentina ha cambiado en ciertos aspectos desde el “default” de finales de 2001, cuando Argentina cayó estrepitosamente en cese de pagos en medio de una de las peores crisis políticas, económicas y sociales de su historia.

En ese momento, su deuda pública total ascendía a 144.279 millones de dólares, equivalente al 53,8 % del PIB, bastante menos del volumen y el peso que tiene ahora, aunque el porcentaje de la deuda en moneda extranjera era más elevado entonces, del 97 %.

El mapa de los acreedores también era diferente: cerca de un 22,5 % de la deuda era con organismos internacionales (la deuda con el FMI era entonces por unos 14.000 millones de dólares), mientras que casi un 70 % de la deuda estaba en manos de acreedores privados, un peso muy superior al que tienen actualmente.

LA DEUDA HACE DIEZ AÑOS

Tras el cese de pagos de 2001, Argentina reestructuró su deuda con los acreedores privados en 2005, cuando logró una adhesión a su oferta de canje del 76,15 %, un nivel que elevó hasta el 92,4 % cuando en 2010 reabrió la oferta y entraron más acreedores.

Luego de ese proceso, la configuración de la deuda pública argentina volvió a cambiar.

Para finales de 2010, el endeudamiento del país ascendía a 164.433 millones de dólares -la mitad que el volumen actual-, bajando la relación de la deuda sobre el PIB al 45,8 %, un ratio bastante inferior al de ahora.

También redujo el porcentaje de la deuda en moneda extranjera a un 59 % del total.

Y el peso de los acreedores privados también pasó a ser menor, del 38,5 % -un porcentaje muy similar al actual-, mientras que la deuda con organismos internacionales representaba un 11 % -sin deuda alguna con el FMI, tras cancelarla en su totalidad en 2006- y el endeudamiento con agencias del sector público nacional era del 47 %.

PERFIL DE LOS ACREEDORES PRIVADOS

Hace quince años, los acreedores privados constituían un grupo variopinto, desde bancos, fondos de inversión y hasta miles de bonistas individuales -sólo en Italia había unos 450.000 jubilados con títulos argentinos-, y muy disgregado geográficamente ya que el 38,4 % de la deuda a reestructurar estaba en Argentina, 15,6 % en Italia, 10,3 % en Suiza y 9,1 % en Estados Unidos, con porcentajes menores en Alemania, Japón y otros países.

Eso supuso un esfuerzo del entonces Gobierno de Néstor Kirchner (2003-2007) -con el actual presidente, Alberto Fernández, entonces al frente de la Jefatura de Gabinete- para establecer contactos y negociar con grupos dispersos de muy diversos intereses.

Pero, a la vez, debido a la falta de coordinación entre los acreedores, al gran porcentaje de inversores individuales más dispuestos a aceptar un canje ante la falta de poder de negociación y de recursos para litigar y al hecho de que una parte considerable de la deuda se encontraba en las carteras de administradoras de fondos de jubilación de Argentina manejadas por bancos con diálogo directo con el Gobierno, el resultado fue una alta adhesión a la propuesta de reestructuración.

Ahora el panorama es bastante diferente: los acreedores con los que Argentina negocia son mayoritariamente fondos de inversión, algunos muy poderosos, concentrados en Estados Unidos, coordinados entre sí y con experimentada asesoría legal.

Los actuales acreedores han conformados tres grandes grupos para hacer valer sus intereses en la negociación.

Por un lado, está el denominado Grupo de Titulares de Bonos de Canje, con casi una veintena de fondos que asegura tener el 15 % de los bonos a reestructurar emitidos en los canjes de 2005 y 2010.

El comité directivo de este grupo está compuesto por las firmas HBK, Monarch, Oaktree, Pharo, Redwood y VR Capital Group.

Otro bloque es el del Comité de Acreedores de Argentina (ACC, por su sigla en inglés), que en la negociación se ha aliado con los fondos Gramercy y Fintech Advisory, todos tenedores de bonos argentinos emitidos luego de 2016.

El tercer gran núcleo lo constituye el denominado Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, integrado por una decena de fondos, entre ellos, Blackrock, Fideliity y Ashmore.

Este grupo dice poseer en forma conjunta un 16 % de los títulos emitidos en los canjes de 2005 y 2010 y un 32 % de los bonos emitidos luego de 2016.

UN FMI CON “SENTIDO COMÚN”

Una vez que reestructure la deuda de ley extranjera en manos de privados, Argentina pretende abrir negociaciones formales con el FMI con el objetivo de aplazar por tres años los vencimientos con el organismo.

La abultada deuda se generó por un acuerdo de auxilio financiero firmado en 2018 por el Gobierno de Mauricio Macri (2015-2019) con el Fondo, por entonces liderado por Christine Lagarde.

El pacto, con duras metas fiscales, preveía préstamos totales por un récord de 56.300 millones de dólares, de los cuales llegaron a desembolsarse 44.220 millones.

El Gobierno de Fernández ha cuestionado severamente ese acuerdo, pero destaca el cambio que ha supuesto la llegada de Kristalina Georgieva a la conducción del organismo.

El FMI, que, según Fernández, ahora “lee con sentido común la economía” y dejó de ser “dogmático”, ha apoyado a Argentina en su intención de reestructurar la deuda con acreedores privados y ha señalado que el país suramericano debe lograr un alivio en el servicio de la deuda en moneda extranjera de entre 55.000 y 85.000 millones de dólares en los próximos diez años.


Phoenix Mediosmartes 19 mayo, 2020
16532552w.jpg

Buenos Aires(EFE).- El presidente de Argentina, Alberto Fernández, elogió este martes a Angela Merkel al recordar cómo la canciller alemana le habló en febrero pasado sobre las “enormes” consecuencias que vislumbraba tendría la aparición del coronavirus, y destacó el “rigor” del pueblo alemán en “la racionalidad del manejo de los conflictos”.

El mandatario, que llegó al poder en diciembre pasado tras vencer en las elecciones al anterior presidente, el conservador Mauricio Macri, disertó durante una visita realizada a la planta de la automotriz alemana Volkswagen en la provincia de Buenos Aires, que retoma su producción tras varias semanas cerrada por la cuarentena, con un cuidado protocolo para evitar los contagios de COVID-19.

“Si Volkswagen aplica el rigor alemán, seguramente cuidará mucho los protocolos”, lanzó Fernández, quien visitó la fábrica junto a las autoridades de la empresa y el gobernador bonaerense, el también peronista Axel Kicillof.

“FUE LA ÚNICA QUE ME LO DIJO”

Al inicio de su intervención, el presidente argentino recordó el viaje que realizó a Europa en febrero pasado.

“Fuimos a Europa a reunirnos con lideres europeos, preocupados por un problema distinto a este, que era la deuda externa. Hablamos con todos los lideres a los que yo particularmente quiero y respeto mucho. Pero hubo una que cuando estábamos terminando la cena me dijo… ‘¿le podría robar diez minutos más? porque quiero hablarle de algo'”, evocó Fernández.

“Tuvo la generosidad de robarme diez minutos más. Era Angela Merkel. En esos diez minutos, me habló del coronavirus. ¿qué mirada tenia yo del coronavirus? en ese momento se sabia poco”, reconoció el argentino.

En esa conversación, Merkel puso en duda, según Fernández, que se estuviera diciendo “toda la verdad” sobre el virus: “pero lo que sí sé es que va a traer consecuencias en el mercado global enormes”, le dijo a su par argentino, a quien también le comentó que el comercio mundial podría caer en 600.000 millones de dolares.

“Me dio una imagen muy tremenda, no estaba equivocada, y fue a única que me lo dijo, quiero decir la verdad, fue la única que me lo dijo”, agregó, convencido del “rigor que tiene el pueblo alemán en la racionalidad del manejo de los conflictos”.

CASI DOS MESES EN CUARENTENA

Argentina, con 8.371 personas con coronavirus, de las cuales 384 fallecieron y 2.872 fueron dadas ya de alta, cumplirá este miércoles dos meses en cuarentena, decretada por el Gobierno para frenar los contagios de COVID-19, que se extenderá al menos hasta el 24 de mayo.

Esta situación se da en un momento marcado por las diferentes visiones acerca de cuándo y de qué forma culminar con el aislamiento, en un país que arrastra dos años en recesión y está renegociando el pago de su deuda.

Fernández reiteró que la estrategia hasta ahora ha dado “buenos resultados”: “y por eso tenemos que ir viendo cómo rehabilitamos el funcionamiento de la economía, pero debemos hacerlo con el cuidado que el presidente de Volkswagen dijo que quieren hacerlo”, enfatizó.

En la planta de la automotriz alemana trabajan alrededor de 3.000 personas, aunque para preservar las normas de distanciamiento el número de personas que trabajaran juntas se reducirá a la mitad, con un estricto protocolo sanitario.

PRIVILEGIAR LA SALUD

En las últimas semanas, diferentes zonas del país en las que no hay contagios o están controlados fueron flexibilizando actividades y sectores comerciales, mientras que la ciudad de Buenos Aires y la provincia bonaerense mantienen una mayor rigidez al ser las más afectadas por el virus, pero también autorizando aperturas de comercios o, en el caso de la provincia, de industrias.

“La normalidad que conocimos no existe más. No va a haber otra normalidad, que nos obliga a no abrazarnos, a no estrechar las manos, a tener distancia y andar con barbijos (mascarillas) hasta que la vacuna aparezca y este mal momento se supere”, comentó hoy el jefe de Estado.

Para él, no es verdad que quien “no fue severo con estos cuidados y dejó que la economía siga funcionando le haya ido mejor en la economía”.

También recordó la crítica que lanzó hace unos días hacia la estrategia sueca.

“El otro día puse el ejemplo sueco no para abrir juicios. Si hay países cuyo funcionamiento admiro son los escandinavos, incluido Suecia. Solo quise decir que Suecia, que fue más flexible en cuarentena, tiene los mismos resultados económicos que aquellos países que hicieron la cuarentena, porque el problema no es nuestro, es del mundo y esto es lo que hay que entender”, insistió.

En este sentido, Fernández subrayó que es “un problema global, y como la economía es global, se paraliza parte de la economía y no hay forma de sacarlo adelante”.

“Ahora.. si vamos a tener todos ese resultado económico, ¿qué es lo que debemos privilegiar? La vida de la gente y la salud de la gente. Y es eso lo que hemos hecho y lo que vamos a seguir haciendo”, enfatizó.

“No porque, como algún tonto repite, nos enamoramos de la cuarentena. Vamos a seguir haciendo eso porque está visto que es lo que debemos hacer. Porque a nosotros nos preocupa el cuidado de la gente tanto como la productividad y desarrollo de la economía argentina”, concluyó.


Phoenix Mediosmartes 12 mayo, 2020
16514007w.jpg

Washington, (EFE).- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, destacó este martes que ve en Argentina a un Gobierno que “quiere hacer lo correcto” y reiteró su “interés” en apoyar a Argentina a la hora de encarar su problema de sostenibilidad de deuda.

“Lo que veo en Argentina es de hecho a un Gobierno que quiere hacer lo correcto para su propia gente, y para su papel en la región, y la economía global”, dijo Georgieva, que dirige el Fondo desde el pasado año, en una conferencia virtual organizada por el diario Financial Times.

Las palabras de Georgieva se producen un día después de que el Gobierno argentino dispuso este lunes extender hasta el 22 de mayo el plazo para negociar con los acreedores privados la reestructuración de su deuda pública emitida bajo ley extranjera por 66.239 millones de dólares, con el fin de mejorar el bajo nivel de adhesión que tuvo hasta el vencimiento del viernes pasado.

“Estamos ciertamente muy interesados en apoyar a Argentina mientras trata con esta crisis doble, la del coronavirus y el tema de sostenibilidad de deuda, que es claramente bastante serio”, agregó Georgieva.

No obstante, reiteró que “tradicionalmente” el FMI no forma parte de las discusiones entre los países y sus acreedores.

“Lo que hemos dejado claro es que la deuda no es sostenible. Y que es en el interés de todo el mundo el que Argentina avance hacia la sostenibilidad de deuda”, insistió.

El 8 de mayo venció el plazo inicial para aceptar la oferta argentina de canje de deuda, pero la respuesta no habría sido la esperada por el Gobierno del peronista Alberto Fernández, quien el fin de semana se manifestó dispuesto a escuchar “contraofertas” y seguir negociando porque “nadie quiere caer en ‘default'” (cese de pagos).

La nueva fecha de caducidad de la oferta puesta por Argentina no fue escogida al azar.

El 22 de mayo expira el plazo de gracia de treinta días al que se acogió Argentina al no pagar en abril un vencimiento por 503 millones de dólares de intereses de tres títulos incluidos en la oferta de canje.

Con el plazo de adhesión ya prorrogado, si para el 22 de mayo Argentina y los acreedores no logran un acuerdo, el Gobierno de Fernández deberá abonar ese día los intereses vencidos o, de lo contrario, el país entrará técnicamente en un cese de pagos.

A la par, el FMI mantiene discusiones con Argentina por el préstamo que le concedió en 2018, del que el país ya ha recibido alrededor de 44.000 millones, aunque desde el pasado año no ha habido nuevos desembolsos.



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Contact us
Scroll Up