Lunes 09 diciembre 2019
Phoenix MediosJueves 7 noviembre, 2019
15946363w.jpg

Berlín(EFE).- El ministro de Exteriores alemán Heiko Maas reiteró este jueves el compromiso de su país con EE.UU. y con la alianza transatlántica en una rueda de prensa conjunta con el secretario de estado estadounidense Mike Pompeo.

“EE.UU. sigue siendo el principal aliado de Europa y el principal aliado de Alemania fuera de Europa,” declaró Maas, destacando la importancia de la OTAN para la seguridad en Europa.

“Todos deberíamos estar interesados en que la OTAN sea funcional,” añadió, sumándose así a la posición de la canciller Angela Merkel, que poco antes se había desmarcado de las palabras del presidente francés Emmanuel Macron, que dijo que la alianza está “en estado de muerte cerebral”.

La rueda de prensa de Maas y Pompeo tuvo lugar en la ciudad de Leipzig (en el este de Alemania), en el marco de la visita del secretario de estado estadounidense con motivo del 30 aniversario de la caída del muro de Berlín.

Frente a las declaraciones de Macron, Pompeo hizo hincapié en el papel “crucial” de la OTAN en diversas situaciones históricas y en la necesidad de que todos los aliados lleven “juntos” la carga, poniendo como ejemplo el compromiso de Alemania de alcanzar el objetivo del gasto militar del 2% del PIB para 2032.

El secretario de estado también reflexionó sobre la “dolorosa separación” causada por el muro de Berlín y expresó que estaba orgulloso “de haber desempeñado una labor humilde como joven oficial hace más de 30 años,” cuando se hallaba destacado en la frontera inter-alemana.

“Los acontecimientos de 1989 nos recuerdan lo que nos une como sociedades libres, como aliados transatlánticos y amigos,” destacó Pompeo.

“Compartimos la fe en el estado de derecho, en la democracia, la dignidad del ser humano, la libertad de religión y otros valores inalienables, valores que nos unen como personas y como naciones y definen nuestras decisiones en política exterior,” añadió.

Su homólogo alemán, por su parte, no ahorró en elogios para el papel de EE.UU. en la reunificación de las dos Alemanias, afirmando que sin el “liderazgo” americano ésta no hubiera sido posible.

“Decididamente, debemos nuestra libertad y nuestra unidad a vosotros,” aseveró.

En referencia a la situación en Ucrania, ambos políticos se mostraron de acuerdo en que se habían producido progresos bajo el mandato del presidente ucraniano Vladimir Zelenski y anunciaron un encuentro en el llamado formato Normandía (Alemania, Francia, Rusia y Ucrania) para los próximos meses.

Se refirieron también a la invasión turca del norte de Siria, incidiendo en que Ankara es un aliado crucial de la OTAN.

Destacaron sin embargo la importancia de un alto el fuego duradero y Pompeo afirmó que las acusaciones de “posibles crímenes de guerra” están siendo investigadas.

Por último, Maas hizó hincapié en que con el colapso del tratado de desarme INF, abandonado por EE.UU. en agosto, se ha perdido “un trozo de seguridad”.

“Por ello es especialmente importante que se prolongue el acuerdo New START,” destacó, añadiendo que Alemania comparte con EE.UU. el interés en que los temas del desarme y el control de armamento se debatan a nivel internacional.

Tras Leipzig, Pompeo se dirigirá a la ciudad de Halle (este), donde visitará la sinagoga contra la que intentó atentar el ultraderechista Stephan Balliet el mes pasado, cobrándose la vida de dos personas.

El viernes, el secretario de estado estadounidense visitará Berlín, donde se entrevistará entre otros con la canciller alemana Angela Merkel.


Phoenix MediosViernes 9 agosto, 2019
15674463w.jpg

Ante su inminente salida de la Unión Europea (UE), prevista para el 31 de octubre, el Reino Unido busca fortalecer sus amistades en otras regiones, incluyendo a Latinoamérica, afirmó en México el ministro británico de Asuntos Exteriores, Dominic Raab.

“Estaremos fuera de la Unión Europea para finales de octubre, preferiblemente mediante un acuerdo con nuestros socios europeos. Pero en cualquier caso necesitamos finiquitar el proceso. A partir de ello tenemos esta oportunidad real de mirar más allá y fortalecer nuestras amistades, incluyendo América Latina”, dijo este viernes Raab en declaraciones exclusivas a Efe.

Por ello, indicó que a dos semanas de haber tomado las riendas de la política exterior británica el 24 de julio quiso venir a México y “hablar de las oportunidades para el futuro”.

Y no ha perdido tiempo en explorar caminos fuera de la Unión. La semana pasada estuvo en Bangkok, Tailandia, donde se reunió con ministros de la región Asia-Pacífico en busca de nuevas oportunidades de negocio y para fortalecer lazos políticos de cara a la salida británica del bloque, proceso denominado “brexit”.

Continuó esta semana con una gira por Canadá, Estados Unidos y México, donde dejó en claro que el rompimiento con la UE no se traducirá en un aislamiento internacional de Londres.

En México firmó este jueves convenios orientados a intensificar el diálogo político, los vínculos económicos y la cooperación en campos como gobierno digital y lucha anticorrupción.

Asimismo, presentó el Fondo de Prosperidad para impulsar proyectos enfocados en reducir la pobreza y reforzar el Estado de derecho y el entorno empresarial.

“Vamos a apoyar con este Fondo para asegurarnos de que mientras hablamos de comercio e inversiones, no olvidemos el imperativo aquí en México, que es disminuir la pobreza y la desigualdad. Y creo que esa es la base de una verdadera sociedad para el futuro”, expresó a Efe el ministro.

Consideró que el actual es un “momento emocionante y de grandes oportunidades” en las relaciones bilaterales con el nuevo Gobierno de México, presidido por Andrés Manuel López Obrador desde el 1 de diciembre de 2018, y el británico, encabezado por el primer ministro Boris Johnson desde el pasado 24 de julio y la próxima salida de la UE.

“Ambos países están en una encrucijada histórica. Hay vientos de cambio y yo quiero reafirmar nuestra amistad; es una amistad antigua, pero yo quiero llevarla a nuevas y mayores alturas”, manifestó.

Respecto a las negociaciones con la UE para lograr un divorcio amistoso en la fecha de separación mutuamente acordada del 31 de octubre, aseveró que el principal obstáculo es la “salvaguarda antidemocrática”.

La expresión “salvaguarda” (backstop) se refiere a un mecanismo para evitar el restablecimiento de una frontera “dura” entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte -esta última integrante del Reino Unido-, de tal forma que la provincia británica se mantendría alineada con ciertas normas del mercado único y la unión aduanera después del “brexit”.

Mientras la UE insiste en que el mecanismo debe ser parte de cualquier pacto con el Gobierno británico, este argumenta que aceptarlo socavaría su independencia económica y dejaría a Irlanda del Norte con un régimen distinto al del resto del país. Asimismo, se teme que esto brinde un nuevos bríos al movimiento por la reunificación de la provincia con la República de Irlanda.

Si la UE está dispuesta a remover la salvaguarda, expuso Raab, existe la posibilidad de un trato. “Pero si ellos no avanzan en esa dirección, entonces creo que no será posible. De cualquier forma vamos a irnos”, añadió.

“Continuaremos hablando y siendo buenos vecinos europeos, pero seremos libres desde ese momento en adelante para aprovechar las oportunidades globales, y eso incluye fortalecer nuestra amistad con el pueblo de México”, apuntó.

Sobre la reciente adhesión del Reino Unido a una misión naval propuesta por Estados Unidos en el Estrecho de Ormuz después de que Irán retuviera el mes pasado un buque de bandera británica por presuntas violaciones marítimas, el ministro sostuvo que el objetivo es defender la libertad de navegación.

“La libertad de navegación es uno de los más antiguos principios del derecho internacional. Así que trabajaremos con todos los países y todas las regiones para hacer valer esas reglas. Pero no queremos una escalada de tensiones con Irán”, afirmó.

Raab insistió en la necesidad de respetar los acuerdos internacionales al hablar del reciente retiro estadounidense del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés) con Rusia, que él atribuyó a transgresiones por parte de Moscú.

“Rusia ha provocado que el INF colapse al desarrollar y desplegar secretamente un sistema de misiles que puede apuntar a las capitales europeas”, escribió la semana pasada en Twitter.

Al respecto, dijo a Efe que existe “un sistema internacional basado en reglas para manejar todo desde la libertad de navegación hasta asegurar que vivamos en un mundo pacífico, ya se trate de armas nucleares u otras armas”.

“Creo que es importante que esos acuerdos sean respetados. Pero lo que ahora necesitamos es redoblar esfuerzos para tener un sistema basado en reglas más fuertes para el futuro. Yo estoy comprometido a ello, y el Reino Unido lo está”, acotó. (Efe).


Phoenix MediosViernes 2 agosto, 2019
15656035w.jpg

Bruselas.- La OTAN mostró este viernes su unidad a la hora de responsabilizar únicamente a Rusia del fin del tratado para la eliminación de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF), después de que Estados Unidos lo abandonara hoy tras acusar a Moscú de incumplirlo.

“Todos los aliados anunciaron hoy que estamos de acuerdo con la decisión de Estados Unidos de retirarse del tratado por la violación en marcha por parte de Rusia del tratado”, afirmó el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, durante una rueda de prensa.

En efecto, minutos antes de las declaraciones del político noruego, el Consejo del Atlántico Norte, el principal órgano de decisión de la OTAN, consideró que Rusia es “el único responsable de la desaparición” del INF.

“Lamentamos que Rusia no haya mostrado voluntad ni dado pasos demostrables para volver a cumplir sus obligaciones internacionales. Una situación en la que Estados Unidos cumple plenamente el tratado y Rusia no lo hace es insostenible”, indicó el Consejo en un comunicado.

Estados Unidos denunció hace seis meses el tratado INF ante la negativa de Moscú de destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), que violaría el tratado, de acuerdo con Washington. Este viernes se completó el proceso de retirada de la primera potencia mundial del convenio que firmaron en 1987 Estados Unidos y la URSS.

En cualquier caso, durante años Washington y Moscú han estado acusándose de violar el tratado, que prohíbe a los dos países fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros).

De acuerdo con EE.UU., el misil Novator 9M729 infringe el tratado al superar los 500 kilómetros de alcance.

Este viernes, Stoltenberg recalcó que Moscú es el único responsable de la desaparición del INF porque “no hay nuevos misiles de Estados Unidos en Europa, pero hay nuevos misiles rusos en Europa”.

Agregó que la OTAN no imitará a Rusia y subrayó que no desea “una nueva carrera armamentística”.

“No tenemos intención de desplegar nuevos misiles nucleares terrestres en Europa”, resaltó, y se mostró convencido de que “en el largo plazo Rusia también se dará cuenta de que se beneficiará de un control de armas eficaz”. De hecho, dijo creer todavía que es posible alcanzar acuerdos con Moscú en ese ámbito.

Asimismo, se mostró confiado en que la Alianza actuará de forma coordinada en un mundo sin el tratado nuclear para la eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance.

“Estoy seguro de que permaneceremos unidos a medida que avanzamos al gestionar la desaparición del tratado INF”, afirmó, y recordó que en la reunión de ministros de Defensa de la Alianza en junio se acordó responder al fin del convenio con ejercicios, labores de inteligencia, sistemas de defensa aérea y de misiles, así como capacidades convencionales.

Señaló que algunas de esas medidas se pueden implementar rápido y otras exigen tiempo.

“Creo que es demasiado pronto para anunciar exactamente qué tipo de capacidades convencionales serán, en parte porque usaremos el tiempo que necesitemos, pero también porque aseguraré que estemos unidos”, comentó, y subrayó que es importante contestar “como una Alianza, unida”.

Insistió en que la OTAN responderá “de modo comedido y responsable a los riesgos significativos que plantean” los misiles rusos Novator.

“Hoy el tratado INF deja de existir. Esa es la gran diferencia, pero seguiremos garantizando que encontramos el equilibrio adecuado entre ser fuertes, proporcionando una disuasión y defensa creíbles, pero sin sobreactuar”, constató.

Preguntado por el anuncio del viceministro ruso de Exteriores, Sergei Ryabkov, que hoy propuso a Washington una “moratoria” en el despliegue de misiles nucleares de corto y medio alcance en Europa, Stoltenberg consideró que esa idea no tiene “ninguna credibilidad”.

“No es una oferta creíble porque Rusia ha desplegado misiles durante años, así que no tiene ninguna credibilidad ofrecer una moratoria sobre misiles que ya están desplegando. No hay nuevos misiles estadounidenses o de la OTAN en Europa, pero cada vez hay más y más misiles rusos nuevos”, destacó, y dijo que lo que Moscú debería haber hecho es respetar el tratado INF.

Interrogado por la posibilidad de negociar un nuevo tratado que incluya a otras potencias nucleares como China o Pakistán, respondió que la OTAN “apoya los esfuerzos sobre nuevas iniciativas de control de armas y, por supuesto, también para incluir a otras naciones, como por ejemplo, China”.

“China está desarrollando con fuerza nuevas capacidades de misiles”, comentó, pero reconoció que aún es pronto para pronunciarse “sobre cómo y cuándo” pueden alcanzarse nuevos acuerdos sobre control de armas.

En cuanto al suministro a Turquía de los sistemas de misiles S-400 rusos, el secretario general aliado afirmó que la OTAN no piensa integrarlos en su sistema de defensa aérea y antimisiles, pese a que Ankara pertenece a la Alianza.(EFE).


Phoenix MediosViernes 2 agosto, 2019
15656874w.jpg

Naciones Unidas.- El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, mostró este viernes su “profundo pesar” por el fin del tratado para la eliminación de misiles nucleares de corto y medio alcance (INF), después de que Estados Unidos lo abandonara este viernes tras acusar a Moscú de incumplirlo.

Guterres subrayó la necesidad de evitar acciones desestabilizadoras e instó a “buscar con urgencia un acuerdo sobre una base común para el control internacional de armas”.

Asimismo, ante la conclusión del INF, Guterres pidió a Rusia y a Estados Unidos que extiendan el tratado para la reducción del armamento estratégico ofensivo, Nuevo Start, y que emprendan negociaciones sobre más medidas de control de armas.

El Nuevo Start fue suscrito el 8 de abril de 2010 en Praga por los presidentes de EE.UU., Barack Obama, y de Rusia, Dmitri Medvedev, y tiene como objetivo reducir las cabezas nucleares a 1.550 por país y limitar a 800 los vectores estratégicos (misiles intercontinentales en tierra, en submarinos y en bombarderos) y a 700 los vectores desplegados y activados.

Este tratado expira en 2021 y ya Moscú defendió a finales de julio su vigencia mediante la decisión de prolongarlo por medio del viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov.

“En el marco del actual deterioro del clima de seguridad internacional, los acuerdos de control de armas alcanzados con anterioridad, así como los acuerdos de desarme están cada vez más amenazados”, agregó Guterres, según un comunicado de su portavoz Stéphane Dujarric.

Guterres subrayó que el tratado INF, desde su entrada en vigor, el 1 de junio de 1988, contribuyó “tangiblemente” al mantenimiento de la paz y la estabilidad, especialmente en Europa.

“Jugó un importante papel en reducir riesgos, construir confianza y ayudar a poner fin a la Guerra Fría”, dijo el secretario general de la ONU.(EFE).


Phoenix MediosMartes 26 febrero, 2019
15173036w.jpg

Washington.- El exvicesecretario general de la OTAN Alexander Vershbow calificó este martes de “políticamente discutible” la decisión del Gobierno de Estados Unidos de retirarse del tratado de eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance (INF, en inglés), aunque sostuvo que es una medida “legalmente justificada”.

“La decisión de la Administración de retirarse del tratado está legalmente justificada, pero creo que es políticamente discutible”, declaró este martes Vershbow durante una comparecencia ante el Comité de Servicios Armados de la Cámara de Representantes de EE.UU.

Vershbow, que entre 2001 y 2005 ejerció el cargo de embajador de EE.UU. ante Rusia, consideró que el Kremlin violó “claramente” los términos del acuerdo, que es lo que en última instancia llevó al presidente Donald Trump a anunciar el pasado 1 de febrero que Washington se retirará del tratado en un plazo de seis meses.

El diplomático reconoció que ve “cierta lógica” en la decisión de la Casa Blanca al considerar que es “difícil justificar” el verse sometido a las condiciones del INF cuando la otra parte no lo hace.

Sin embargo, Vershbow puso en duda la idoneidad de esta decisión puesto que, según dijo, el fin del tratado supone un “regalo político” para el presidente ruso, Vladimir Putin, ya que le permitirá “escapar” de las limitaciones del acuerdo bilateral.

“Nuestra retirada del tratado le dará vía libre a Rusia para desplegar rápidamente sus misiles de crucero y su nuevo armamento supersónico sobre el terreno”, opinó.

El vicesecretario general de la Alianza Atlántica (2012-2016) advirtió, además, de que, a diferencia de “los líderes soviéticos” de los años 70 y 80, el presidente Putin “parece estar más dispuesto” a recurrir a su arsenal nuclear para debilitar a la OTAN y para restablecer el dominio ruso sobre sus vecinos.

Las palabras de Vershbow se produjeron apenas unas horas después de que el responsable del Comando Estratégico de las Fuerzas Armadas de EE.UU., el general John Hyten, afirmara ante el Senado que el fin del acuerdo se debe a que el Kremlin no es capaz de aceptar que “se necesitan dos para implantar un tratado”.(EFE).


Phoenix MediosSábado 2 febrero, 2019
15089817w.jpg

Washington.- Estados Unidos inició este sábado formalmente su salida del tratado INF con Rusia, destinado a eliminar todos los misiles nucleares y convencionales de corto y medio alcance de las dos potencias, pero reiteró que mantiene abierta la puerta a negociar con Moscú.

En un comunicado, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, anunció que su Gobierno dio un “aviso formal” a Moscú sobre su decisión de iniciar su retirada de ese tratado de 1987, una salida que se hará efectiva en seis meses a no ser que Rusia corrija las violaciones que Washington le acusa de cometer.

“EE.UU. -dijo Pompeo- toma en serio sus obligaciones bajo el tratado y no permaneceremos inactivos mientras otros incumplen sus obligaciones. Las violaciones del tratado deben tener consecuencias”.

Sin embargo, Pompeo aseguró que EE.UU. mantiene la puerta abierta a negociar con Rusia sobre el desarme nuclear, aunque el pacto actual ya “no es efectivo” debido a las violaciones “materiales” de Moscú.

“EE.UU. sigue estando comprometido para un control efectivo de armamento que avance los intereses de EE.UU., de sus aliados y socios, y que sea verificable y ejecutable, incluyendo a los socios que cumplen de manera responsable con sus obligaciones”, afirmó.

El Gobierno de Donald Trump, añadió Pompeo, “está listo para entablar conversaciones con Rusia en las negociaciones sobre el control de armas que cumplan con esos requisitos”.

Washington y Moscú llevan años acusándose de violar el tratado, que prohíbe a los dos países fabricar, desplegar o realizar pruebas de misiles de corto alcance (500-1.000 kilómetros) y de medio alcance (1.000-5.500 kilómetros).

Específicamente, reiteró este sábado Pompeo, EE.UU. acusa a Rusia de haber cometido “incumplimientos materiales” del pacto al negarse a destruir el misil de crucero ruso Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la Alianza Atlántica), que, según la OTAN, viola el INF al superar los 500 kilómetros de alcance.

Frente a ello, el Ministerio de Defensa ruso, que mostró recientemente el misil a la prensa, ha argumentado que tiene un alcance de 480 kilómetros, por lo que se enmarca dentro del tratado.

“Si Rusia -insistió Pompeo- no vuelve al cumplimiento total y verificable del tratado para eliminar todos los misiles 9M729, sus lanzadores y el equipo asociado en un periodo de seis meses, el tratado terminará”.

El 4 de diciembre, EE.UU. dio un ultimátum a Rusia y amenazó con iniciar el proceso de salida del pacto en 60 días, periodo que concluyó este 2 de febrero con el inicio del proceso de retirada.

Trump ya anunció este viernes su decisión de suspender sus obligaciones bajo el pacto y, en respuesta, su homólogo ruso, Vladímir Putin, también renunció al pacto.

Según defendieron este sábado los militares rusos, EE.UU. comenzó a preparar el terreno para abandonar el tratado INF con Rusia en junio de 2017, cuando comenzó la fabricación de misiles vetados por el acuerdo en una planta de la empresa Raytheon, uno de los mayores contratistas de defensa de EE.UU., con sede en Tucson (Arizona).

Sin embargo, Pompeo aseguró en esta jornada que Washington ha hecho “enormes esfuerzos” para preservar el tratado con hasta 30 reuniones entre funcionarios rusos y estadounidenses durante los últimos seis años.

Desde que el diciembre pasado EE.UU. anunciara su intención de retirarse del pacto, los dos países mantuvieron varios diálogos de alto nivel, el último en Ginebra a mediados de enero, pero los encuentros solo sirvieron para mostrar posturas opuestas y difíciles de conciliar.

La decisión de Washington de suspender sus obligaciones bajo el tratado implica que, a partir de ahora, Trump puede iniciar la investigación y desarrollo de misiles prohibidos por el pacto, sellado durante la Guerra Fría y que sirvió para inaugurar una nueva era de reducción del arsenal nuclear.

Además, si la retirada se hace efectiva en seis meses, es decir a mediados de agosto, algunos expertos creen que EE.UU. podría posicionar sistemas de misiles en Europa, mientras que Rusia podría hacer lo mismo en otras zonas limítrofes con el viejo continente.

En declaraciones a la prensa, la alta representante de Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini, pidió este viernes a Rusia y EE.UU. que negocien para evitar el fin del tratado porque Europa no quiere ser “nunca más un lugar en el que las superpotencias se enfrenten”.

El temor a una nueva Guerra Fría, cuando existía el pánico ante un conflicto nuclear entre los dos bloques, ha estado presente en las declaraciones de los líderes europeos en las últimas horas.(EFE).


Phoenix MediosMiércoles 30 enero, 2019
15076808w.jpg

Moscú.- El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, llamó hoy a Estados Unidos a reanudar las negociaciones sobre el primer tratado de desarme nuclear de la Guerra Fría, el INF, que Washington se propone abandonar el próximo 2 de febrero.

“Recuerdo que ya propusimos en numerosas ocasiones a Washington la reanudación del diálogo sobre estabilidad estratégica en todos sus componentes. Esta propuesta sigue en pie”, dijo Lavrov en una rueda de prensa conjunta con su homólogo iraquí, Mohamed Ali al Hakim.

EEUU ha anunciado que si Rusia no destruye el misil Novator que, según la OTAN, viola el tratado de eliminación de misiles de corto y medio alcance (INF), abandonará este sábado de manera unilateral el acuerdo suscrito por ambas potencias en 1987.

Lavrov también denunció los planes de EEUU de producir una nueva ojiva nuclear que equipará los misiles intercontinentales en los submarinos atómicos.

En su opinión, esa ojiva nuclear W76-2 de corto alcance “aumenta el riesgo de una guerra nuclear”.

“Ya expresamos nuestra profunda preocupación por que el desarrollo de esos misiles de corto alcance reduce el umbral del uso de las armas nucleares. Ahora, ese asunto ha pasado de las palabras a los hechos”, comentó.

A su vez, aseguró que Moscú seguirá atentamente la reacción europea a las acciones unilaterales estadounidenses “que minan la estabilidad estratégica”.

Recordó que cuando Washington abandonó en 2002 el tratado antimisiles, los países europeos apoyaron esa medida y el posterior emplazamiento en el continente de elementos del escudo norteamericano.

Lavrov destacó que en lo que respecta al INF “prácticamente toda la Alianza Atlántica” también apoya los planes de EEUU de renunciar al tratado.

Según anunció hoy la Cancillería rusa, el viceministro de Exteriores, Serguéi Riabkov, abordará ese asunto este jueves en Pekín con la subsecretaria de Estado para el Control de Armas y la Seguridad Internacional de EEUU, Andrea Thompson, durante una conferencia nuclear.

La pasada semana Rusia mostró por vez primera en público el controvertido misil de crucero Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN), aunque los agregados militares occidentales declinaron la invitación.

Entonces, Riabkov consideró “inadmisible” la petición de EEUU y la OTAN de que Moscú destruya el Novator, que, según el Ministerio de Defensa ruso, tiene un alcance de 480 kilómetros, por lo que no viola el INF.

Y advirtió de que Rusia no reconocerá en ningún caso la salida unilateral de EEUU del tratado INF y que ésta tendrá “un valor insignificante desde el punto de vista jurídico”.

EEUU dio de plazo a Rusia hasta 2 de febrero para cumplir de manera “verificable” el INF, ultimátum que fue rechazado por el presidente ruso, Vladímir Putin, que acusa a Washington de aumentar el riesgo de una guerra nuclear en el mundo al abandonar tratados de desarme claves para la seguridad internacional.(EFE).


Phoenix MediosMiércoles 5 diciembre, 2018
14906953w.jpg

Moscú.- El presidente de Rusia, Vladímir Putin, rechazó hoy el ultimátum de Washington sobre tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF, por sus siglas en inglés), y advirtió de que si Estados Unidos desarrolla esos misiles, Moscú hará exactamente lo mismo.

“Ahora se ve que nuestros socios estadounidenses consideran que la situación ha cambiado tanto que EEUU también debe disponer de esas armas. ¿Cuál será nuestra respuesta? Simple: nosotros también lo haremos”, dijo el jefe del Kremlin en declaraciones a la prensa.

Aunque admitió que “es verdad” que “muchos países, seguramente ya una decena, desarrollan ya esas armas, mientras Rusia y Estados Unidos se limitan bilateralmente”, aseguró que Washington hace tiempo que ha asignado dinero para desarrollar ese armamento y ahora busca una excusa para salirse del tratado.

“Es decir, la decisión fue adoptada hace mucho, sólo que bajo mesa. Ellos pensaban que no nos daríamos cuenta, pero en el presupuesto del Pentágono ya figura el desarrollo de esas armas. Pero sólo después de esto anunciaron públicamente que se salían” del INF, dijo.

Putin agregó que “el próximo paso que hay que buscar es a quién echarle la culpa. Y lo más fácil y habitual para los inquilinos de Occidente: ‘Rusia es culpable'”.

“Eso no es así. Nosotros estamos en contra de la ruptura de este tratado, pero si ocurre, reaccionaremos adecuadamente”, advirtió el mandatario.

“Hemos visto declaraciones de diversas partes, incluidas las de la jefatura de la OTAN. Sin duda, se trata de tensar la situación”, dijo, a su vez, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov a la prensa al comentar el ultimátum estadounidense, que da 60 días a Rusia para volver a cumplir de manera plena y verificable el INF.

Estados Unidos advirtió que, de no cumplirse su exigencia, abandonará el INF una vez que se cumpla ese plazo, que empezó a contar a partir de este martes.

“Hay mucha manipulación de hechos, y con estos ‘hechos’ se intenta ocultar el verdadero objetivo de Estados Unidos, que es abandonar el INF”, recalcó Peskov.

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso recibió el martes la comunicación oficial del ultimátum estadounidense, según informó hoy su portavoz, María Zajárova, que tachó de “infundadas” las acusaciones contra Rusia de incumplir el tratado INF, firmado en 1987 y en vigor desde el 1 de junio de 1988.

“La parte rusa ha declarado en numerosas ocasiones que esto (las supuestas violaciones al tratado) es, por decirlo de una manera suave, una invención”, dijo en rueda de prensa Zajárova, que recalcó que la nota diplomática estadounidense “reproduce acusaciones infundadas”.

El secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, afirmó el martes en Bruselas que “no tiene sentido” que su país permanezca en un tratado que restringe su capacidad de respuesta a las violaciones de este en que incurrido Rusia.

En una reunión de ministros Exteriores de la OTAN, el jefe de la diplomacia estadounidense subrayó que Rusia puede salvar el tratado INF solo mediante su total y comprobable cumplimiento.

Así, los jefes de las diplomacias de los países de la Alianza Atlántica adoptaron una declaración en la que urgen a Rusia a “volver urgentemente a un cumplimiento total y verificable” del tratado y dejan en manos de Moscú la continuidad del INF.

“Ahora depende de Rusia preservarlo”, recalcaron.

Según EEUU y sus aliados de la Alianza Atlántica, el misil crucero desarrollado por los rusos Novator 9M729 (SSC-8, según la clasificación de la OTAN) viola el tratado INF.

Rusia, en cambio, sostiene que el Novator no está prohibido por el INF, ya que su alcance es de 498 kilómetros, mientras que el tratado afecta a los con un alcance de entre 500 y 5.500 kilómetros

Por su parte, el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia, general Valeri Guerásimov, advirtió hoy de que los planes de EEUU de abandonar el INF “complican significativamente” la labor del control de este tipo de armas.

“Consideramos que se trata de un paso muy peligroso, capaz de influir negativamente no solo en la seguridad europea, sino también en la estabilidad estratégica en general”, dijo Guerásimov, citado por medios rusos, en una reunión con agregados militares extranjeros acreditados en Moscú.(EFE).


Phoenix MediosMartes 4 diciembre, 2018
14904159w.jpg

Bruselas.- Los ministros de Exteriores de la OTAN urgieron hoy a Rusia a volver a cumplir con el tratado para la eliminación de armas nucleares de medio y corto alcance (INF, por sus siglas en inglés) y aseguraron que depende de Moscú que sea “preservado”.

“Pedimos a Rusia volver urgentemente a un cumplimiento total y verificable (del tratado). Ahora depende de Rusia preservarlo”, indicaron los ministros en una declaración aprobada en su reunión de hoy.

Al tiempo, reconocieron que “no es sostenible” el hecho de que unos firmantes del tratado lo cumplan y otros no, en referencia a los planes de Estados Unidos de retirarse del mismo ante las infracciones de Moscú.

“EEUU ha seguido cumpliendo las obligaciones del tratado INF desde que entró en vigor. Los aliados han enfatizado que una situación en la que EEUU y otras partes acatan plenamente el tratado pero Rusia no, no es sostenible”, subrayaron los ministros.

Los aliados reconocieron expresamente que Moscú ha “desarrollado y desplegado” el sistema de misiles 9M729, que “viola el tratado INF y supone un riesgo significativo para la seguridad euro-atlántica”.

Los ministros respaldaron “firmemente” los “hallazgos por parte de EEUU de que Rusia incumple materialmente sus obligaciones bajo este tratado”.

Según indicaron, esta situación “erosiona las bases del control efectivo de armas y mina la seguridad aliada”, además de “formar parte de un patrón más amplio de comportamiento que pretende debilitar la arquitectura general euro-atlántica”.

Al mismo tiempo, aseguraron que mantendrán consultas regulares para “garantizar nuestra seguridad colectiva” y pondrán bajo “estrecha revisión” el despliegue de misiles rusos de medio alcance.

“Seguimos aspirando a una relación constructiva con Rusia, mientras las acciones de Rusia lo hacen imposible”, indicaron los ministros, que se declararon en todo caso “abiertos al diálogo” con Moscú.(EFE).


Phoenix MediosDomingo 21 octubre, 2018
14743464w.jpg

Moscú.- Rusia espera que el consejero de seguridad de Estados Unidos, John Bolton , quien llega hoy a Moscú, explique la postura de Washington sobre el tratado de armas nucleares intermedias (INF, por sus siglas en inglés), que el presidente estadounidense, Donald Trump, ha anunciado que va a abandonar.

“Esperamos que el consejero de seguridad del presidente de EEUU, John Bolton, pueda explicar más concreta y, confiamos, profesionalmente qué es lo que se tiene en cuenta”, dijo el viceministro de Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, citado por la agencia Interfax.

Riabkov comentó así el anuncio hecho este sábado por Trump de que abandonará el tratado INF, firmado en Washington el 8 de diciembre de 1987 por los entonces presidentes soviético, Mijaíl Gorbachov, y estadounidense, Ronald Reagan.

Trump acusó a Rusia de violar durante “muchos años” el tratado INF, de eliminación de los misiles nucleares de mediano y corto alcance.

“No vamos a dejar que ellos violen un acuerdo nuclear y hagan armas y no se nos permita hacerlo (a nosotros). Nosotros somos los que nos hemos mantenido en el acuerdo y hemos respetado el acuerdo, pero desafortunadamente Rusia no lo ha respetado, por lo que vamos a rescindirlo, vamos a retirarlo”, dijo el presidente de EEUU.

Riabkov se pregunto si en Washington “hay otras ideas, si las hay en general”, que no sean formular llamamientos a Rusia a “admitir supuestas violaciones y a actuar acorde a las instrucciones estadounidenses”.

“Es muy alarmante que en Washington continúen los intentos prácticamente diarios de arrancar concesiones en diversos campos mediante métodos de chantaje”, añadió.

Tras señalar que estos métodos “prevalecen cada vez más” en la política de EEUU hacia Rusia, Riabkov recalcó que no acepta ningún ultimátum ni chantaje.(EFE).



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Newsletter

Scroll Up