jueves 25 febrero 2021
Phoenix Mediosjueves 18 febrero, 2021
17305081w.jpg

México (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, reveló este jueves que se está haciendo “trabajo diplomático” para evitar que Texas le corte el gas natural con el que se genera electricidad y pidió a los ciudadanos reducir el consumo durante las horas pico.

“Estamos haciendo trabajo diplomático para que no se lleve a cabo (el corte). Afectaría no sólo a México sino a otros estados de la Unión Americana (Estados Unidos)”, dijo el mandatario tras la decisión del gobernador de Texas, Greg Abbott, de prohibir las exportaciones de gas para afrontar la ola de frío.

En conferencia de prensa, López Obrador dijo que la decisión del gobernador todavía “no fue aprobada” y aseguró que no se trata de una “represalia” de Estados Unidos contra México, sino que en Texas tienen “una afectación muy grande de falta de energía”.

Las heladas en Texas congelaron los ductos que transportan gas natural hacia las plantas eléctricas mexicanas, lo que el lunes pasado provocó un corte masivo que afectó a más de 4,7 millones de personas en seis estados del norte de México.

López Obrador hizo un llamado este jueves a que los ciudadanos reduzcan sus consumo eléctrico durante las horas pico, entre seis de la tarde y once de la noche, para que no se repitan nuevas afectaciones al servicio.

“Que nos ayuden consumiendo menos todos los mexicanos. Ya está resuelto prácticamente todo el problema pero vamos todos a ayudar para tener reservas y estar completamente seguros de que vamos a seguir manteniendo nuestro sistema eléctrico y no vamos a padecer apagones ni falta de energía”, expresó.

El mandatario admitió que no hizo este llamado desde el principio de las heladas para no generar una “alarma mayor” ni “amarillismo”.

La falta de gas natural provocó un déficit de 6.500 megavatios (mW) que se fueron supliendo mediante la inyección de gas licuado y la operación de centrales del resto del país.

Según el director de la suministradora pública Comisión federal de electricidad (CFE), Manuel Bartlett, el país tiene este jueves una disponibilidad de 30.000 mW con una demanda máxima de 33.000 mW, por lo que “ya casi hay capacidad para cubrir la demanda”.

Para evitar una descompensación del sistema el eléctrico, se programaron apagones puntuales en estados del occidente y centro de México, muchos de ellos sede de plantas de manufactura de exportación.

“Se nos solicitó una reducción del 30 % del volumen y eso fue hace dos días, y el día de ayer un 20 % adicional. Y de reducir el consumo real a un 50 % y obviamente esto no nos permite operar normalmente”, dijo este jueves a Radio Fórmula Mauricio Kuri, director de Comunicación de Volkswagen México.

El presidente López Obrador ha utilizado esta crisis para reivindicar una vez más las empresas públicas de energía, CFE y Pemex, y arremeter contra Gobiernos anteriores por intentar “saquearlas” en favor de empresas extranjeras.

“Es importante reconocer que se tienen estas dos grandes empresas, que son de los mexicanos, empresas públicas, que no tienen como propósito el lucro sino que se garantice el suministro y con precios justos”, dijo.

Por su parte el director general de las divisiones CFEnergía y CFEInternacional, Miguel Reyes, arremetió en conferencia de prensa contra los Gobiernos anteriores por generar una “dependencia del gas natural” de Estados Unidos, lo que supone “el origen de este problema”.


Phoenix Mediosviernes 8 enero, 2021
KDRW4JSSMFAYLOJ6FXJWESSRT4-1280x853.jpg

En un giro inesperado de la polémica sobre el apagón de finales de diciembre en México, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) ha reconocido que el oficio que presentó para justificar la falla en la red es falso. El 29 de diciembre, dos días después del corte eléctrico, que dejó sin luz a más de 10 millones de personas, la paraestatal informó de que un incendio en un pastizal en Tamaulipas había originado el problema. Como prueba, la compañía presentó un supuesto oficio de la coordinación de Protección Civil del Estado. Pero ahora, la propia CFE reconoce que el oficio es falso, “apócrifo”, según un comunicado divulgado este martes.

La CFE mantiene que el incendio se produjo. “Sí hubo un incendio, está demostrado, los elementos que tiene la comisión lo hacen patente y vamos a buscar que ese tema del oficio se resuelva”, dijo Manuel Bartlett, director de la compañía. Bartlett no abundó en el origen del reporte de protección civil de Tamaulipas, que él mismo presentó a finales de diciembre.

Preguntado este miércoles por el asunto, el presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha celebrado la rectificación de la comisión. Lejos de cuestionar las formas de la CFE, el mandatario alabó su transparencia. “Qué bien que se tiene capacidad para rectificar y no caer en la autocomplacencia, esto es un distintivo de este Gobierno, además así tiene que ser un Gobierno democrático, tener capacidad para rectificar y decir la verdad siempre (…) Ahora va a corresponder a la CFE aclarar si no fue lo que al principio tuvieron, porque este documento es apócrifo, entonces que den la explicación, qué fue lo que causó el apagón y adelante”.

El apagón se produjo el 28 de diciembre, pasadas las dos de la tarde. Según explicó más tarde la CFE, el incendio “provocó la salida de operación de dos líneas de transmisión” en Tamaulipas. 17 estados sufrieron el corte, entre ellos parte de Ciudad de México y del Estado de México, los más poblados del país. El servicio se restableció a la hora y media.

 

Más allá del incendio y la polémica por los oficios falsos, el apagón abrió el debate sobre el estado de la red eléctrica del país. A preguntas de EL PAÍS, Gonzalo Monroy, director general de la consultora en temas de energía GMEC, dijo hace unos días que “la línea de transmisión que falló ya tenía fallas desde 2016. La CFE ya sabía que tenía problemas. En febrero, añadió el experto, la CFE lanzó una licitación para reforzar la línea. “¿Cuánto se ha avanzado la licitación? Esa es la pregunta”, dijo.

La CFE ha evitado dar detalles del estado de la red eléctrica del país y ha señalado que otros problemas provocaron en segunda instancia la falla, principalmente la llegada creciente de electricidad de fuentes de energía renovable. En un comunicado divulgado el 30 de diciembre, Mario Morales, presidente de la Comisión Directiva de Planeación Estratégica de la CFE, indicaba que “debido al número excesivo de permisos otorgados de generación renovable intermitente” se dio “una falla que generó una condición de inestabilidad y que pudo ser aislada por la red aérea de transmisión”.

Este martes, la paraestatal señaló que mientras mejora la capacidad de la red eléctrica, se limitará el aporte de los “generadores privados”, esto es, a las proveedoras de energía renovables entre otros. “El Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) está obligado por ley a limitar en cada nodo la capacidad máxima a generar, para asegurar la confiabilidad. Esto implicará para los generadores privados reducir su producción anual”, ha explicado la CFE en el comunicado. (E).


Phoenix Mediosjueves 23 julio, 2020
16718724w.jpg

México(EFE).- La creación de un fideicomiso por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) de México, que permitirá adquirir “centrales estratégicas”, ha generado una mayor incertidumbre en el sector energético por el futuro de las inversiones privadas.

La CFE, endeudada y con severos problemas de financiación, anunció en la noche del martes la creación de un “fideicomiso maestro” para la inversión y una “propuesta global de financiamiento” para 2021.

Este fideicomiso, según explicó el titular de la CFE, Manuel Bartlett, servirá para dotar de “independencia financiera” a la compañía estatal y como un “instrumento novedoso y original” par dar independencia a la compañía y garantizar la generación de electricidad.

En definitiva, ambos anuncios van en la línea de uno de los postulados del presidente Andrés Manuel López Obrador: rescatar a Petróleos Mexicanos (Pemex) y a la CFE de su monumental descalabro, que atribuye a malas gestiones de sus antecesores “neoliberales”.

En el primer trimestre de este año, la CFE perdió 121.799 millones de pesos, alrededor de 6.000 millones de dólares.

LAS SORPRESAS DEL PLAN “MAESTRO”

No obstante, este plan “maestro” daría unas atribuciones a la CFE que han alarmado al sector, que lleva meses viviendo cambios normativos.

Miguel Reyes, director general de CFEnergía, expuso ante el Consejo de la CFE que dicho Fideicomiso Maestro de Inversión permitirá a la compañía recuperar su naturaleza de empresa generadora a través de ampliar el parque de generación.

Ello gracias a la construcción de cinco nuevas centrales y la “adquisición de centrales estratégicas”.

Estas nuevas plantas se lograrían mediante un esquema de “autofinanciamiento” que permitiría realizar la inversión productiva gracias a utilidades acumuladas y recursos de capital obtenidos mediante la fibra -un vehículo financiero que permite la inversión en proyectos de infraestructura- de la CFE.

“Es un mecanismo bastante interesante y novedoso y una muy buena alternativa a la emisión de deuda. Pero también presenta riesgos por sus fuentes de ingreso” basados en ganancias acumuladas y venideras de CFEnergía, dijo a EFE el socio director de la consultora GMEC Gonzalo Monroy.

Para el analista, pese a lo ingenioso del plan, la voluntad de CFE de incursionar de nuevo en el mercado de generación es una “muy mala idea”, tras cancelar unas subastas eléctricas que le proporcionaban la energía “más barata del mundo”.

ALERTA EN EL SECTOR

Hasta el momento no hay muchos detalles sobre este plan de compra de plantas, pero ya han saltado las alarmas.

“Que CFE tenga interés en comprar no significa que haya interés en vender. Pero se cierra el círculo si pensamos en el ambiente hostil a la inversión en generación eléctrica”, dijo Monroy, convencido en que puede haber empresas que, con tal de “cortar pérdidas”, estén dispuestas a vender.

Para José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), está implícito en este fideicomiso que el Ejecutivo busca reescribir su relación con las compañías eléctricas privadas.

El experto entendió este nuevo movimiento como parte de la estrategia del Estado mexicano en “recuperar el control” del sector.

MAYOR INCERTIDUMBRE

Las suspicacias actuales no nacen de la nada. En mayo entró en vigor un acuerdo del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) que limitaba la generación de energías renovables y prohibía la emisión en pruebas de las centrales limpias que estuvieran por arrancar, una decisión que acumula varios amparos en su contra.

Dos semanas después, la Secretaría de Energía (Sener) estableció un cambio en el criterio de despacho, arrinconando el criterio económico por uno nuevo de “confiabilidad” que creó confusión.

La nueva política de Sener, publicada el 15 de mayo, afecta a inversiones por valor de 30.000 millones de dólares en 18 estados, con un impacto total del 14 % del PIB, según el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Además, el mes pasado se suspendió una futura planta de ciclo combinado de Iberdrola con una inversión de 1.200 millones de dólares en la localidad de Tuxpan (Veracruz).

La construcción de la planta tenía previsto generar dos mil empleos directos y el proyecto quedó en suspenso ante la imposibilidad de hallar gas natural para la operación, según informó la autoridad del municipio.

Y el 15 de julio, hace apenas una semana, el Gobierno de México anunció que cancelaba cuatro licitaciones públicas para la construcción de plantas de producción de energía.

“No existen las condiciones necesarias para continuar con el desarrollo del concurso” de las plantas, informó la CFE.

De facto, el Gobierno mexicano se ve obligado a revisar de nuevo sus proyectos energéticos al constatar que no tiene recursos, y este nuevo fideicomiso -avalado por unanimidad por el Consejo de Administración de la CFE- si bien parece encaminado a solucionar este problema, puede generar otros mucho mayores.

“Lo pertinente es que se transparente qué va a ocurrir en el sector, porque de otra manera, la incertidumbre genera dudas en la inversión y puede llevar a una mayor volatilidad de la economía mexicana”, concluyó De la Cruz.


Phoenix Mediosdomingo 24 mayo, 2020
16545140w.jpg

México (EFE).- La Confederación mexicana de Cámaras Industriales (CONCAMIN) acusó esté sábado al director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), empresa del Estado, Manuel Bartlett, de mentir en medio del conflicto por la nueva política eléctrica del Gobierno mexicano.

La CONCAMIN cuestionó la defensa de Bartlett de las nuevas reglas del Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) y del acuerdo que publicó la semana pasada la Secretaría de Energía (Sener) en el Diario Oficial de la Federación (DOF), que restringen la producción privada de energías renovables.

“Se desprende que en realidad lo actuado vía diversas dependencias gubernamentales obedece a instrucciones suyas, que intentan recuperar el carácter de monopolio absoluto de la CFE”, denunció la CONCAMIN en un comunicado.

Los industriales se refirieron a declaraciones del funcionario de este viernes, cuando aseguró que “las empresas privadas deberían comenzar a ayudar a pagar los costos de transmisión”.

Las empresas privadas que operan en el mercado eléctrico, refutaron, sí le pagan a la CFE por las líneas de transmisión para transportar energía a los clientes.

“Bartlett miente cuando insinúa que las empresas privadas no pagan por usar las líneas de transmisión de CFE. Por cierto, la actividad de transmisión, por mandato constitucional, solo la puede realizar el Estado a través de la CFE”, argumentó la CONCAMIN.

El organismo también negó que las energías renovables estén subsidiadas, como aseveró Bartlett, quien manifestó que estas empresas “deberían pagar parte del costo para asegurar el flujo continuo en la red eléctrica”.

Además, cuestionó una de las principales justificaciones de la CFE para su acuerdo eléctrico, la de garantizar el suministro eléctrico en la crisis de COVID-19 con el argumento que las energías renovables son “intermitentes”.

“Bartlett miente descaradamente cuando da a entender que solo los privados tienen plantas intermitentes y la CFE solo plantas de base. También miente cuando no explica que las plantas de base tienen una prima, el pago por potencia, por ser capaces de producir todo el día”, afirmó la CONCAMIN.

El conflicto del Gobierno mexicano con empresarios y ambientalistas por la producción eléctrica se agudizó esta semana, cuando el Cenace suspendió el martes pruebas preoperativas en 17 centrales renovables.

Tras amparos obtenidos por los privados en tribunales, ese mismo día el Cenace reculó.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció el jueves que su Gobierno defenderá su nueva política eléctrica al insistir en que “había un saqueo” del sector energético en el “periodo neoliberal”, por lo que la CFE merece un “trato justo”.

La CONCAMIN reiteró este sábado que las nuevas reglas afectan “gravemente la salud de los mexicanos” y “comprometen el cumplimiento de los compromisos internacionales” del país sobre medio ambiente.

Las medidas de Sener afectarán en conjunto proyectos eléctricos en al menos 18 estados del país, con una inversión total de más de 30.000 millones de dólares, según el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Además, peligran 44 proyectos en construcción con más de 6.400 millones de dólares de inversión, denunciaron la Asociación Mexicana de Energía (Asolmex) y la Asociación Mexicana de Energía Eólica (Amdee).


Phoenix Mediosmartes 24 septiembre, 2019
15798822w.jpg

México(EFE).- El titular de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) mexicana, Manuel Bartlett, ocultó sus vínculos con 12 empresas en su declaración de bienes, informaron este martes medios locales.

Según reportó el diario El Universal, de 2001 a 2017, la familia Bartlett constituyó 10 sociedades, cinco de ellas encabezadas por la pareja del titular de la CFE, Julia Abdala Lemus; cinco por su hijo León Manuel Bartlett y, antes de eso, en el año 2000, Barlett participó directamente en las otras dos empresas restantes.

La ocultación de estas compañías en la declaración patrimonial -obligatoria para formar parte del equipo del presidente Andrés Manuel López Obrador- se suma a los bienes inmuebles a nombre de sus familiares por los cuales la Secretaría de la Función Pública ya abrió una investigación a raíz de un reciente reportaje del periodista Carlos Loret de Mola.

Los señalamientos de este martes forman parte de un reportaje más extenso realizado por la periodista Arelí Quintero, el cual será presentado completo la tarde de este martes durante el programa de radio de Loret de Mola en W Radio.

El pasado 11 de septiembre Bartlett negó haber escondido propiedades millonarias en su declaración patrimonial y recibió el apoyo del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, quien descartó su destitución.

“El reportaje que usted menciona es falso, se me atribuyen unas propiedades que no son mías”, dijo Bartlett en rueda de prensa al ser cuestionado sobre la investigación del periodista Loret de Mola, que señala que el funcionario posee 25 propiedades que no están reflejadas en su declaración.

De acuerdo con este reportaje, el presidente de la CFE habría adquirido 23 casas y dos terrenos por un valor de 800 millones de pesos (unos 41 millones de dólares) a través de familiares, empresas y prestanombres o testaferros.

“No existe ninguna prueba de que yo haya escondido estas cantidades inverosímiles”, se defendió Bartlett, quien se declaró víctima de una “falsedad total”.

El funcionario alegó que lleva “toda una vida de servicio en el Gobierno mexicano” y que durante todo este tiempo jamás se le ha acusado de corrupción, a pesar de haber manejado “muchos recursos” en distintos cargos de la Administración.

Bartlett explicó que ha entregado a la Secretaría de la Función Pública información sobre cómo se ha constituido su patrimonio durante los últimos cinco años.


Phoenix Mediosdomingo 14 julio, 2019
15604079w.jpg

México. El ministro de Hacienda y Crédito Público de México, Carlos Urzúa, quien renunció el pasado martes causando un cisma en el Gobierno mexicano, ofreció este domingo los nombres de dos funcionario ligados al presidente Andrés Manuel López Obrador que motivaron su decisión.

La renuncia de Urzúa, mediante una carta que publicó en redes sociales, se dio, entre otras causas, por considerar “inaceptable la imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública”, un hecho que “fue motivado por personajes influyentes del actual Gobierno con un patente conflicto de interés”.

Esos personajes que señaló Urzúa quedaron al descubierto en una entrevista que el exfuncionario le dio al semanario de opinión y análisis político Proceso, que se publicó este domingo y en la que reveló los problemas que tuvo con López Obrador.

El exfuncionario señaló los nombres de Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia, y Manuel Bartlett, titular de Comisión Federal de Electricidad (CFE), con quienes tuvo diferencias que motivaron su renuncia.

Urzúa también contó que no estuvo de acuerdo con la cancelación del aeropuerto de Texcoco y criticó la construcción de la refinería de Dos Bocas.

“Romo trató de usar su influencia para apoderarse de las secretarías de Hacienda y de Economía, el Presidente no lo dejó. Pero sí pudo imponer a Margarita Ríos-Farjat en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y a Eugenio Nájera en Nacional Financiera (Nafinsa, banca de desarrollo) y en el Banco Nacional de Comercio Exterior (Bancomext)”, declaró.

De Bartlett recordó que la CFE presentó, a inicios de julio, siete demandas preliminares de arbitraje en cortes del Reino Unido y Francia para anular algunas cláusulas de los contratos con las empresas Fermaca, Carso Energy, IEnova y TC Energy-TransCanada.

“Bartlett no quiere entregar esos gasoductos y pretende renegociar el contrato, pero no está evaluando correctamente su costo (…) el problema es que si no se respeta el contrato, TransCanada demandará a la CFE porque el gasoducto ya se terminó de construir”.

Dijo que si México pierde esas demandas eso dejarían sin gas a la península de Yucatán, donde ya han sufrido apagones, además de poner en riesgo la ratificación del Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC).

En la entrevista, realizada por el periodista Hernán Gómez Bruera, Urzúa acusó a López Obrador de haberle dicho que “era un neoliberal. Para López Obrador, cualquiera que lo critique lo es”.

La renuncia de Urzúa ha sido la más relevante en los siete meses de Gobierno de López Obrador. (EFE).


Phoenix Mediosmiércoles 8 agosto, 2018
14496629w.jpg

México.- La inclusión en el próximo Gobierno de Manuel Bartlett, quien fue secretario de Gobernación en la década de los ochenta, ha revivido en México el fantasma del fraude electoral de 1988, una de las mayores polémicas suscitadas en el país y que sigue dividiendo a los mexicanos 30 años después.

Popularmente se conoce como la “caída del sistema” ese episodio de la historia mexicana en el que el candidato presidencial del entonces hegemónico Partido Revolucionario Institucional (PRI), Carlos Salinas de Gortari, se impuso al izquierdista Cuahutémoc Cárdenas, del Frente Democrático Nacional, tras registrarse problemas técnicos en el recuento.

Bartlett, propuesto ahora por el izquierdista Andrés Manuel López Obrador para dirigir la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fue el encargado de anunciar en plena noche electoral de 1988 que el Gobierno tenía “dificultades en la recepción de la información” de los resultados.

“La Secretaría de Gobernación (dirigida por Bartlett) era la encargada de organizar la elección, desde la emisión de credenciales de elector hasta el cómputo de votos”, explica a Efe Khemvirg Puente, coordinador del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

El experto recuerda que el flujo de recepción de los resultados se interrumpió esa noche cuando Cárdenas iba a la cabeza con los primeros resultados que llegaban de las grandes ciudades, mientras que cuando se retomó el recuento, Salinas ya lideraba la elección con una ventaja considerable gracias al voto rural.

“No podemos afirmar categóricamente que hubo un fraude porque no está demostrado ni empíricamente ni legalmente”, asevera Puente, quien considera que “seguramente nos quedaremos siempre con la duda”.

Sin embargo, sostiene que “hay evidencias de que el resultado podría haber sido distinto” y que “a lo mejor podría haber sido más cerrado” entre Salinas y Cárdenas.

El mismo Bartlett ha negado hasta el día de hoy que hubiera un fraude electoral y en diferentes entrevistas ha sostenido que “la caída del sistema nunca existió” y que, a pesar de un problema de comunicación de una hora, el recuento no se interrumpió durante los tres días que duró.

Es más, Bartlett acusa al entonces presidente de México, Miguel de la Madrid, de haber ordenado al presidente nacional del PRI, Jorge de la Vega, que declarara la misma noche electoral la victoria de Salinas, sin tener todavía resultados oficiales.

“Miguel de la Madrid ordenó declarar el triunfo de Salinas sin cifras, eso provocó que se nos acusara de fraude electoral”, se ha defendido Bartlett en más de una ocasión.

Además, acusa al conservador Partido Acción Nacional (PAN) de pactar con el PRI la quema de las papeletas electorales, lo que incrementó todavía más las sospechas de fraude.

Khemvirg Puente recuerda que, por aquel entonces, el Congreso mexicano actuaba como tribunal electoral y que el acuerdo entre el PRI y el PAN permitió que los paquetes electorales se quemaran con una “inusitada rapidez”.

Aun así, Puente opina que, aunque Bartlett lance acusaciones a los que fueron sus compañeros de partido y de Gobierno, él “debería asumir su responsabilidad histórica” ante cualquier tipo de sospecha, dado que presidía la autoridad electoral.

Lo que está claro es que esos comicios fueron “unas elecciones críticas que cambiaron el rumbo del sistema de partidos de México”.

La izquierda mexicana, liderada por Cárdenas, se movilizó masivamente en las calles contra el resultado electoral, lo que dio paso el nacimiento de la primera gran formación progresista del país, el Partido de la Revolución Democrática (PRD), del que formó parte López Obrador hasta la fundación del Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Además, la enorme presión de la oposición tras esos comicios provocó varias reformas electorales que independizaron la autoridad electoral del Gobierno e impulsaron la competencia política y la transparencia en los comicios.

En el año 2000, Vicente Fox, del PAN, se convirtió en presidente de México tras siete décadas de gobiernos del PRI, y el 1 de julio pasado, López Obrador fue el primer izquierdista en ganar unas presidenciales.

Sin embargo, el fantasma de 1988 sigue trayendo cola, como ha demostrado la polémica por el nombramiento de Bartlett, que incluso ha sido criticado por miembros del equipo de López Obrador como Tatiana Clouthier, coordinadora de su campaña.

Tatiana Clouthier es hija de Manuel Clouthier, quien fue candidato del PAN en 1988 y lideró junto con Cuauhtémoc Cárdenas las protestas contra el supuesto fraude.

La carrera política de Bartlett siguió tras el 1988: se convirtió en secretario de Educación de Salinas, luego fue gobernador de Puebla y ahora será un alto funcionario en el Gobierno de López Obrador.

“Los políticos siempre buscan adaptarse a las circunstancias”, concluye Puente.(EFE).



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Contact us
Scroll Up