lunes 06 julio 2020
Phoenix Medioslunes 15 junio, 2020
16606999w.jpg

Estambul (EFE).- El Gobierno turco negó este lunes que haya fricciones diplomáticas con Rusia, después de que ambos países aplazaran por tiempo indefinido la reunión tenían previsto celebrar el pasado domingo en Estambul para tratar sobre la guerra civil libia, en la que Moscú y Ankara apoyan a bandos enfrentados.

“Decidimos posponer la reunión juntos (con el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov). Esto no tiene nada que ver con Siria o Libia. Concluir que no tener una reunión significa estar en crisis es equivocado”, dijo el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu.

El jefe de la diplomacia turca hizo estas declaraciones durante una conferencia de prensa televisada en Estambul, junto a su homólogo iraní, Mohamad Yavad Zarif.

“Trabajamos y seguiremos trabajando con Rusia para un alto el fuego en Libia. Los presidentes (turco, Recep Tayyip) Erdogan y (ruso, Vladímir) Putin han acordado trabajar juntos en este proceso”, señaló Çavusoglu.

“Hemos mantenido reuniones a nivel técnico y hemos visto que necesitamos más encuentros para llegar a un alto el fuego duradero en Libia”, añadió.

Turquía, que apoya en Libia al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA), reconocido por la ONU, ha insistido en los últimos días en rechazar el alto el fuego propuesto por Egipto recientemente.

En cambio, Moscú, que respalda al general rebelde Jalifa Hafter, alzado en armas contra el GNA, ha mostrado su apoyo al plan egipcio.

El apoyo turco al GNA, con asesores militares y mercenarios, ha contribuido a revertir el curso de la guerra en Libia y ha detenido el avance de Hafter sobre Trípoli, donde tiene su sede el Ejecutivo reconocido por Naciones Unidas.


Phoenix Mediosjueves 11 junio, 2020
16597828w.jpg

Estambul (EFE).- El Parlamento turco ha aprobado una controvertida ley que otorga a vigilantes de barrio nocturnos poderes similares a los del cuerpo policial, como llevar armas o realizar registros, informó este jueves el rotativo BirGün.

La normativa fue adoptada con los votos de los diputados del gobernante Partido de Justicia y Desarrollo (AKP, islamista) y de su aliado en el hemiciclo, el ultranacionalista MHP.

Los guardias nocturnos, una estructura creada en 2016 tras el fallido golpe de Estado y que actualmente cuenta con unos 28.000 miembros, forman un cuerpo vecinal con formación breve en seguridad, que hasta ahora llevaba porras y silbatos para alertar a la policía de posibles delitos.

Con la nueva ley, estos vigilantes nocturnos están autorizados a llevar armas y pueden tomar medidas para capturar a sospechosos y retenerlos. También pueden ir a por personas sobre las que pesa una orden de arresto para entregarlas luego a la policía, además de retener vehículos, o realizar registros e inspecciones corporales.

La decisión ha sido criticada por partidos opositores y organizaciones de derechos humanos por otorgar poderes policiales a un cuerpo con poca formación en seguridad.

El principal partido opositor, el socialdemócrata CHP, ha acusado al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, de querer crear una “milicia” leal a su partido.

“Turquía tiene tradición de guardias nocturnos que protegen el barrio, pero esta ley trata de dar poder a una fuerza militar armada de Erdogan”, señaló a Efe Yildirim Kaya, vicepresidente del CHP.

“Si armas a estas personas sin educación y las dejas salir a la calle, verás escenas similares a las de (George) Floyd en Estados Unidos”, añadió en referencia a la reciente muerte de un joven afroamericano a manos de la policía, que ha desencadenado una inédita ola de protestas dentro y fuera del país.

La oposición también ha criticado que el Gobierno no ha dejado claro cuál es el proceso para reclutar a nuevos vigilantes nocturnos.

La elección de los guardianes vecinales ya generó controversia en febrero de este año, cuando uno de ellos disparó a una persona durante un control de carnés de identidad en el sureste de Turquía.


Phoenix Mediosdomingo 29 marzo, 2020
16387114w.jpg

Estambul (EFE).- El campamento de refugiados en la frontera entre Turquía y Grecia duró exactamente un mes. Lanzada con gran atención mediática, la misma oleada de migrantes se dispersó en silencio tras resultar ineficaz como “arma de presión” de Turquía contra la Unión Europea (UE) en medio de la crisis del coronavirus.

El país eurasiático, que acoge el mayor volumen de refugiados del mundo -unos 4 millones- recibe desde 2016 fondos de la UE a cambio de controlar sus fronteras y reducir el número de migrantes que intentan cruzar a Grecia.

Este delicado equilibrio se rompió a finales de febrero, cuando una ofensiva del régimen sirio en la provincia de Idlib causó en un solo día 34 bajas a las tropas turcas estacionadas allí.

El presidente turco, el islamista conservador Recep Tayyip Erdogan, frustrado por la falta de apoyo de la UE a sus ambiciones geopolíticas en Siria, decidió entonces renunciar al papel de ‘guardián de Europa’ y dar vía libre a los refugiados, que sueñan con un futuro en países como Alemania, Francia o Suecia.

La gran mayoría de los refugiados en Turquía, unos 3,6 millones, son sirios, con derecho a estancia indefinida, a los que se suman unos 300.000 iraquíes y decenas de miles de afganos e iraníes.

Además, Turquía es una ruta habitual para otros migrantes, especialmente para paquistaníes, pero también para numerosos colectivos africanos.

UNA OLEADA POCO ESPONTÁNEA

El anuncio del Gobierno de que abría las fronteras desencadenó una oleada inmediata de miles de personas que se desplazaron a la ciudad de Edirne, en la frontera terrestre griega, un movimiento que, lejos de ser espontáneo, fue fomentado a conciencia.

Menos de dos horas después de que un alto cargo del Gobierno turco anunciara el cambio de política, ya circulaban por las redes sociales en árabe convocatorias para acudir a una calle céntrica de Estambul donde esperarían autobuses gratuitos con destino a Edirne.

Los autobuses, alquilados a una empresa turística, estaban efectivamente allí, pero nadie supo o quiso explicar quién financiaba estos viajes.

En los días siguinetes, la prensa turca cercana al Gobierno publicaba portadas en las que dibujaba una “invasión” de refugiados que “llenaría las capitales” de Europa, y el propio Ministerio del Interior daba cada día cifras de decenas de miles de migrantes que habrían pasado a Grecia.

ANIMADOS POR LA POLICÍA

Las autoridades griegas habían cerrado el paso fronterizo de Pazarkule, cerca de Edirne, pero, según Ankara, los migrantes atravesaban el río Evros, que marca la frontera entre Turquía y Grecia a lo largo de unos 150 kilómetros.

Sin embargo, según la versión turca, corroborada por numerosos testimonios de migrantes, prácticamente ningún refugiado consiguió permanecer en territorio de Grecia: todos fueron interceptados y forzados a regresar a Turquía.

Durante varios días, la propia policía turca llevaba a los migrantes en autobuses a diversos puntos de la frontera para animarles a cruzar, consejo que seguían familias enteras con baúles y maletas, en la frustrada creencia de hallar el camino abierto.

Pese a que la propia prensa turca informaba desde el primer día sobre las cargas policiales de Grecia para evitar la llegada de refugiados, las redes sociales en árabe continuaban animando a la migración y compartiendo convocatorias de autobuses.

Es difícil estimar el rol que los traficantes de personas jugaban en el establecimiento y mantenimiento de estas redes y hasta qué punto sus esfuerzos estaban coordinados con la Administración turca.

En todo caso llama la atención que varios traficantes dieron entrevistas a cara descubierta a la prensa turca, señalando que “el presidente” (Erdogan) había dado el visto bueno a su actividad.

DE AMENAZA DE INVASIÓN A DEBATE MORAL

Aunque también se temía una afluencia a la frontera de Bulgaria, este ruta pareció descartada tras una reunión de Erdogan con el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov.

Una vez evidenciado que la “invasión” no era creíble y no arrojaba resultados en las negociaciones con Bruselas, Gobierno y prensa turcos cambiaron el enfoque y se dedicaron a condenar la dura respuesta de las fuerzas de seguridad griegas.

Las cargas con gas lacrimógeno, balas de plástico y, según las autoridades turcas, incluso munición real para rechazar los asaltos a la valla en Pazarkule se convirtieron en un argumento para subrayar una supuesta superioridad moral frente a la UE.

Tras una semana, la frustración hizo mella en los migrantes y muchos empezaron a regresar a Estambul u otras provincias turcas.

Otros aguantaron en el campamento improvisado de Pazarkule, argumentando que habían vendido todas sus pertenencias para llegar hasta Edirne y que no tenían un lugar adónde volver.

EL VIRUS CAMBIÓ EL FOCO

En la segunda mitad de marzo, la pandemia del coronavirus acaparó el foco mediático y, un mes después de establecerlo, la policía turca evacuó Pazarkule, por petición de sus residentes, según Ankara, o por la fuerza, según testimonios de los migrantes.

La iniciativa turca de usar a los migrantes como medio de presión acabó en fracaso y supuso un deterioro grave para miles de familias que en parte llevaban años relativamente integradas en la economía local, al menos la informal.

La restricción de toda actividad laboral como medida de prevención contra el coronavirus afectará ahora con mayor dureza a quienes abandonaron viviendas y trabajo para buscar un incierto futuro en la frontera con la UE. Ilya U. Topper


Phoenix Mediosdomingo 15 marzo, 2020
16345199w.jpg

Moscú (EFE).- Unidades rusas y turcas comenzaron este domingo a patrullar el corredor de seguridad establecido a lo largo de la carretera M4 en la provincia siria de Idlib, como parte del acuerdo sobre el alto el fuego alcanzado el pasado día 5 entre los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan.

La primera patrulla conjunta ruso-turca en la M4, que une Alepo con Latakia, está formada, por parte de Rusia, de un pelotón de la policía militar y vehículos blindados, informó hoy la agencia TASS.

La vigilancia del corredor de seguridad, que se extiende 6 kilómetros hacia el norte y otros 6 al sur, comenzó en la localidad de Trumba, situada a dos kilómetros al oeste de la ciudad estratégica de Saraqeb, pero ha tenido que acortarse “debido a las provocaciones planificadas por grupos radicales no controlados por Turquía”, indicó el Ministerio de Defensa en un comunicado.

Según esta fuente, “los terroristas intentaron utilizar a civiles, incluidas mujeres y niños, como escudo humano”.

“Para evitar incidentes debido a los cuales los civiles podrían sufrir, el centro coordinador ruso-turco decidió reducir la longitud de la primera ruta de patrulla conjunta”, agregó Defensa, que explicó que se dio más tiempo a la parte rusa “para tomar medidas para neutralizar a los grupos terroristas y garantizar la seguridad del patrullaje conjunto de la carretera M4”.

Antes del inicio del patrullaje se efectuó un reconocimiento a lo largo de la ruta.

Las patrullas conjuntas deben garantizar la seguridad de los civiles que se trasladan a lo largo de la carretera, pero también prevenir la reanudación de las hostilidades.

Idlib, donde el Ejército sirio y su aliada Rusia efectúan una ofensiva desde el pasado abril, está prácticamente dominada por el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que está incluida la exfilial siria de Al Qaeda, a la que Moscú y Damasco consideran “terrorista”.

Además de esta alianza, el Frente Nacional de Liberación, integrado principalmente por facciones sirias que operan bajo el paraguas del rebelde Ejército Libre Sirio (ELS), combate contra las tropas leales al presidente sirio y cuenta con el respaldo de Turquía.


Phoenix Mediosmartes 10 marzo, 2020
16328310w.jpg

Ankara (EFE).- El Gobierno turco ha asegurado este martes que quiere actualizar el acuerdo migratorio cerrado con la Unión Europea hace cuatro años para adaptarlo a la situación actual del conflicto en Siria, después de la tensión creada por el anuncio de Ankara de que no impedirá el paso de refugiados hacia Grecia.

“Ahora Idlib y Afrin (provincias sirias) se encuentran en una nueva fase. Hay nuevos lugares seguros en Siria. En la nueva hoja de ruta no sólo debe aparecer el acuerdo de 2016, también los nuevos pasos a seguir (en la gestión migratoria)”, declaró el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, a la agencia Anadolu.

Turquía y la UE acordaron ayer en Bruselas un proceso de consultas para aclarar cómo se está aplicando el acuerdo migratorio por el que Ankara se comprometió a mantener en su territorio a demandantes de asilo a cambio de 6.000 millones de euros de fondos comunitarios para atenderlos.

“(La UE) Dicen: No queremos que los migrantes vengan. Pero, ¿qué han hecho para que puedan regresar a Siria? Nada. No hay apoyo de su parte”, criticó.

“Hablaremos de lo que tenemos que hacer en el marco de la nueva situación. Si podemos llegar a un acuerdo antes del 26 de marzo, cuando habrá una cumbre de los líderes de la UE, estará en la agenda”, añadió, refiriéndose al Consejo Europeo de los días 26 y 27 en Bruselas.

Aunque el jefe de la diplomacia turca evaluó como positivo el encuentro ayer del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, con los líderes comunitarios, también criticó la falta de apoyo de Bruselas en la gestión de los 3,5 millones de refugiados sirios que acoge Turquía.

“Al ver a los migrantes en la frontera es cuando se han dado cuenta de la gravedad de la situación. Antes les dábamos cifras pero no se daban cuenta”, señaló.

Por otro lado, Çavusoglu insistió en que parte del acuerdo migratorio también contempla la apertura de nuevos capítulos en el proceso de adhesión de Turquía a la UE.

“El acuerdo migratorio no es sólo que la UE da dinero y Turquía mantiene a los migrantes. En el acuerdo figura la exención de visados a los turcos y otras dimensiones del proceso de adhesión. Hay un proceso de negociación y tenemos que abrir nuevos capítulos. Nosotros hemos hecho nuestro trabajo”, declaró.


Phoenix Mediosmartes 10 marzo, 2020
16328476w.jpg

Estambul (EFE).- La canciller de Alemania, Angela Merkel; y los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, celebrarán el 17 de marzo una cumbre en Estambul para tratar la crisis migratoria a causa de la guerra en Siria y el anuncio de Ankara de que no impedirá que los refugiados crucen hacia la Unión Europea (UE).

“Merkel y Macron vendrán a Estambul. Si (el primer ministro británico) Boris Johnson puede, haremos una cumbre los cuatro. Si no, será tripartita”, anunció Erdogan mientras regresaba de Bruselas, donde ayer lunes acordó con los líderes de la UE un proceso de consultas para aclarar cómo se está aplicando el acuerdo migratorio de 2016.

Por ese acuerdo, Turquía se comprometió a mantener en su territorio a demandantes de asilo a cambio de 6.000 millones de euros de fondos comunitarios para atenderlos.

“La UE está de acuerdo en que Turquía ha cumplido con sus obligaciones y con que la UE avanza lentamente. Haremos un esfuerzo conjunto para acelerar este proceso. Los equipos políticos y técnicos crearán una hoja de ruta”, señaló.

“Este trabajo entregará sus primeros frutos en la cumbre de líderes de la UE el 26 de marzo”, añadió, refiriéndose al Consejo Europeo de los días 26 y 27 en Bruselas.

El ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, había indicado previamente hoy que Turquía quiere actualizar el acuerdo con la UE en materia de migración para adaptarlo a la situación actual del conflicto en Siria.

“Fuimos a Bruselas para tratar la situación en Idlib y la cuestión migratoria. No lo consideramos dos temas separados”, señaló Erdogan.

“Podemos empezar un nuevo proceso con la UE. Desde la energía, la lucha contra el terrorismo, la crisis de refugiados y la seguridad, necesitamos cooperación y solidaridad en todos los ámbitos”, añadió.

Los contactos entre Ankara y Bruselas se han intensificado en los últimos diez días, cuando Erdogan se quejó de la falta de respaldo de la UE en su presencia militar en la siria Idlib y en la gestión de la crisis migratoria, y anunció la apertura de las fronteras hacia la UE.


Phoenix Mediosviernes 6 marzo, 2020
16317413w.jpg

Ankara (EFE).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este viernes que mantendrá la política de “puertas abiertas” para los refugiados que quieran abandonar el país para dirigirse a Grecia y alcanzar territorio de la Unión Europea (UE).

“No tenemos tiempo de discutir con Grecia sobre si la puerta está abierta o cerrada. Eso se ha acabado. Hemos abierto las puertas. Los refugiados irán como puedan, no estamos expulsándolos del país”, dijo el mandatario a la prensa en el avión de vuelta de Moscú, donde ayer firmó un acuerdo sobre Siria con su homólogo ruso, Vladímir Putin.

“Esta gente se va por voluntad propia, pero Grecia los tortura. Por lo que yo he podido ver hay cinco casos en los que han matado a personas. Además hunden barcas (de refugiados en el mar Egeo) y tienen una actitud brutal”, manifestó Erdogan, según informa el diario Hürriyet.

El presidente turco agregó que el primer ministro búlgaro, Boiko Borisov, le había propuesto un encuentro en Sofia junto al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, pero descartó rotundamente acudir a una cumbre de este tipo.

“Ese mismo día hubo dos muertes (entre migrantes, causadas por fuerzas griegas). Le dije (a Borisov) que yo no iría a un lugar donde esté Mitsotakis y que no saldría en la foto con él. Los políticos deben saber que la vida humana no es tan barata”, indicó Erdogan.

El presidente turco también se quejó de que la Unión Europea haya prometido de inmediato 700 millones de euros a Grecia para resolver la crisis migratoria, pero que no haya noticias respecto a los 25 millones de euros para Turquía que había mencionado la canciller alemana, Angela Merkel, anteriormente.

Esta mañana volvió a haber enfrentamientos entre fuerzas griegas y grupos de migrantes que llevan desde el viernes pasado acampando en el paso fronterizo de Pazarkule, cerca de la ciudad turca de Edirne, como ocurrió también el miércoles.

Miles de refugiados, sobre todo sirios, iraquíes y afganos, siguen acampando a lo largo del río fronterizo Evros, si bien la policía turca los traslada de vez en cuando a otros puntos fronterizos, con la promesa de que allí podrán cruzar con mayor facilidad.

Según el Ministerio del Interior turco, desde el viernes pasado 149.000 refugiados ya han abandonado Turquía para entrar en Grecia, pero Atenas desmiente estas cifras y asevera que solo 252 personas han entrado en su territorio y fueron detenidas, mientras que se han rechazado un total de 36.649 intentos de cruzar la frontera.


Phoenix Mediosjueves 5 marzo, 2020
16314683w.jpg

Moscú (EFE).- Rusia y Turquía establecerán a partir de esta medianoche un alto el fuego en la provincia siria de Idlib, anunció hoy el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

“Esta misma medianoche estableceremos un alto el fuego”, dijo Erdogan en una rueda de prensa conjunta con su homólogo ruso, Vladímir Putin, tras reunirse durante seis horas en el Kremlin.

Ambos mandatarios acordaron un documento que precisa los términos del cese de las hostilidades y los intentos de Moscú y Ankara por mantener en vigor el alto el fuego, tras varios intentos sin éxito.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, informó de que las partes acordaron que el cese de las hostilidades se aplique dentro de la zona de desescalada de la tensión de Idlib a partir de las 00.01 hora local (22.01 GMT de hoy).

Además, Moscú y Ankara consensuaron la creación de “un corredor de seguridad” a lo largo de la carretera M4, que une Alepo con Latakia.

Ese corredor, puntualizó Lavrov, que estaba acompañado por su homólogo turco, Mevlüt Çavusoglu, tendrá una profundidad de “6 kilómetros al norte y 6 kilómetros al sur”.

Los términos específicos del funcionamiento de este corredor de seguridad serán acordados en un plazo de siete días por los ministerios de Defensa de Rusia y Turquía.

Los dos países también comenzarán un patrullaje conjunto a lo largo de la carretera M4 a partir del 15 de marzo, explicó el jefe de la diplomacia rusa, minutos después de que Putin y Erdogan anunciaran el acuerdo para frenar la escalada de la violencia en Idlib.

“Hemos acordado un documento conjunto (…) con decisiones sobre Idlib que serán una buena base para cesar las acciones militares en la zona de desescalada”, afirmó Putin al presentar el pacto.

El líder ruso calificó de “positivo” el resultado de la reunión con Erdogan en Moscú y confió en que permitirá “poner fin al sufrimiento de la población civil” en Siria.

Putin indicó que Moscú no siempre comparte las valoraciones de Ankara sobre la situación en Siria, pero en “momentos críticos” las partes logran encontrar puntos comunes y “dar con decisiones aceptables”.

“Lo mismo ocurrió hoy”, aseguró el jefe del Kremlin, quien recordó que esta es su tercera reunión con Erdogan en lo que va de año.


Phoenix Mediosjueves 5 marzo, 2020
16312533w.jpg

Al menos 15 civiles murieron este jueves en un ataque de la aviación rusa, aliada de Damasco, contra un grupo de desplazados en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, horas antes de una reunión decisiva entre Turquía y Rusia sobre el futuro de la región, informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El ataque se produjo esta madrugada en una zona cercana a la ciudad de Maarat al Misrin, al norte de la ciudad de Idlib y capital de la provincia homónima que es considerada el último bastión opositor en el país, dijo la ONG, cuya sede se encuentra en el Reino Unido pero que cuenta con una amplia red de colaboradores en el terreno.

Entre los muertos hay seis mujeres y una niña, además de 18 heridos, algunos en estado grave, según la fuente.

Este jueves está previsto que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se reúna con su homólogo ruso, Vladímir Putin, para analizar la situación de Idlib ante la escalada de violencia de las últimas semanas.

El Observatorio señaló que las personas desplazadas en ese lugar huyeron de sus hogares de Hama y Alepo, así como del sur de Idlib.

La ONU cifra en casi un millón de personas que se han desplazado desde el 1 de diciembre por las hostilidades en al región, en la que las tropas leales al Gobierno del presidente Bachar al Asad y Rusia luchan por aire y tierra contra las facciones opositoras e islamistas, respaldadas por Turquía.

En las últimas semanas la tensión se ha incrementado entre Damasco y Ankara, lo que forzó a Erdogan a lanzar una ofensiva contra el Ejército sirio después de que una treintena de sus soldados murieran en un ataque de las unidades sirias en Idlib.

Damasco respondió y cerró el espacio aéreo, y amenazó con abatir los aparatos que “violasen” la zona siria, lo que ha resultado en un intercambio de derribos de aviones y drones por parte de ambos países.

Idlib está prácticamente dominado por el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que está incluida la exfilial siria de Al Qaeda, a la que Moscú y Damasco consideran “terrorista” y objetivo de la ofensiva lanzada el pasado abril. (Efe).


Phoenix Medioslunes 2 marzo, 2020
16301584w.jpg

El Ejército turco ha asegurado este lunes que continúa su operación militar en Siria en represalia por los 33 soldados que murieron el pasado viernes en un bombardeo del Ejército sirio sobre posiciones turcas en Idlib, la última provincia donde yihadistas rebeldes, apoyados por Turquía, resisten al régimen.

“Dos aviones de combate, dos drones, ocho helicópteros, 135 tanques, cinco sistemas de defensa antiaéra y 2.557 efectivos del régimen (de Bachar Al Asad) han sido neutralizados”, anunció el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, en un nuevo recuento del resultado de la llamada “Operación Escudo de Primavera” lanzada el pasado viernes.

El ministro indicó en un comunicado que la operación continúa con éxito y argumentó que la presencia de tropas turcas en Siria cumple la legislación y los acuerdos internacionales.

Akar pidió también a Rusia, que ampara militar y diplomáticamente a Al Asad, que fuerce al régimen sirio a detener sus ataques.

El presidente turco, Recep tayyip Erdogan se reunirá este jueves día 5 con su homólogo ruso, Vladímir Putin, para tratar de pactar un alto el fuego en la zona. (Efe).



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Contact us
Scroll Up