martes 29 septiembre 2020
Phoenix Mediossábado 26 septiembre, 2020
16892334w.jpg

Miami (EFE).- Otros 2.795 casos y 107 muertes acrecentaron este sábado la cuenta de la COVID-19 en una Florida ya en la Fase 3 de la reapertura económica por una decisión del gobernador Ron DeSantis que ha sido calificada de “política”.

El estado ha acumulado desde el 1 de marzo 698.682 casos y 14.190 muertes por COVID-19, según las últimas cifras oficiales.

El número de nuevos contagios diarios no baja del rango entre 2.000 y 3.000 desde hace días, pero DeSantis anunció este viernes que todo el estado pasa a la Fase 3 con efecto inmediato y que el decreto en que se sustenta esa orden se impone a otras medidas locales o regionales.

La orden establece que todos los restaurantes pueden trabajar al menos al 50 % de su capacidad aunque las normas locales digan lo contrario y retira las medidas dirigidas a asegurar que se usen mascarillas.

“Esto parece una decisión política, no inspirada en el instinto de proteger a nuestros residentes y nuestra economía. Impedirnos el hacer cumplir con la obligatoriedad del uso de mascarillas no tiene sentido y solo hará que más gente se enferme y nuestra reapertura segura se vea obstaculizada”, escribió en Twitter Dan Gelber, alcalde de Miami Beach, una de las ciudades del condado Miami-Dade.

Ese condado es el más afectado por la pandemia en Florida y el segundo con mayor número de casos acumulados en todo EE.UU., con 169.144 a día de hoy. Las muertes desde el 1 de marzo suman 3.231.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, republicano y aliado de DeSantis, señaló que va a asegurar “el cumplimiento de la orden estatal” y a la vez seguirá “actuando en el mejor interés de nuestra comunidad”.

Giménez señaló en un comunicado que el decreto 20-244 de DeSantis no impide que “el condado tenga sus propias reglas” y que pueda imponer “pautas y protocolos”.

En ese sentido indicó que “todos los restaurantes, sin importar el tamaño de su espacio interior, están autorizados a funcionar al 50 % de su capacidad” y que “el toque de queda sigue vigente de 11 pm a 6 am”.

La orden del gobernador establece que la personas deberían seguir manteniendo la distancia social, pasar poco tiempo en lugares donde hay mucha gente y cumpliendo con medidas de higiene, especialmente las personas más vulnerables como los ancianos y los que padezcan enfermedades crónicas.

En las playas de Miami-Beach Efe constató que los trabajadores encargados de velar por el cumplimiento de las medidas preventivas de la COVID-19 seguían controlando el uso de mascarillas.

Uno de ellos dijo a Efe que no han recibido nuevas órdenes en las últimas horas.

Estados Unidos alcanzó este viernes la cifra de 7.027.910 casos confirmados de la COVID-19 y la de 203.571 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.


Phoenix Mediosdomingo 23 agosto, 2020
16797842w.jpg

Miami,  (EFE).- El estado de Florida, el segundo más casos confirmados de la COVID-19 en Estados Unidos después de California, sobrepasó este domingo los 600.000 contagios y las 10.000 muertes por la enfermedad, mientras la tasa de positivos continúa por debajo del 10 % en pleno litigio por una orden de regresar físicamente a las escuelas.

Florida contabiliza 600.571 casos y 10.462 fallecimientos, contando también a las personas no residentes, desde el 1 de marzo que se reportó el primer caso, informó el Departamento de Salud estatal.

Los nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2 sumaron en 24 horas 2.974, mientras en este lapso de tiempo se reportaron 51 muertes de residentes adicionales, 25 en el condado de Broward y cinco en el de Miami-Dade, este último considera epicentro de la pandemia en Florida.

Miami-Dade acumula hasta el momento 151.986 casos, lo que significa un 25,3 % del total del estado. En cuanto a las muertes, acumula 2.243, más del doble que su vecino Broward, que hoy contabiliza 1.113 decesos.

Florida, que ha realizado más de cuatro millones de tests de coronavirus desde el inicio de la pandemia, reportó hoy una tasa del 5,49 % de sus niveles de contagio. Este dato está basado en el total de pruebas realizados el sábado, por lo que la tendencia continúa a la baja.

El estado busca que la tasa de positivos se mantenga por debajo del 10 % como ha sucedido desde el 12 de agosto, una señal positiva que los expertos advierten, sin embargo, que puede deberse a un descenso en el número de pruebas realizadas.

Mientras tanto, la próxima semana una corte de Florida debe resolver un caso por una demanda de la Asociación de Educación de Florida (FEA), el sindicato de maestros más grande del estado con más de 145.000 miembros, que se opone por el momento a la vuelta física de los escolares.

La demanda fue interpuesta contra el gobernador estatal, Ron DeSantis, que ordenó las clases presenciales antes de finalizar agosto.

Se presentó originalmente en un juzgado del condado Miami-Dade y por instancias de un juez fue trasladada al condado de León, donde se encuentra la administración del estado en la ciudad de Tallahassee.

FEA alega que la directiva “viola la ley estatal”, pone en riesgos a maestros y estudiantes y pide al juez Charles Dodson, a cargo del caso, que impida al gobernador hacerla cumplir.

La semana pasada, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP) en Florida, que se unió a la demanda.


Phoenix Mediossábado 22 agosto, 2020
16796203w.jpg

Washington (EFE).- A dos días de la Convención Nacional Republicana, apenas se saben detalles sobre el evento, objeto de innumerables vaivenes en los últimos meses, aunque algo sí que se sabe seguro: el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, estará omnipresente.

En un principio, era Charlotte (Carolina del Norte) la sede pensada para una tradicional convención, planes que se trastocaron con la pandemia del coronavirus.

Durante semanas, Trump estuvo peleando y presionando al gobernador del estado, el demócrata Roy Cooper, para seguir adelante con una reunión presencial.

Sin embargo, y debido a la creciente gravedad de la pandemia del coronavirus, Cooper replicó que no se podía garantizar la salud de la decena de miles de asistentes previstos en un estadio y ofreció un evento de escala reducida.

CHARLOTTE (CAROLINA DEL NORTE), NO

Trump, siempre atento a la proyección televisiva, criticó a Cooper y anunció en mayo que trasladaría el evento a otro estado por la mala imagen que daría una convención sin multitudes.

Optó, finalmente, por Jacksonville (Florida), estado con gobernador republicano, Ron DeSantis, quien prometió todas las facilidades al mandatario.

Pero de nuevo el virus se cruzó en el camino. Florida, junto con Texas y California, vive uno de los repuntes más preocupantes de contagios y muchos delegados y participantes comenzaron a expresar sus dudas.

“Debemos esperar y ver cómo se ven las cosas a finales de agosto para determinar si podemos o no reunir con seguridad a tanta gente”, advirtió Mitch McConnell, de 78 años y líder de la mayoría republicana en el Senado, en julio.

JACKSONVILLE (FLORIDA), TAMPOCO

Las autoridades locales de Jacksonville también expresaron sus reservas y el partido republicano propuso llevar a cabo el evento en un espacio al aire libre con el objetivo de garantizar la asistencia y reducir el riesgo.

Con recelo, a Trump, que en un principio restó gravedad a la crisis del coronavirus, no le quedó más remedio que cancelar también el evento de Jacksonville.

“No es el momento adecuado para tener una gran convención”, dijo en rueda de prensa a finales de julio en la Casa Blanca, en medio de un giro notable en su discurso, en el que comenzó a aparecer con mascarilla en actos públicos.

Estados Unidos se había convertido en el país con mayor saldo mortal por COVID-19, más de 170.000 fallecidos, y cinco millones de contagios.

GETTYSBURG, QUIZÁ

Con apenas un mes de margen, la improvisación y el nerviosismo se apoderó de los republicanos, en contraste con los demócratas, que habían anunciado a comienzos de verano que su convención de Milwaukee (Wisconsin) quedaba suspendida y se llevaría a cabo de modo virtual.

De nuevo Trump asumió el mando y anunció con su habitual manejo del suspenso que se barajaban dos opciones para dar el tradicional discurso de aceptación de la candidatura republicana para la reelección.

“Hemos restringido el Discurso de Aceptación de la Nominación Presidencial, que será realizado en la noche final de la convención (jueves 27 de agosto) a dos lugares: La gran batalla de Gettysburg y la Casa Blanca. Anunciaremos la decisión pronto”, señaló el pasado 10 de agosto.

La pequeña localidad de Gettysburg (Pensilvania) ocupa una de las páginas más destacadas en la historia de EE.UU. ya que en 1863 fue lugar de la batalla más sangrienta de la Guerra Civil y donde meses más tarde el entonces presidente, Abraham Lincoln, pronunció uno de sus discursos más memorables.

VUELTA FINAL A LA CASA BLANCA

Trump ya había insinuado la posibilidad de realizar el discurso desde la Casa Blanca, pero los expertos habían advertido sobre problemas legales al utilizar la sede del Ejecutivo para un acto partidista.

La pasada semana, casi en el último minuto, el mandatario tomó la decisión con la que se cerraba el círculo y culminaban meses de suspensiones, traslados, reubicaciones y planes provisionales: ofrecerá el discurso ese jueves desde la Casa Blanca.

Irá acompañado, adelantó poco después su campaña, por fuegos artificiales en el cercano Monumento a Washington en el centro de la capital estadounidense.


Phoenix Mediosviernes 31 julio, 2020
16742099w.jpg

Miam(EFE).- El gobernador de Florida, Ron DeSantis, declaró este viernes el estado de emergencia a la mayor parte de la costa este del estado ante la posibilidad de que el huracán Isaías impacte allí entre esta noche y el sábado por la mañana, posiblemente reforzado a categoría 2.

Al mismo tiempo el gobernador dijo que el estado está “completamente preparado” para este huracán y para los otros que puedan producirse en esta temporada e instó a hacer lo mismo a los floridanos y a estar atentos al desarrollo de Isaías y obedecer las instiucciones de las autoridades.

El Centro Nacional de Huracanes (NHC) incluyó en su último boletín algunos cambios en la trayectoria de Isaías, actualmente sobre la parte meridional de las Bahamas, que “la acercan ligeramente” a la costa este de Florida, aunque el ojo del huracán estará sobre el agua, dijo el gobernador.

El estado de emergencia, que va desde el condado de Miami-Dade hasta el de Nassau, en la frontera con Georgia, permite al estado obtener fondos con más eficacia y agilidad para hacer frente a la situación.

Solo quedó fuera el condado de Monroe, donde están los Cayos de Forida.

El NHC ha puesto en vigilancia de huracán a una zona de la costa que empieza en Deeerfield Beach, al norte de Miami, lo que significaría que el condado más afectado por la COVID-19 de toda Florida podría librarse del impacto de Isaias, aunque todavía puede haber cambios.

DeSantis consideró que por ahora no parece que vaya a ser necesario abrir albergues para personas que corren peligro en sus hogares, pero señaló que en cualquier caso hay un plan para hacerlo si se necesita.

Los evacuados contarían con unos paquetes personales con mascarillas, guantes y desinfectante para hacer frente al riesgo que entraña estar en lugares cerrados con otras personas debido a la pandemia de COVID-19, dijo en una teleconferencia desde Tallahassee, la capital de Florida.

Florida es actualmente el condado con más casos de COVID-19 después de California y las muertes diarias por la enfermedad llevan marcando récords cuatro días seguidos.

Según el Departamento de Salud de Florida, desde el 1 de marzo hasta hoy 470.389 personas se han contagiado y 6.966 han fallecido, incluyendo a 123 no residentes en el estado que murieron aquí por la COVID-1

El gobernador subrayó que la agencia estatal de manejo de emergencias cuenta con 20 millones de mascarillas, 22 millones de guantes, 10 millones de trajes especiales y 1,6 millones de pantallas faciales, así como 20.000 termómetros, entre otros insumos.

A sugerencia suya, según dijo, dispone también de 50 generadores para el caso de cortes de energía por Isañias.

El 100 por cien de los centros de la tercera edad del estado cuentan con un generador en funcionamiento, aseveró,

Pero además la agencia de manejo de emergencias cuenta con 9,9 millones de botellas de agua y 2,6 millones de comidas preparadas.


Phoenix Mediosmartes 14 julio, 2020
16696672w.jpg

Miami (EFE).- El número de casos nuevos diarios de COVID-19 en Florida bajó este martes a 9.149, después de dos días por encima de los 10.000 casos, aunque las 132 muertes fueron récord, mientras crecen las voces que piden volver al confinamiento para frenar el rápido avance de la enfermedad.

Desde el 1 de marzo hasta hoy, 291.629 personas se han contagiado la enfermedad y 4.409 han fallecido en Florida, cifra esta última que puede ser mayor pues solo incluye a personas residentes en este estado.

El domingo pasado, Florida marcó un nuevo récord nacional de 15.300 casos en un solo día.

Las cifras divulgadas este martes por el Departamento de Salud estatal indican que en las últimas 24 horas se registraron 132 muertes, de las cuales 32 fueron en el condado de Miami-Dade, el más afectado en Florida, cuya situación fue comparada este lunes con la de la ciudad de Wuhan (China) al inicio de la pandemia.

Francis Suárez, alcalde de Miami, la ciudad más poblada de ese condado y también la que acumula más contagios, consideró en unas declaraciones a Efe que es una comparación “muy fuerte”, aunque reconoció que la situación es preocupante.

Suárez no descarta imponer una nueva cuarentena, que es precisamente lo que pidió hoy la congresista demócrata por Florida Donna Shalala, que fue secretaria de Salud en el Gobierno de Barack Obama.

En unas declaraciones al canal NBC 6, Shalala reclamó al gobernador Ron DeSantis que emita una orden para que los floridanos se queden en sus casas durante al menos dos semanas y a la vez haga obligatorio el uso de la mascarilla a nivel estatal.

Son necesarias medidas de “mitigación”, lo que incluye el cierre de los negocios no esenciales, para que el virus se propague a un ritmo más lento y se pueda “aplanar la curva”.

“Vamos a tener que acordar que tenemos que aislarnos por un par de semanas. Al menos un par de semanas. Como no hagamos que esto baje (el avance del virus), vamos a tener más y más tragedias”, dijo Shalala.

ALCALDES DE MIAMI-DADE PIDEN MÁS RASTREADORES DE CONTAGIOS

En una mesa redonda donde se reunieron hoy con DeSantis casi todos los alcaldes de las ciudades de Miami-Dade solicitaron al gobernador más rastreadores de contagios.

Igualmente, los regidores locales de Miami, Miami Beach, Doral, Miami Gardens y Pinecrest reiteraron la necesidad de enviar un mensaje coordinado a la población cuando se implementan medidas.

El alcalde del condado, Carlos Giménez, afirmó que están trabajando en aumentar el número de 250 rastreadores con que cuenta actualmente para obtener la información correcta.

Giménez indicó a la prensa al final de la reunión que todos deben tener cuidado porque hay más de un 25 % del nivel de contagio ahora en el condado.

Por su parte, Suárez afirmó a los medios que ha echado de menos un plan de expertos. “Nunca vimos un plan revisado para esta realidad que estamos viviendo. Eso hubiera ayudado a tomar decisiones y a evitar frustración en los empresarios que reabrieron sus negocios”, destacó.

Carlos Hernández, alcalde de Hialeah, la segunda ciudad de Miami-Dade en población, indicó a los medios locales que no fue invitado a la reunión y que, cuando se acercó al recinto, no lo dejaron entrar.

“Estamos viviendo tiempos serios y Hialeah merece respeto. DeSantis no me dejó entrar. Yo lo he criticado cuando se demoraron meses para enviar los beneficios de desempleo, además de que al principio aquí no había suficientes tests”, declaró Hernández a la cadena Telemundo.

“Quería preguntarle por qué se demoran tanto los resultados de los test”, agregó el alcalde de Hialeah, una urbe colindante a la de Miami y con 154.000 habitantes, más del 80 % hispanos.

MIAMI BEACH CANCELA ALQUILERES

La ciudad de Miami Beach anunció este martes que, a partir de mediodía del próximo jueves, los alquileres a corto plazo en el turístico balneario están prohibidos.

“Los alquileres a corto plazo y de vacaciones cancelarán todas las reservas existentes y se abstendrán de aceptar nuevos huéspedes o hacer nuevas reservas, hasta que la orden expire o se modifique de otra manera”, según un comunicado.

En la mesa redonda, el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, expuso que la ciudad no tiene actualmente “todas las respuestas”.

“Ni si quiera se qué porcentaje (de contagio) está en nuestra comunidad. Siento que necesitamos un cuerpo de rastreadores de contagio que estén entrenados”, añadió Gelber.

Florida, donde al principio de la pandemia la propagación fue moderada, salió del confinamiento a comienzos de mayo y comenzó un proceso de reapertura económica de tres fases que algunos expertos han tachado de apresurado.

El 5 de junio entró en la fase dos, con algunas excepciones, y al poco tiempo los contagios empezaron a propagarse cada vez más rápido.

En las últimas 24 horas se registraron 2.090 nuevos casos en Miami-Dade y la cuenta acumulada desde el 1 de marzo está en 69.803 casos, de ellos 1.175 mortales.

En el vecino condado de Broward la cuenta está en 32.814, con 1.330 casos nuevos, y en Palm Beach se llegó a 22.279, con 473 nuevos. Las muertes suman 464 en Broward y 624 en Palm Beach.


Phoenix Mediosjueves 2 julio, 2020
16661193w.jpg

Miami (EFE).- Florida registró un récord de más de 10.000 casos de COVID-19 en 24 horas, en medio de un repunte de los contagios que ha obligado a tomar medidas adicionales para evitar un colapso hospitalario, sobre todo en el sur del estado.

Con los 10.019 casos nuevos contabilizados por el Departamento de Salud de Florida la cuenta de personas contagiadas desde el 1 de marzo en este estado se eleva a 169.106.

En las últimas 24 horas han muerto 67 personas por COVID-19.

La publicación del boletín diario del Departamento de Salud estatal coincidió prácticamente con la llegada a Tampa, en la costa oeste de Florida, del vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, quien realiza una gira por estados que son ahora focos candentes de la enfermedad y que no lo fueron al inicio de la pandemia.

El índice de positivos en las 68.821 pruebas cuyos resultados se conocieron el miércoles es de 14,59 %.

El anterior récord de casos diarios en Florida se estableció el pasado sábado y era de 9.585.

Pence se reunirá con el gobernador, Ron DeSantis, republicano y alineado a las políticas del presidente Donald Trump, para revisar la situación de la COVID-19 en Florida y cómo se está manejando.

El Partido Demócrata de Florida se adelantó a la llegada de Pence para criticar la “reapertura económica apresurada” que ha desembocado en que la mitad de los casos de Florida se hayan producido en las últimas dos semanas, según dijeron algunos de sus dirigentes en una rueda de prensa.

La presidenta del partido, Terrie Rizzo; la congresista Donna Shalala y el senador estatal, José Javier Rodríguez, participaron en una videoconferencia con los medios de comunicación en la que reiteraron que “ha habido una falta de liderazgo” tanto en el panorama nacional como en el de Florida.


Phoenix Medioslunes 29 junio, 2020
16650376w.jpg

Miami (EFE).- Florida registró 5.266 casos nuevos de la COVID-19 en las últimas 24 horas, una cifra muy por debajo de las de los tres últimos días, aunque puede deberse a que el domingo se realizaron muchas menos pruebas que sábado, pero en Miami-Dade la pandemia no da respiro y los casos aumentaron en más de 1.500.

La cifra de contagiados acumulada desde el 1 de marzo asciende así hasta los 146.361, de los cuales a día de hoy 3.447 (28 más que ayer) han fallecido a causa del virus, según el Departamento de Salud de Florida.

Por primera vez en los últimos tres días el número de contagios diarios no superó los 8.500, aunque el domingo tan solo se hicieron 41.626 pruebas en comparación con los 72.195 efectuadas el pasado sábado.

En el condado de Miami-Dade, principal foco de la enfermedad, la cuenta de contagios creció este lunes con el récord de 1.508 nuevos casos y se situó en 35.222, de los cuales 975 han resultado fatales.

De las 28 muertes registradas en Florida por la COVID-19 en las últimas 24 horas, 22 han sido en Miami-Dade, que está cada vez más lejos de los otros condados de Florida en la escalada de la COVID-19.

En Broward, segundo condado más afectado, los casos se sitúan en 15.045, tras sumar los 425 nuevos de hoy, y las muertes se mantienen en 382, como el domingo. En Palm Beach hubo 322 nuevos casos v ahora el acumulado es de 13.711, con 503 muertes.

Desde el 1 de marzo las hospitalizaciones por coronavirus suman 14.354 con las 218 registradas en las últimas 24 horas, de acuerdo con las cifras del Departamento de Salud.

El estado se encuentra en la Fase Dos de las tres con las que cuenta el plan del gobernador Ron DeSantis para la reactivación económica, que comenzó en mayo.

UN 4 DE JULIO DIFERENTE

Pese al evidente repunte de los contagios, especialmente en Miami-Dade, el republicano DeSantis mantiene que es necesario seguir adelante con la reapertura y considera que hacer obligatorio el uso de mascarillas en lugares públicos a nivel estatal no serviría para detener el contagio.

En Miami-Dade y en otros condados sí han tomado esa medida y otras como prohibir el acceso a las playas para festejar el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, para evitar aglomeraciones.

Del 3 al 7 de julia las playas estarán cerradas en Miami-Dade, Broward y Palm Beach. Muchas ciudades han suspendido la clásica quema de fuegos artificiales.

El alcalde del condado de Palm Beach, David Kerner, señaló este lunes ante los medios de comunicación que toma esta decisión porque “está preocupado por la gente que pueda venir desde Broward y Miami Dade en caso de que se mantuvieran las playas de aquí abiertas”.

“Siempre pondremos la salud pública primero. No pretendo quitarle importancia al hecho de que nuestras playas no serán accesibles durante el fin de semana del 4 de julio, un día en que celebramos nuestro país y nuestro patriotismo, pero a veces tenemos que hacer sacrificios”, añadió Kerner.

Del mismo modo, el alcalde del condado de Broward, Dale Holness, hizo lo propio este lunes en una rueda de prensa “debido al incremento en el número de casos a lo largo de toda Florida” y advirtió de que aquellos que no cumplan con esta prohibición “tendrán que hacer frente a cargos criminales o civiles”.

Para las autoridades estatales, el repunte en el número de casos de la última semana se ha producido por “el contacto comunitario entre los jóvenes”, especialmente en los bares muchos de los cuales reabrieron por primera vez después de tres meses el pasado 5 de junio.

El secretario del Departamento de Trabajo y Regulaciones Profesionales, Halsey Beshears, emitió una orden el pasado viernes prohibiendo el consumo de alcohol en estos negocios, una norma que no afectaba a los restaurantes u otros negocios en los que menos del cincuenta por ciento de sus beneficios provengan de la venta de alcohol.


Phoenix Mediosviernes 26 junio, 2020
16643537w.jpg

Miami (EFE).- El 89 % de los floridanos cree en la existencia del cambio climático y un 55 % sostiene que la culpa es de los humanos, según un sondeo de la Iniciativa Demográfica de Economía Negocios de la Universidad Atlántica de Florida (FAU-BEPI).

El sondeo, que se realiza trimestralmente, muestra una subida de 3 puntos respecto al realizado en enero pasado y de un punto respecto a octubre.

Esta vez fueron encuestadas 1.319 personas en dos tantas, una del 1 al 13 de abril, y otra del 4 al 10 de mayo. El margen de error del sondeo es de 2,7 %.

FAU-BEPI subraya que el porcentaje de floridanos que creen que el cambio climático es real es muy superior al del promedio nacional, que según encuestas de las universidades de Yale y George Mason era del 73 % en abril pasado.

“Casi de la noche a la mañana el coronavirus transformó de manera espectacular la vida de los estadounidenses pero es alentador ver que el cambio climático sigue siendo un tema central para los floridanos a pesar de que esta crisis de salud ha hecho cambiar las prioridades de cada uno de nosotros”, dijo Colin Polsky, director del Centro de Estudios Medioambientales de FAU.

El nivel de los que creen que los responsables del cambio climático somos los seres humanos se mantiene igual respecto a enero.

Por el contrario, baja el de los que creen que el gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis, está haciendo lo suficiente en relación con un problema que afecta a Florida más que a la mayoría de estados de EE.UU. por la subida del nivel del mar.

En enero, un 33 % estaba de acuerdo con su respuesta al problema y en esta encuesta fue un 29 %, un punto más que en octubre.

Los demócratas creen más que los republicanos en la existencia del cambio climático, que es negada por políticos conservadores de EE.UU. La diferencia entre unos y otros es de 89 % frente a 86 %.

No obstante, los republicanos que creen son más cada vez, pues pasaron del 81 % en enero y el 83 % en octubre al 86 % de ahora.

A juicio fe Polsky, que es el autor principal del estudio demográfico, esta tendencia apreciada en Florida “puede ser una señal de un cambio venidero en la postura del Partido Republicano en todo el país”.

Esta semana la puertorriqueña Frances Colón, asesora adjunta de Ciencia y Tecnología en el Departamento de Estado durante la presidencia de Barack Obama, instó a rescatar al cambio climático del olvido al que fue relegado por la pandemia de la COVID-19 y ponerlo de nuevo en la agenda política antes de que sea demasiado tarde.

“Ya no se puede esperar más”, subrayó en una entrevista con Efe por su reciente nombramiento como copresidente en Florida de Climate Power 2020, una coalición de congresistas estatales y activistas cuyo objetivo es concienciar a la población sobre una amenaza que “continúa muy presente”.


Phoenix Mediosdomingo 14 junio, 2020
16605476w.jpg

Miami (EFE).- Las autoridades sanitarias estadounidenses contabilizaron 2.016 nuevos casos de COVID-19 en las últimas 24 horas en Florida, 565 menos que los 2.581 del sábado pero todavía muy por encima de la cifra de crecimiento diario registrado antes de la desescalada.

Con esos nuevos casos Florida acumula desde el 1 de marzo 75.568 casos confirmados de COVID-19, de los cuales 2.925 han resultado mortales, según la cuenta del Departamento de Salud estatal.

La cifra de nuevos casos anunciada este domingo es la segunda mayor desde que el 1 de marzo se confirmó oficialmente el primer caso del nuevo coronavirus en Florida y se inscribe en un aumento de los casos iniciado hace dos semanas en coincidencia con la entrada en la Fase Dos de la “reapertura” económica en la mayor parte del estado.

El gobernador Ron DeSantis lo explica diciendo que a medida que se hacen más pruebas de COVID-19, aparecen más casos, especialmente en reductos como comunidades rurales y cárceles, y pide fijarse en el descenso de las hospitalizaciones.

Algunos expertos y los medios se preguntan, sin embargo, si la reapertura no ha sido demasiado pronto y si los floridanos no han bajado la guardia en lo que se refiere a la prevención del contagio.

El alcalde de la ciudad de Miami, Francis Suárez, que fue uno de los primeros contagiados de COVID-19 en Florida, llegó a plantear la posibilidad de volver atrás en la rapertura en una entrevista con un canal de televisión.

“Desde el primer día nos hemos basado en los datos y vamos a seguir haciéndolo así”, dijo Suárez, quien está siguiendo estrechamente lo que pasa y anuncio que es posible que tome algunas decisiones después del fin de semana.

“Miami-Dade es el principal foco de la pandemia en Florida, seguido de Broward y Palm Beach. El primero ha acumulado hasta ahora 21.917 casos y 825 muertes, y las cifras para los otros dos son 8.928 y 357, Broward, y 8.833 y 426, Palm Beach.

Sin embargo, a los 2.016 nuevos casos contabilizados en las últimas 24 horas, esos condados solo han contribuido con 539.

LOS CASOS NUEVOS ESTÄN REPARTIDOS

Los 1.477 nuevos casos restantes están repartidos por los 64 otros condados del estado, que están más adelantados en el plan de reapertura gradual del republicano DeSantis, fiel seguidor del presidente Donald Trump, cuyas directrices sigue a rajatabla.

Hasta ahora se han hecho pruebas a 1.409.992 personas en Florida, que tiene 21,4 millones de habitantes. Un 5,4 % de las pruebas han sido positivas.

Un total de 11.942 personas han requerido hospitalización desde el 1 de marzo.

En medio de la subida de los casos en las últimas dos semanas se confirmó que Florida será sede de dos eventos multitudinarios que otros estados rechazaron acoger por miedo a un repunte del COVID-19.

Uno de ellos tendrá lugar el 27 de agosto en Jacksonville, en el norte de Florida, donde el presidente Trump pronunciará su discurso de aceptación de la candidatura republicana para las elecciones del 3 de noviembre en un recinto con capacidad para 50.000 personas.

Se realizará allí porque las autoridades de Charlotte, en Carolina del Norte, donde tendrá lugar la convención republicana, pusieron reparos a autorizar un acto masivo en medio de la pandemia.

Antes, en julio o comienzos de agosto, en el condado floridano de Brevard, en la costa este de Florida, se celebrarán los Juegos Olímpicos Juveniles, con participación de 2.000 a 3.000 atletas de edades entre 8 y 18 años.


Phoenix Mediosdomingo 24 mayo, 2020
16546322w.jpg

Miami (EFE).- Los casos confirmados de coronavirus SARS-CoV-2 en la Florida (EEUU) aumentaron en 740 en las últimas 24 horas, hasta llegar a 50.867 acumulados desde el 1 de marzo pasado, y si se cuentan los siete últimos días se incrementaron en 5.479, según los datos del Departamento de Salud estatal.

Las muertes por el COVID-19 totalizan desde la misma fecha 2.237, cifra que incluye las cinco registradas en las últimas 24 horas, de acuerdo con la información oficial.

Las muertes se han ido reduciendo paulatinamente, pero los casos siguen aumentando a un ritmo superior a los 500 diarios e incluso la semana pasada, en la que toda Florida quedó fuera del confinamiento y en proceso de reactivación económica, se superaron los 1.200 en un solo día.

El sábado se contabilizaron 676 casos nuevos, el viernes 976, el jueves 1.204, el miércoles 527, el martes 502 y el lunes 854.

El promedio diario de nuevos casos en esos siete días fue de 782,7.

El plan de reapertura de Florida del gobernador Ron DeSantis consta de tres fases a las que se van sumando los condados a medida que la situación lo permite y actualmente los 67 condados del estado están en la fase uno, aunque algunos van más adelantados que otros.

Las autoridades han afirmado que si llega a producirse algún repunte del COVID-19 en algún condado o municipio se dará marcha atrás en el proceso, algo que hasta ahora no ha ocurrido.

De los 67 condados de Florida, Miami-Dade, con 16.845 casos, 151 más que ayer, y Broward, con 6.697, 48 más, son los más afectados y donde la reactivación de la actividad económica está siendo más lenta por ese motivo.

A fecha de hoy las muertes por COVID-19 suman 631 en Miami-Dade y 292 en Broward desde que el 1 de marzo se confirmó el primer caso del nuevo coronavirus en Florida.

Desde el 1 de marzo han sido hospitalizadas 9.381 personas por COVID-19 en todo el estado y se han realizado pruebas a 872.916 personas en un estado de más de 21 millones de habitantes. Un 5,8 % de las pruebas ha dado resultado positivo.



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Contact us
Scroll Up