Domingo 15 diciembre 2019
Phoenix MediosLunes 25 noviembre, 2019
16005270w.jpg

Washington (EFE).- El gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha llamado a consultas a Washington a su embajador en Sudán del Sur y está revaluando su relación con ese país africano, informó este lunes el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo.

En un mensaje por Twitter, Pompeo dijo que el embajador Thomas Hushek ha sido llamado a consultas y que Washington “trabajará con la región para apoyar los esfuerzos y alcanzar la paz y una transición política exitosa en Sudán del Sur”.

Washington ha expresado su decepción porque Sudán del Sur no ha logrado la formación de un gobierno de unidad aunque ha pasado el plazo que se había fijado en el acuerdo de paz firmado hace más de un año por el gobierno del presidente sursudanés, Salva Kiir, y el jefe de la oposición armada, Riek Machar.

El retraso ocurrió pese a que funcionarios de alta jerarquía del Gobierno de Estados Unidos dijeron el mes pasado que no aceptarían más aplazamientos y que podrían imponer sanciones si se incumplían los plazos.

El ejecutivo debía haberse formado en mayo, pero ambas partes acordaron posponerlo al 12 de noviembre.

A comienzos de noviembre, Kiir y Machar aceptaron en Kampala retrasarlo otros cien días más ante la falta de acuerdo en algunos puntos del pacto.

La noticia causó el desánimo entre algunos sursudaneses, cansados de sufrir las consecuencias del conflicto que empezó en 2013, apenas dos años después de la independencia del país.

Entre los analistas se ve con igual pesimismo la prórroga acordada por Kiir y Machar, dos líderes que ya pasaron por la experiencia de compartir un Gobierno que fracasó en 2016, lo que llevó de nuevo a la violencia.

“El retraso en la aplicación del acuerdo de la paz puede llevar a que la comunidad internacional imponga sanciones sobre el presidente Kiir y el líder de la oposición Machar”, dijo a Efe el profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Yuba, James Ukuk.

Ukuk considera que esta prórroga es la última oportunidad para ambos líderes de demostrar “su seriedad en la aplicación de los artículos del acuerdo de paz”, ya que, consideró, cualquier fracaso supondrá “la imposición de sanciones” sobre ellos por parte de la comunidad internacional.


Phoenix MediosJueves 7 noviembre, 2019
15946214w.jpg

Kampala (EFE).- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el principal líder de la oposición, Riek Machar, acordaron hoy en Kampala retrasar cien días la formación de un Gobierno de unidad nacional, un punto clave del acuerdo de paz firmado en 2018.

“La cumbre arrojó varias resoluciones, entre ellas la extensión del periodo pre-transitorio durante cien días, con una revisión del progreso después de cincuenta días”, anunció el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, anfitrión de la reunión que hoy mantuvo en el palacio presidencial con Kiir y Machar.

El plazo fijado para la constitución de ese Gobierno de unidad nacional vencía el próximo 12 de noviembre, fecha a partir de la cual se contarán esos cincuenta días.

“Un mecanismo se establecerá también para que los garantes y las partes supervisen la implementación del diálogo”, indicó Museveni en su cuenta oficial de Twitter tras acabar la reunión.

Asimismo, señaló el jefe de Estado ugandés, las partes pidieron a los países de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD), mediadora en el conflicto, que aborden el “estatus” de Machar y urgieron a la comunidad internacional a “continuar apoyando este revitalizado proceso de paz”.

Se trata de la tercera vez que los dos rivales sursudaneses se ven cara a cara, después de la firma, el 12 de septiembre de 2018, de un acuerdo que acabó con cinco años de guerra.

Ese pacto estableció la formación de un Gobierno transitorio con Kiir al frente y Machar como vicepresidente primero para mayo de 2019, que luego se pospuso para el 12 de noviembre y que hoy ha vuelto a retrasarse.

La demora se produjo pese a que altos funcionarios del Gobierno de Estados Unidos dijeron el mes pasado que no aceptarían más retrasos y que podrían imponer sanciones si no se cumplían los plazos para la formación del Gobierno de unidad nacional.

Además, una delegación del Consejo de Seguridad de la ONU, que visitó Sudán del Sur a finales de octubre, pidió que se resuelvan “los asuntos pendientes”.

El gabinete de pensamiento Crisis Group, por su parte, había advertido de que Sudán del Sur podría “deslizarse” de nuevo hacia la guerra si el Gobierno no se forma o se crea sin Machar, que lideró la rebelión armada contra Kiir hasta el alto el fuego de 2018, que sigue en vigor a día de hoy, siendo el más duradero.

En 2016, ambas partes formaron un Ejecutivo de unidad nacional que cayó en pocos meses por la reanudación de la violencia, que puso fin al primer intento de pacificar el joven país africano en guerra desde 2013, dos años después de su independencia de Sudán.

El conflicto en Sudán del Sur estalló en diciembre de 2013, cuando Kiir acusó a su entonces vicepresidente Machar de orquestar un golpe de Estado.


Phoenix MediosViernes 3 mayo, 2019
15389962w.jpg

Adís Abeba.- Representantes del presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición armada, Riek Machar, acordaron hoy en Adís Abeba extender seis meses el plazo para la formación de un Gobierno transitorio de unidad nacional, informó el Ministerio de Exteriores de Etiopía.

La fecha para formar el Ejecutivo, que expiraba este 12 de mayo, se aplaza hasta el 12 de noviembre, cuando debería quedar constituido un Gobierno de transición, encabezado por Kiir y en el que Machar sería uno de los vicepresidentes, y que se mantendría en el poder 36 meses hasta la celebración de elecciones.

Las partes alcanzaron ese acuerdo al término de una reunión de dos días auspiciada en la capital etíope por la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo en el Este de África (IGAD), bloque de potencias de la región que supervisa el proceso de paz.(EFE).


Phoenix MediosMartes 2 abril, 2019
15291043w.jpg

Yuba.- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición, Riek Machar, se reunirán el próximo 9 de abril en el Vaticano por invitación del papa Francisco, para impulsar la aplicación del acuerdo de paz.

Ambos líderes anunciaron que han recibido la invitación del papa y han manifestado su intención de ir al Vaticano, aunque el viaje de Machar, que reside en Jartum en régimen de arresto domiciliario, dependerá de que reciba autorización de la Autoridad Intergubernamental de Desarrollo en el Este de África (IGAD).

Un portavoz de la oposición, Manawa Peter Gatkouth, confirmó hoy a Efe que Machar recibió y aceptó la “invitación del papa Francisco para participar en una reunión bilateral con el presidente Kiir en el Vaticano” la próxima semana.

La finalidad de la reunión es “construir y reforzar la confianza entre ambos” a falta de pocas semanas para la formación de un nuevo Ejecutivo de transición en el que habrá representantes de ambos bandos, cuya constitución está prevista para el próximo 12 de mayo.

No obstante, Gatkouth denunció que la IGAD, mediador del conflicto sursudanés, “no ha levantado aún el arresto domiciliario impuesto sobre Machar”.

El portavoz del Gobierno sursudanés y ministro de Información, Michael Makuei Lueth, también confirmó a Efe la asistencia del presidente Kiir, que encabezará “una gran delegación” en el Vaticano.

El acuerdo de paz entre el Gobierno y la oposición armada, firmado en agosto pasado en Jartum y ratificado en septiembre en Adís Abeba, pretende poner fin al conflicto desatado a finales de 2013.

Ese pacto estipuló un plazo de ocho meses para la creación de un Ejército nacional que integre a combatientes rebeldes, entre otros puntos que todavía no se han materializado por falta de fondos.

En este contexto, el portavoz de la opositora Alianza de Partidos Nacionales en Sudán del Sur, Abdelkarim Kamun, insistió hoy en la necesidad de que se forme el Gobierno el 12 de mayo.

Si no se respetan los plazos, aseveró Kamun en declaraciones a Efe, “es un riesgo porque conllevaría debilitar el acuerdo, así como un aumento de la falta de confianza” entre las partes.

La mayor parte de los grupos rebeldes de Sudán del Sur, incluida la principal facción liderada por Machar, aceptaron el pacto, que supone el segundo intento de poner fin a un conflicto de tintes étnicos que estalló a finales de 2013.(EFE).


Phoenix MediosViernes 10 agosto, 2018
14504203w.jpg

Yuba.- La organización no gubernamental Human Rights Watch (HRW) pidió hoy que el acuerdo de paz entre el presidente sursudanés, Salva Kiir, y los rebeldes no suponga dejar impunes los crímenes contra la humanidad cometidos durante el conflicto abierto desde 2013.

“Aunque los líderes de Sudán del Sur pueden buscar dar garantías a los opositores, deben dejar claro que la amnistía no abarca crímenes graves cometidos por todas las partes desde que comenzó el conflicto”, declaró en un comunicado la directora asociada de justicia internacional de HRW, Elise Keppler.

“La falta de rendición de cuentas por crímenes graves es una causa de la crisis en Sudán del Sur, no es una solución”, dijo Keppler.

Kiir dictó ayer una amnistía general que alcanza al líder de la oposición armada, Riek Machar, y a todos los grupos armados que han luchado contra el Gobierno desde 2013, después de alcanzar el pasado día 5 un acuerdo de paz con ellos en Jartum.

En la orden presidencial, anunciada por la radio oficial, Kiir también renovó el compromiso de su Gobierno con el acuerdo de alto el fuego, que entró en vigor el pasado 30 junio, precediendo a la firma del acuerdo de paz, suscrito en Jartum el pasado domingo.

Keppler afirmó que los supervivientes de las atrocidades en Sudán del Sur piden “firmemente” justicia.

En ese sentido, reclama que se “deberían tomar medidas urgentes” para constituir los tribunales híbridos (con jueces locales e internacionales) solicitados por la comisión de investigación de la ONU sobre los abusos cometidos en el país.

HRW recordó que el derecho internacional exige enjuiciar a los responsables de crímenes graves, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra para garantizar “el derecho de las víctimas a la verdad, la justicia y un remedio efectivo, además de combatir la impunidad”.

La oposición armada criticó la concesión de esa amnistía, que no estaba incluida en el acuerdo de paz, por considerar que Kiir no está cualificado para conceder un perdón debido a los “crímenes contra la humanidad” que le atribuye.

El acuerdo de paz firmado entre Kiir y los principales líderes de la oposición el pasado día 5 en Jartum contempla la implementación del alto el fuego en un periodo transitorio de ocho meses y la posterior constitución de un Gobierno de unidad, que incluirá a miembros del actual Ejecutivo y de la oposición.

Ese Gobierno de unidad mantendrá el poder durante 36 meses y después el acuerdo prevé la celebración de elecciones.

El conflicto en Sudán del Sur se desató en diciembre de 2013, dos años después de la independencia, entre Kiir y Machar, que entonces ocupaba el cargo de vicepresidente.

La guerra ha causado al menos 10.000 muertes y 4 millones de desplazados, de los que casi 2,5 millones están refugiados en países vecinos, según cálculos de la ONU.(EFE).


Phoenix MediosDomingo 5 agosto, 2018
14486953w.jpg

Jartum.- El presidente sursudanés, Salva Kiir, el líder rebelde Riek Machar y las principales facciones de la oposición firmaron hoy en Jartum un acuerdo de paz con el que buscan poner punto final a un conflicto que dura casi seis años.

“El acuerdo de paz estipula el compromiso de todas las partes con el alto el fuego”, dijo el ministro de Exteriores de Sudán, Al Darderi Mohamed Ahmed, en un pronunciamiento previo a la firma del documento, que fue retransmitido por la televisión pública sudanesa.

El pacto establece el reparto de poder entre las partes y se implementará en un plazo de ocho meses, tanto en Yuba como en el resto del país.

Asimismo, el documento prevé la celebración de elecciones y la demarcación de las fronteras interiores del país.

La firma del acuerdo se realizó ante la presencia de testigos de la Unión Africana, la ONU y la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD), que ha supervisado el proceso de paz en los pasados años.

A finales de julio pasado, el Gobierno y los rebeldes alcanzaron un acuerdo preliminar para el reparto del poder, en virtud del cual Kiir permanecería en la presidencia durante el período transitorio de 36 meses y Machar sería el primer vicepresidente.

Ese pacto estipula además la formación de un parlamento de 550 miembros, de los cuales 332 serán progubernamentales, 128 diputados del bando de Machar y 80 de otros grupos opositores, además de diez representantes del grupo opositor conocido como los Expresos Políticos.

Asimismo, se ha estipulado la entrega de las armas por parte del Ejército y los rebeldes y la creación de un Consejo de Defensa conjunto integrado por los líderes militares de ambos bandos y supervisado por un comité compuesto por Sudán y Uganda, países que han participado en la mediación.

Sudán del Sur está en guerra desde finales de 2013, dos años después de la declaración de independencia del país de su ahora vecino del norte, Sudán.

Ambas partes firmaron un acuerdo de paz en 2015, que fracasó un año después con la reanudación de las hostilidades, que han continuado hasta ahora. (EFE).


Phoenix MediosMiércoles 27 junio, 2018
14341108w.jpg

Jartum/Yuba.- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición armada, Riek Machar, acordaron hoy durante una reunión en Jartum un “alto el fuego permanente” que entrará en vigor dentro de 72 horas, una firma que relanza la paz en un país devastado por la guerra.

“No voy a defraudaros y no voy a defraudar al pueblo de Sudán del Sur”, dijo el presidente sursudanés tras el fin de la reunión, antes de mostrarse dispuesto a firmar los acuerdos restantes que quedan pendientes sobre la mesa.

La rúbrica tuvo lugar en el palacio presidencial de la capital sudanesa con la intermediación de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD) y bajo los auspicios del mandatario del país anfitrión, Omar al Bashir, y del presidente de Uganda, Yoweri Museveni, junto a representantes de la Unión Europea y los países de la “troika” (Reino Unido, EEUU y Noruega).

Según lo anunciado, el alto el fuego comenzará 72 horas después de la firma, que se ha realizado a las 13.15 hora local (11.15 GMT).

El ministro de Exteriores sudanés, Al Dardiri Mohamed Ahmed, fue el encargado de leer los artículos del llamado “acuerdo de Jartum”, que estipula, entre otros, la apertura de corredores humanitarios, así como la puesta en libertad de los presos, sin especificar más detalles.

Además, incluye la propuesta de la Unión Africana y de la IGAD de desplegar fuerzas de protección para supervisar el cese de hostilidades en el país y tomar las medidas necesarias para convertir al Ejército y a los cuerpos de seguridad en aparatos nacionales que se alejen del concepto “tribal”, así como confiscar las armas de los civiles.

Otro de los puntos es que las fuerzas gubernamentales serán las encargadas de asegurar los campos petrolíferos en el Estado de Unidad y, en caso de urgencia, podrían contar con el apoyo del Gobierno sudanés.

Las conversaciones directas, que se iniciaron en la capital sudanesa el pasado lunes, continuarán por un periodo de dos semanas para tratar de alcanzar una solución a la guerra.

Los dos bandos están enfrentados desde finales de 2013, dos años después de que Sudán del Sur se independizó de Sudán, y ha derivado en un conflicto de trasfondo étnico entre la tribu dinka, de Kiir, y la nuer, a la que pertenece Machar.

Está previsto que ambas partes firmen otro acuerdo para repartirse el poder en un futuro periodo de transición política, informaron fuentes de las delegaciones presentes en Jartum, lo que se prevé que sea uno de los puntos más conflictivos durante este encuentro.

La IGAD propuso dividir el poder entre todas las partes para tender puentes, y en este nuevo reparto Kiir obtendría el 55 % del poder, mientras que Machar se reservaría el 25 % y las otras facciones rebeldes el 20 por ciento.

Asimismo, esta propuesta contempla la creación de un Gobierno transitorio de una duración de tres años para seguidamente celebrar elecciones generales “imparciales y libres”.

Contactados por Efe, los rebeldes no han realizado todavía comentarios al respecto sobre un posible desacuerdo sobre ese reparto.

El pasado día 20, Kiir y Machar se reunieron en Adis Abeba por primera vez desde que colapsara en julio de 2016 el acuerdo de paz firmado por ambos en agosto del año anterior y el líder opositor tuviera que huir del país.

Tras esa reunión, el enviado especial de la IGAD a Sudán del Sur, Ismael Wais, admitió que hubo muchos desacuerdos entre las partes en torno al reparto del poder.

A pesar de los anuncios de paz anunciados anteriormente, los documentos firmados han quedado en papel mojado y se ha vuelto a reactivar la violencia por las discrepancias entre ambas partes, que se han acusado mutuamente y constantemente de romper los acuerdos.

El conflicto sursudanés ha causado miles de muertos y ha llevado el país al borde de la hambruna, con seis millones de personas sin acceso a alimentos suficientes y cuatro millones de desplazados.(EFE).


Phoenix MediosLunes 25 junio, 2018
14331005w.jpg

Jartum.- El presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición armada, Riek Machar, iniciaron hoy una nueva ronda de conversaciones de paz, esta vez en la capital de Sudán, Jartum, después de que los dos rivales se encontraran la semana pasada por primera vez desde 2016 en Etiopía.

Las negociaciones, que se prevé que se prolonguen dos semanas, tienen lugar bajo la supervisión del mandatario del país anfitrión, Omar al Bashir, y del presidente de Uganda, Yoweri Museveni, y buscan alcanzar compromisos sobre cuestiones claves que permitan la consecución de un acuerdo de paz global y definitivo.

Kiir viajó hoy a Jartum para reunirse con su exvicepresidente, al que acusó a finales de 2013 de orquestar un golpe de Estado contra él, lo cual hizo estallar un conflicto entre las fuerzas leales al mandatario, de la etnia dinka, y los hombres de Machar, de la tribu nuer, que sigue activo a día de hoy.

En el arranque de las negociaciones, Kiir aseguró estar dispuesto a apoyar “los esfuerzos regionales e internacionales para lograr la paz en Sudán del Sur” y pidió a su rival y al resto de las facciones de la oposición que hagan lo mismo.

“He venido a Jartum para poner en práctica los esfuerzos realizados por mis socios para alcanzar la paz en mi país”, dijo el presidente de Sudán del Sur, país que se separó de Sudán en 2011 a través de un referéndum de independencia.

“Hoy estamos en Jartum en un intento de desarrollar los acuerdos que hemos alcanzado en el pasado y para encontrar una solución que ponga fin al conflicto en Sudán del Sur”, agregó.

Un responsable de alto rango que acompaña a Kiir dijo a Efe de forma anónima que en las reuniones se abordarán el “reparto del poder” y los asuntos de seguridad relativos al “próximo periodo transitorio” que se abriría “después de firmar el acuerdo de paz”.

Por su parte, Museveni dijo que en la primera reunión de hoy, celebrada entre Kiir, Machar y Al Bashir, se han alcanzado “varios puntos que van a ayudar al pueblo de Sudán a lograr la paz”, sin especificar cuáles.

El presidente ugandés expresó sus esperanzas de alcanzar un acuerdo y destacó que “la guerra no aporta ningún beneficio a ninguna de las partes”.

Mientras, Al Bashir consideró esta ronda de conversaciones directas como “un paso hacia la consecución de una paz global” en Sudán del Sur, donde la guerra que ha causado miles de muertos y ha llevado el país al borde de la hambruna.

El mandatario dijo que Sudán pondrá sus capacidades y experiencia al servicio de las negociaciones, para que estas tengan éxito, porque “las consecuencias de la crisis se han extendido a la región”.

Asimismo hizo referencia a los cerca de dos millones de refugiados sursudaneses que han huido a los países vecinos, incluido Sudán, siendo Uganda el primer país de acogida, con más de un millón de personas, según datos de la ONU.

El ministro de Exteriores sudanés, Al Dardiri Mohamed Ahmed, informó de que su país va a presentar propuestas que planteen “soluciones definitivas” a cuestiones como el desarme y el empleo de los recursos del petróleo para fines no bélicos.

El titular destacó que esas propuestas no serán “impuestas a los negociadores”, mientras que el propio Kiir admitió que Sudán y Sudán del Sur tienen “intereses comunes” en los campos de la seguridad y el petróleo.

Una fuente anónima de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo en el Este de África (IGAD), que actúa de mediador en el conflicto, dijo a Efe que las delegaciones del Gobierno y la oposición van a reunirse a puerta cerrada y cara a cara en las próximas dos semanas, y van a discutir sobre todo la división del poder y el sistema de Gobierno, principales “puntos de discordia”.

El pasado día 20, Kiir y Machar se reunieron en Adis Abeba por primera vez desde que colapsara en julio de 2016 el acuerdo de paz firmado por ambos en agosto del año anterior y el líder opositor tuviera que huir del país.

Tras ese encuentro, el enviado especial de la IGAD a Sudán del Sur, Ismael Wais, dijo que se realizaron progresos, sobre todo en el ámbito de la seguridad, pero admitió muchos desacuerdos en torno al reparto del poder.(EFE).


Phoenix MediosLunes 25 junio, 2018
14330263w.jpg

Las conversaciones entre el presidente de Sudán del Sur, Salva Kiir, y el líder de la oposición armada, Riek Machar, comenzaron hoy en la capital de Sudán y se prevé que se prolonguen dos semanas para tratar de alcanzar acuerdos sobre cuestiones básicas que lleven a la paz en el país africano.

Las conversaciones se celebran bajo la supervisión del mandatario del país anfitrión, Omar al Bashir, y del presidente de Uganda, Yoweri Museveni.

En el comienzo de la ronda, Kiir aseguró estar dispuesto a apoyar “los esfuerzos regionales e internacionales para lograr la paz en Sudán del Sur” y pidió a su rival y al resto de la oposición sursudanesa que también hagan lo mismo.

“He venido a Jartum para poner en práctica los esfuerzos realizados por mis socios para alcanzar la paz en mi país”, señaló Kiir.

“Hoy estamos en Jartum en un intento de desarrollar los acuerdos que hemos alcanzado en el pasado y para encontrar una solución que ponga fin al conflicto en Sudán del Sur”, agregó.

Por su parte, Museveni dijo que en la reunión entre Kiir, Machar y Al Bashir se han alcanzado “varios puntos que van a ayudar al pueblo de Sudán a alcanzar la paz”, sin especificar.

Mientras, Al Bashir consideró el inicio de esta ronda de conversaciones directas como “un paso hacia la consecución de una paz global” en Sudán del Sur, ya que “no hay ninguna justificación para alargar la guerra” en el país que hasta 2011 formaba parte de Sudán.

El presidente sudanés dijo que pondrá sus capacidades y experiencia al servicio de las negociaciones, para que estas tengan éxito.

La reunión de hoy es la segunda que celebran ambos líderes en una semana, después de la cita que mantuvieron en la capital etíope, Adís Abeba, el pasado día 20, la primera en dos años.

Los dos bandos están enfrentados desde finales de 2013, cuando Kiir, de la etnia dinka, acusó a Machar, de la tribu nuer, de orquestar un golpe de Estado contra él.

A pesar del acuerdo de paz firmado en agosto de 2015, los combates se reavivaron en julio de 2016 y Machar huyó del país, y se encuentra actualmente bajo arresto domiciliario en Sudáfrica.   (Efe).



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Newsletter

Scroll Up