Domingo 15 diciembre 2019
Phoenix MediosJueves 7 noviembre, 2019
15946352w.jpg

Budapest (EFE).- El primer ministro de Hungría, el nacionalista Viktor Orbán, prometió este jueves al presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que su país apoyará en todo lo que pueda el plan de Ankara de repatriar refugiados sirios a las zonas bajo control turco en el norte de Siria.

En rueda de prensa conjunta en Budapest, Erdogan recordó el plan de su Gobierno, que calificó de “muy serio”, para crear una zona segura en una franja fronteriza de terreno sirio, uno de los objetivos declarados de la ofensiva militar que lanzó Turquía el 9 de octubre.

No obstante, el mandatario turco resaltó en este contexto los límites que tiene su país para llevar adelante solo este proyecto, por lo que resaltó, una vez más, que necesitará ayuda financiera y dio a entender que, si no la obtiene, optará por abrir las fronteras para que los inmigrantes vayan a Europa.

“Seguiremos ayudando en todo lo que podamos a los migrantes, pero solo lo podemos hacer hasta cierto punto. A partir de allí, abriremos las puertas: ellos (los migrantes) podrán ir (a Europa) sin pasar por Hungría”, declaró Erdogan.

“Turquía no puede hacer esto sola”, insistió y resaltó que su país ya ha facilitado el retorno de unos 360.000 refugiados que se asentaron en la ciudad siria de Yarábulus, donde, bajo control del Ejército turco, se levantaron edificios y se construyó infraestructura.

“Ahora controlamos Tal abiad y Ral al Ayn. Podemos construir casas allí. Rápido. Entre seis meses y dos años. Pero necesitamos apoyo internacional”, insistió.

Orbán, cuya política ha sido criticada por su total intolerancia hacia la migración, manifestó su pleno apoyo al polémico proyecto turco, criticado por varias ONG, entre otros aspectos, porque puede modificar la demografía de la zona, hasta ahora poblada mayoritariamente por kurdosirios.

“Hemos visto los planes (turcos de reconstrucción en Siria). Hungría hará todo lo que pueda, conforme a su peso (para apoyarlos). Cumpliremos con ello. Participaríamos con ganas en el proyecto”, declaró Orbán.

“También nos preocupa hacia dónde se abra (eventualemnte) la puerta (de Turquía), pero esperamos que (los refugiados) podrán volver a su casa”, añadió el jefe del Gobierno magiar.

Según Orbán, “Hungría es capaz de defender sus fronteras, contamos con la fuerza humana, técnica y de armas (…) Ni un inmigrante ilegal cruzará las fronteras de Hungría”.


Phoenix MediosDomingo 29 septiembre, 2019
15815910w.jpg

Londres (EFE).- El primer ministro británico, Boris Johnson, busca en el congreso anual del Partido Conservador, que comenzó este domingo en Manchester, el mayor respaldo posible entre los suyos para mantener su apuesta de materializar el “brexit” el próximo 31 de octubre.

En la primera jornada del congreso, que durará hasta el miércoles, Johnson reiteró su desafío a la ley que le obliga a solicitar a Bruselas una extensión del plazo de salida si no logra cerrar un nuevo acuerdo con la UE dentro de tres semanas.

El líder “tory” asegura que no retrasará el “brexit” en ningún caso. Aún así, rehúsa detallar cuál será su estrategia si las negociaciones para lograr nuevas concesiones de los socios comunitarios restantes se mantienen encalladas.

En los pasillos del Parlamento británico se ha hablado en los últimos días de la posibilidad de que el Gobierno trate de convencer a algún líder europeo de que vete cualquier extensión del “brexit”.

De ese modo, Johnson podría solicitar una prórroga más allá de octubre con la seguridad de que la petición será rechazada.

Preguntado en una entrevista con la BBC sobre si ha abordado ese escenario con algún mandatario europeo, como con el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, Johnson afirmó que no aireará ninguna conversación con otros mandatarios, porque son “delicadas”.

Aún así, advirtió: “Creo que es completamente cierto que hay otros países comunitarios que no quieren seguir arrastrando esta situación”.

Miembros de la oposición, así como conservadores críticos con Johnson, han advertido asimismo de que el Ejecutivo puede tratar de buscar mecanismos legales para anular la norma que le obliga a pedir una extensión.

El portavoz laborista para el “Brexit”, Keir Starmer, alertó hoy en el diario “The Observer” de que existe el temor entre los diputados a que el Gobierno argumente que hay peligro de desórdenes públicos para declarar un estado de emergencia, lo que le permitiría ignorar la ley para evitar un “brexit” duro.

“Azuzar la idea de que puede haber protestas, o incluso muertes, si no abandonamos la UE el 31 de octubre es la mayor de las irresponsabilidades”, declaró Starmer.

“Si esto es parte de un plan del Gobierno para hacer un mal uso de sus poderes al amparo de la legislación de emergencias, le puedo asegurar al primer ministro que le derrotaremos en los tribunales y en el Parlamento”, agregó el político laborista.

En el congreso conservador, el ministro de Exteriores, Dominc Raab, fue el miembro del Gobierno de más peso que defendió ante los afiliados la estrategia de Johnson.

“Creo que los británicos ya han tenido bastante con líderes europeos que faltan al respeto a primeros ministros británicos”, dijo Raab.

“Así que vamos a intentar llegar a un acuerdo, de buena fe. Pero si la Unión Europea rechaza la oportunidad de hacer un pacto bueno para todos, nos iremos al final de octubre, sin peros ni excusas”, recalcó.

Johnson mantiene en su gabinete de Gobierno a un equipo que se ha mostrado hasta ahora alineado con sus planes, si bien el Partido Conservador llega a la recta final del complejo proceso del “brexit” dividido y con las heridas más abiertas que nunca.

El primer ministro expulsó este mes a 21 diputados “tories” del grupo parlamentario por rebelarse contra él y respaldar la ley para retrasar la salida de la UE, lo que le ha dejado sin mayoría en la Cámara de los Comunes y le ha llevado a perder todas las votaciones que se han celebrado desde que asumió el poder, en julio pasado.

El nutrido grupo de diputados conservadores críticos con su líder impulsa las expectativas de que Johnson perdería una moción de censura si la oposición decide presentarla.

El Partido Nacionalista Escocés (SNP) ha expresado este fin de semana su deseo de iniciar ese proceso en los próximos días, aunque todavía quedan escollos por superar en ese sentido.

La diputada laborista Angela Rayner enfrió este domingo las expectativas de una moción inminente al asegurar que la prioridad de su formación continúa siendo “asegurarse de que un ‘brexit’ sin acuerdo queda descartado”.

Uno de los principales obstáculos es que los Liberal Demócratas y los “tories” críticos no quieren que el líder laborista, Jeremy Corbyn, se convierta en primer ministro interino si cae Johnson, y piden un candidato de consenso para encabezar un Ejecutivo provisional que se encargue de retrasar el “brexit”.

Si triunfara una moción de censura pero no hubiera una mayoría suficiente para formar un Gobierno alternativo, se convocarían de forma automática unas elecciones anticipadas, precisamente el escenario que desea Johnson, que partiría como favorito en unos comicios.


Phoenix MediosLunes 24 diciembre, 2018
14966564w.jpg

Budapest.- El primer ministro de Hungría, el nacionalista Viktor Orbán, defendió en una entrevista publicada hoy su polémica reforma laboral que aumenta las horas extra, pese a que ha generado una oleada de protestas en el país centroeuropeo.

“El que habla contra la reforma de la normativa laboral, habla contra los trabajadores, porque esta medida sirve a sus intereses”, ya que “el que quiere ganar más ahora tendrá esa posibilidad”, aseguró Orbán al diario cercano al Gobierno Magyar Idök.

La nueva normativa eleva de 250 a 400 las horas extra anuales, lo que implica que algunos empleados deban trabajar seis días a la semana, y permite al empresario pagarlas hasta 36 meses después de realizadas.

La oposición y los sindicatos han criticado la normativa, a la que han bautizado como “ley de esclavitud”, y aseguran que los trabajadores pueden ser despedidos si no aceptan trabajar las horas extra requeridas, mientras que el Ejecutivo afirma que es un tarea “voluntaria”.

“Los partidos de la oposición mienten a la gente”, afirmó hoy Orbán sobre las críticas.

Desde que se aprobó la ley se han producido varias manifestaciones en el país, en las que destacaba la participación de todos los partidos de la oposición y algunas de esas protestas acabaron con la intervención de los antidisturbios.

El primer ministro, que siempre se presenta como defensor de los intereses del ciudadano común, ahora se enfrenta a una protesta por sus políticas sociales que puede dañar su popularidad.

“El Gobierno representa el trabajo, el hogar, la familia y la seguridad, mientras que frente a nosotros está la oposición con su política que ya una vez arruinó Hungría”, sostuvo hoy.

“Por un lado está la fuerza tranquila que quiere defender el país, en el otro la agresión, la violencia, el apoyo a la inmigración y el aumento de los impuestos”, opinó el primer ministro sobre las críticas de la oposición y los enfrentamientos con la policía que se registraron en algunas protestas.

Orbán subrayó que las manifestaciones “son parte de la democracia”, pero que “el vandalismo no lo es”.

Hungría cuenta con una tasa de desempleo del 4,2 %, la más baja en una década, y la falta de mano de obra ha sido citada por algunos analistas como un problema para la económica de uno de los países europeos con las leyes de inmigración más restrictivas.(EFE).


Phoenix MediosLunes 18 junio, 2018
14300144w.jpg

La ONU defendió hoy su deber de vigilar que los Estados miembros protegen los derechos humanos y consideró inquietante el intento sin precedentes de impedir que sus expertos cumplan esa misión desde las fronteras de un país, cuando éste no les permite la entrada.

Al inaugurar hoy el 38 periodo de sesiones del Consejo de Derechos Humanos (CDH), el alto comisionado de la ONU, Zeid Ra’ad al Hussein, dijo que Hungría amenaza con convertirse en el primer país del mundo que criminaliza el seguimiento de una problemática de derechos humanos desde la frontera.

Según el jordano, el país europeo no sólo pretende convertir en delito la vigilancia de los derechos humanos en frontera o en zonas fronterizas, sino incluso los actos de “facilitar información, asistencia legal o ayuda a los inmigrantes”.

El Gobierno del ultranacionalista, Viktor Orbán, felicitó recientemente a los gobiernos de Italia y Malta por rechazar la entrada a sus puertos del buque de rescate “Aquarius”, que España decidió recibir en un gesto humanitario.

La norma, si es aprobada por el Parlamento húngaro dominado por partidos conservadores nacionalistas, también impediría en muchos casos que la Justicia pueda intervenir para declarar la ilegalidad de una determinada acción.

“Es esencial que entidades independientes sean capaces de supervisar la situación de derechos humanos de los inmigrantes sin miedo ni obstrucciones. Estas prohibiciones y otras acciones recientes del Gobierno húngaro estigmatizan y hacen daño a los inmigrantes y solicitantes de asilo”, lamentó Zeid.

El seguimiento y documentación a distancia de la situación de derechos humanos es una práctica que se ha vuelto relativamente común para la ONU cuando se enfrenta a gobiernos que niegan de forma sistemática el acceso a sus observadores y expertos.

Ocurre en el caso de Siria, donde el Gobierno lleva siete años impidiendo cualquier acceso al personal de derechos humanos de la ONU; en Birmania, Burundi, Corea del Norte y en Venezuela, y en Israel, que es la única puerta de entrada para los territorios palestinos ocupados.

Gracias a la recogida de información a distancia -través de testimonios de personas que son entrevistas cuando salen de los países o a través de diversas tecnologías si permanecen dentro- la ONU puede elaborar informes sobre lo que ocurre en los países que deciden no colaborar con ella.

Zeid se dirigió a ciertos países para pedirles que cambien de actitud y cooperen, como a Israel, país al que reclamó “acceso a todos los mecanismos de derechos humanos”, o a China, a la que criticó por impedir que activistas chinos colaboren con representantes de la ONU.

De Corea del Norte, nación con la que Estados Unidos ha iniciado conversaciones para su desnuclearización, reveló que el seguimiento a distancia indica que “hay pocos cambios en relación a las violaciones graves y sistemáticas de los derechos humanos”, lo que incluye la imposibilidad de salir del país o comunicarse con el exterior.

Con este balance, Zeid, de 54 años, dejará a fines de agosto su puesto de alto comisionado para los derechos humanos, al que declinó volver a presentarse para un segundo periodo de cuatro años.

La ONU ha abierto el proceso de búsqueda de una personalidad que pueda asumir la gran responsabilidad que incumbe a este cargo.

Zeid, un diplomático jordano que ha desarrollado gran parte de su carrera en organizaciones internacionales y en la ONU, es reconocido por su capacidad de denunciar con nombre propio a gobiernos y políticos que fallan en su deber de proteger los derechos humanos o incitan a los abusos. (Efe).


Phoenix MediosDomingo 8 abril, 2018
col.jpg

Budapest.- Los colegios electorales de Hungría cerraron hoy a las 19.00 hora local (17.00 GMT), en medio de una alta participación y gran expectativa si el controvertido primer ministro, el conservador nacionalista Viktor Orbán, logra un tercer mandato con mayoría absoluta.

Según los últimos datos, la participación en estas elecciones legislativas era a las 18.30 hora local (16.30 GMT) del 68,1 %, muy cerca de la participación récord del año 2002 (70 %).

Pese al cierre de los centros de votación, algunos colegios permanecen abiertos hasta que voten todos los ciudadanos que al cierre oficial de las urnas estaban haciendo cola para votar.

Por esas razones, la Oficina Nacional Electoral (NVI) no comenzará a publicar los resultados parciales hasta que no se hayan emitido todos esos votos.

Según los analistas, la alta participación podría causar una sorpresa electoral en favor de la oposición, ya que esos partidos podrían beneficiarse más que el oficialista partido Fidesz.(EFE).


Phoenix MediosSábado 7 abril, 2018
hung.jpg

Budapest.- Más de ocho millones de húngaros están convocados este domingo a las urnas para decidir si el actual primer ministro, el controvertido conservador nacionalista Viktor Orbán, obtiene el tercer mandato consecutivo al que aspira.

La campaña estuvo marcada por el populista mensaje del gobernante partido Fidesz contra el centralismo de la UE y contra refugiados musulmanes, a los que relaciona con el terrorismo.

Los sondeos coinciden en vaticinar que Orbán será elegido por tercera vez desde 2010, pese a las críticas de socavar la democracia y el Estado de derecho al intentar construir lo que él mismo llama una “democracia illiberal”.

El primer ministro, quien hace años no participa en ningún debate con sus rivales, centró su estrategia en alertar de que sin su partido en el poder, Hungría se llenará de inmigrantes musulmanes que cambiarán la cultura del país, un tema en el que ha ahondado desde la llegada masiva de refugiados de Oriente Medio en 2015.

Además, ha encontrado en el multimillonario estadounidense de origen húngaro George Soros, un filántropo liberal su enemigo número uno, al que acusa de una confabulación con la Comisión Europea para traer a Europa a un millón de extranjeros cada año.

“Bruselas realiza el plan Soros”, dijo el jefe de Gobierno en alusión a un supuesto “plan”, inexistente en realidad, mientras una campaña del Fidesz llenó las calles con carteles contra el magnate liberal y de origen judío.

Durante la inauguración ayer de un monumento en honor al fallecido presidente polaco, Lech Kaczynski, muerto en 2010 en un accidente aéreo, Orbán destacó una vez más su lucha, y la de Polonia, a favor de una Europa nacional.

“El camino y la lucha de los húngaros y los polacos es el mismo, su meta es la de construir y defender nuestro hogar, Europa Central, y mantenerlo como nacional y cristiana”, dijo el primer ministro.

Según los analistas, el objetivo de su estrategia es explotar los miedos y sentimientos nacionalistas de la población, y distraer así de los casos de corrupción y malversación.

Varios supuestos escándalos, que salpican al círculo más cercano del primer ministro, fueron revelados en los últimos días de campaña por un diario controlado por el empresario Lajos Simicska, antiguo aliado y ahora enemigo político de Orbán.

La más reciente acusación habla de la malversación de hasta 4.000 millones de euros de ayudas de la Unión Europea (UE).

Pese a la gravedad de las alegaciones, los últimos sondeos dan una clara ventaja al Fidesz, con una intención del voto del 45 %.

En segundo lugar, con cerca del 20 %, quedaría la extrema derecha del Jobbik, seguida de cerca por la alianza del Partido Socialista (MSZP) y el centro-izquierdista Párbeszéd (“Diálogo”), con el 19 %.

La izquierdista Coalición Democrática y los ecologistas del LMP obtendrían cerca del 7 % cada uno.

A pesar de su división, la oposición sueña con sorprender a Orbán en las elecciones de mañana.

Para hacer real esa sorpresa, los opositores progresistas se han lanzado, a último momento, a una difícil coordinación para que en muchas circunscripciones los candidatos oficialista se enfrenten a un rival opositor con amplio apoyo.

El trasfondo es la ley electoral húngara, cambiada por Orban en favor del Fidesz, que combina un sistema mayoritario con uno representativo para otorgar los escaños.

Cada elector emitirá mañana, entre las 06.00 y 19.00 hora local (04.00 – 17.00 GMT), dos votos: uno para los 106 escaños correspondientes a las circunscripciones electorales donde solo el más votado se convierte en diputado, y otro a una de las listas nacionales de los partidos, para decidir los restantes 93 escaños, que se reparten de forma proporcional.

Lo que pretenden los opositores es movilizar a los estimados 900.000 votantes indecisos contrarios al gobierno.

Según los analistas, con una participación superior al 70 % la oposición podría tener algunas posibilidades de derrotar a Orbán.

Los opositores dicen que lo más importante sería “reconstruir la democracia”, si bien el ultranacionalista Jobbik, dirigido por Gábor Vona, y la alianza MSZP-Párbeszéd, liderada por Gergely Karácsony, descartan formar una coalición de Gobierno.

Eso sí, Vona y Karácsony no descartan por completo algún tipo de cooperación en el futuro.

El candidato de la izquierda comparó el viernes la situación actual del país con la antes de la caída del Telón de Acero.

“Los comicios traen de vuelta el espíritu de 1989. También entonces Hungría buscaba un nuevo futuro tras la tiranía”, dijo.

Para Vona, por su parte, los húngaros deben decidir entre dos vías: una es el “universo Orbán, sofocante e introvertido”, la otro es “una Hungría nueva, moderna, europea, feliz y tranquila”.(EFE).



About us

Welcome to the official Phoenix Medios page, featuring the latest global news, as well as exclusive interviews. A trusted source for news and information. Phoenix Medios is proud of bringing unforgettable news from all over the world.



Who we are

Phoenix Medios THE NEWSPAPER
We are independent, impartial and honest.
We respect each other and celebrate our diversity so that everyone can give their best.

Living Smart



Contact us

Help us make your comments count. Use our contacto@phoenixmedios.press to send us your comments, suggestions, denunciations, images and videos.


Newsletter

Scroll Up